EL PO­PU­LIS­MO SOY YO

Gra­cias a las du­das del Su­pre­mo y a su mar­cha atrás, Sán­chez se ha dis­fra­za­do en no­viem­bre sin es­pe­rar a fe­bre­ro el car­na­va­le­ro

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - FRAN­CIS­CO ROBLES

CUAN­DO Pe­dro Sán­chez anun­ció so­lem­ne­men­te que no pac­ta­ría con los po­pu­lis­tas sa­bía bien lo que de­cía. En es­te ca­so no hay que apli­car la doc­tri­na Cal­vo, ver­sión Carmen. Esa ma­ne­ra de sal­var al je­fe de los em­bus­tes que nos me­tía cuan­do era el lí­der de la opo­si­ción es dig­na de una men­te ma­quia­vé­li­ca de se­gun­da mano. Co­mo en ese mo­men­to no era pre­si­den­te del Go­bierno, pues esas pa­la­bras no se pro­nun­cia­ron ja­más. O al­go más pro­fun­do to­da­vía: el há­bi­to ha­ce al mon­je, y el car­go a la per­so­na. Pues eso, que no hay que jus­ti­fi­car na­da, por­que Sán­chez di­jo la ver­dad, to­da la ver­dad y na­da más que la ver­dad. Pro­me­tió que no pac­ta­ría con los po­pu­lis­tas… y lo ha cum­pli­do.

En lu­gar de pac­tar con Po­de­mos, el au­tor de la te­sis del co­pi­rray se ha vuel­to po­pu­lis­ta. Del ti­rón. Sin en­men­dar­se. Ha apro­ve­cha­do las in­de­ci­sio­nes del Tri­bu­nal Su­pre­mo, que ha se­gui­do en el ca­so del im­pues­to so­bre las hi­po­te­cas la ju­ris­pru­den­cia de la yen­ka: iz­quier­da, iz­quier­da, de­re­cha, de­re­cha, ade­lan­te, de­trás, uno, dos, tres… La in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que es­pan­ta a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros o in­dí­ge­nas es lo de me­nos. Aquí se tra­ta de ga­nar vo­tos, aun­que el país sal­ga per­dien­do. El Su­pre­mo le ha he­cho a Sán­chez el re­ga­lo de la le­gis­la­tu­ra. Si hu­bie­ra fa­lla­do a fa­vor de los ciu­da­da­nos —aho­ra so­mos eso, ciu­da­da­nos pa­ra to­do— las au­to­no­mías ten­drían que ha­ber de­vuel­to el par­né. Y la gen­te se ha­bría da­do cuen­ta de que ha­bían pa­ga­do esa te­la del te­lón al ba­rón o a la ba­ro­ne­sa de turno.

A par­tir de ahí se ha­bría for­ma­do la tormenta del de­sier­to, por­que los ban­cos es­tán tie­sos a la ho­ra de la li­qui­dez. ¿Ha­bría so­bre­vi­vi­do es­ta Es­pa­ña de las au­to­no­mías so­bre­di­men­sio­na­das, co­mo ayer de­nun­cia­ba con pre­ci­sión lé­xi­ca y eco­nó­mi­ca el pro­fe­sor Fernando Fa­ces, es­ta rui­na pro­vo­ca­da por el afán jus­ti­cie­ro de la re­tro­ac­ti­vi­dad? Gra­cias a las du­das del Su­pre­mo y a su mar­cha atrás, Sán­chez se ha dis­fra­za­do en no­viem­bre sin es­pe­rar a fe­bre­ro el car­na­va­le­ro. Se ha ves­ti­do de Ro­bin Hood sin im­por­tar­le que to­do sea men­ti­ra. Ese de­cre­to que obli­ga­rá a los ban­cos a apo­qui­nar los ca­pri­chos de los nue­vos ca­ci­ques au­to­nó­mi­cos lo su­fri­rán los su­fri­dos con­tri­bu­yen­tes, que apo­qui­na­rán esa pas­ta a tra­vés de las subidas de las hi­po­te­cas. Pe­ro el pre­si­den­te se ha­brá re­ves­ti­do de pe­ro­nis­ta, y de­ja­rá a Po­de­mos fue­ra de jue­go en el cam­po del po­pu­lis­mo.

Esa era la in­ten­ción del san­chis­mo po­pu­lis­ta. De­jar a Igle­sias y los su­yos a la co­la del po­pu­lis­mo pa­ra re­cu­pe­rar ese tro­zo de la tar­ta elec­to­ral. La es­tra­te­gia ya es­ta­ba di­se­ña­da ha­ce más de un año. So­lo ha­bía que bus­car los mo­men­tos pa­ra po­ner­la en prác­ti­ca. Y el Su­pre­mo se lo ha pues­to en ban­de­ja de pla­ta. Una me­di­da in­de­fen­di­ble con la bro­cha gor­da, co­mo es el he­cho de que los cu­rri­tos pa­guen y los ban­cos no. Una agi­ta­ción per­fec­ta­men­te di­se­ña­da. Una fór­mu­la cer­te­ra pa­ra des­pres­ti­giar a los jue­ces, ese po­der in­có­mo­do pa­ra el po­pu­lis­ta cuan­do no se plie­ga a sus in­tere­ses. To­do ha cua­dra­do a la per­fec­ción. Sán­chez no ha pac­ta­do con los po­pu­lis­tas por­que se ha ves­ti­do de Luis XIV en plan pos­mo­derno. El po­pu­lis­mo soy yo. Que hay que ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes co­mo sea, oi­ga…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.