LA ECO­NO­MÍA DE LA REPU­TACIÓN DE PO­DE­MOS

Me ale­gro de vi­vir en un país don­de uno pue­da pen­sar y ex­pre­sar­se co­mo le ven­ga en ga­na

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - POR MIGUEL ÁN­GEL ROBLES MIGUEL ÁN­GEL ROBLES ES CON­SUL­TOR Y PE­RIO­DIS­TA

EL con­cep­to de «Eco­no­mía de la Repu­tación» fue acu­ña­do por pri­me­ra vez en una con­fe­ren­cia so­bre mar­ca e iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va ce­le­bra­da en 2011 en Nue­va Or­leans. Su no­ve­dad era que su­ge­ría un cam­bio en la re­la­ción de po­de­res den­tro de la em­pre­sa. Cam­bio se­gún el cual el po­der de las de­ci­sio­nes de­ja­ba de es­tar ex­clu­si­va­men­te en ma­nos de los ac­cio­nis­tas pa­ra re­par­tir­se en­tre to­dos los ac­to­res del en­torno so­cial. Era un con­cep­to que se re­la­cio­na­ba con otra no­ción em­pre­sa­rial pues­ta de mo­da años an­tes, la «Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va», la cual ya vino a pro­mo­ver al­go si­mi­lar: la ne­ce­si­dad de cui­dar las re­la­cio­nes con los sta­kehol­ders (gru­pos de in­te­rés), en el en­ten­di­do de que las em­pre­sas no son en­tes ais­la­dos, sino or­ga­ni­za­cio­nes in­crus­ta­das den­tro de un eco­sis­te­ma so­cial an­te el que tie­nen que ren­dir cuen­tas.

Tan so­fis­ti­ca­das co­mo nos pa­re­cie­ron, am­bas no­cio­nes res­pon­dían, sin em­bar­go, a ideas tan an­ti­guas co­mo el hi­lo ne­gro. Des­de Ci­ce­rón has­ta Noe­lle-Neu­man, pa­san­do por Ma­quia­ve­lo, Hume o Bent­ham, mu­chos au­to­res se ha­bían ocu­pa­do an­tes de teo­ri­zar so­bre el va­lor de la fa­ma, la ima­gen o el buen nom­bre, sub­ra­yan­do la im­por­tan­cia de la acep­ta­ción so­cial pa­ra el éxi­to de las per­so­nas y las or­ga­ni­za­cio­nes (y par­ti­cu­lar­men­te de los go­bier­nos). Co­mo dis­ci­pli­na pro­fe­sio­nal, la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va siem­pre me pa­re­ció, de he­cho, no so­lo un tra­je vie­jo, sino un tra­sun­to bas­tan­te pre­ten­cio­so de las Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, ya teo­ri­za­das a prin­ci­pios de si­glo por Ber­nays (au­tor po­co co­no­ci­do y peor leí­do) co­mo una pro­fe­sión orien­ta­da a lo­grar la con­fluen­cia en­tre el in­te­rés co­mún y el in­te­rés de las em­pre­sas y le­van­ta­da ex­pre­sa­men­te so­bre la fir­me con­vic­ción de que, en de­mo­cra­cia, las mar­cas es­tán su­je­tas tam­bién a cier­tas con­di­cio­nes de trans­pa­ren­cia y de­ben res­pon­der no so­lo an­te sus pú­bli­cos di­rec­tos, sino an­te el pú­bli­co en ge­ne­ral.

Lo cier­to, sin em­bar­go, es que mien­tras que las Re­la­cio­nes Pú­bli­cas siem­pre han go­za­do de muy ma­la ima­gen, par­ti­cu­lar­men­te en­tre los in­te­lec­tua­les de iz­quier­das, la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va fue bas­tan­te me­jor aco­gi­da en es­tos am­bien­tes y la no­ción de «Eco­no­mía de la Repu­tación» ca­si po­dría­mos de­cir que ca­yó de pie, sien­do adop­ta­da de mo­do en­tu­sias­ta por los po­lí­ti­cos de la so­cial-de­mo­cra­cia, e in­clu­so por los ac­ti­vis­tas de mo­vi­mien­tos con­tra­cul­tu­ra­les y or­ga­ni­za­cio­nes an­ti­sis­te­ma, a los que es­te nue­vo con­cep­to les so­nó a mú­si­ca ce­les­tial, o más bien pro­le­ta­ria: a la sin­fo­nía de un nue­vo mun­do en el que la vo­lun­tad del pue­blo iba a im­po­ner­se so­bre la vo­lun­tad de los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción.

Y es que, en esa eco­no­mía del buen nom­bre que ellos ima­gi­na­ron, no es que el clien­te fue­ra a ser el je­fe, co­mo le gus­ta de­cir al due­ño de Mer­ca­do­na, es que el ciu­da­dano iba a ser el ac­cio­nis­ta, y lo que de­bían ha­cer las em­pre­sas es es­cu­char al pue­blo. De mo­do que na­da se­du­cía más a es­tos in­te­lec­tua­les de iz­quier­das que la idea de un mer­ca­do po­lí­ti­ca­men­te ac­ti­vo, de con­su­mi­do­res con­cien­cia­dos y le­van­ta­dos en ar­mas (en­tién­da­se de for­ma no li­te­ral) obli­gan­do a las em­pre­sas a ha­cer la vo­lun­tad po­pu­lar, vía de­ci­sio­nes de com­pra y pre­sión en re­des so­cia­les. Por re­su­mir, la «Eco­no­mía de la Repu­tación», aso­cia­da a la par­ti­ci­pa­ción di­gi­tal, se eri­gió en el con­cep­to pa­ra el “em­po­de­ra­mien­to” del pue­blo en su re­la­ción con las em­pre­sas: el arie­te pa­ra con­ver­tir el mer­ca­do en una ex­ten­sión de la de­mo­cra­cia.

Por eso mis­mo, no ha de­ja­do de te­ner su gra­cia lo mal que a los gru­pos po­lí­ti­cos es­pa­ño­les más a la iz­quier­da del ta­ble­ro po­lí­ti­co, y es­pe­cial­men­te a Po­de­mos, les ha sen­ta­do que va­rias em­pre­sas, aten­dien­do a la opi­nión po­pu­lar ma­ni­fes­ta­da en las re­des, ha­yan re­ti­ra­do su apo­yo al hu­mo­ris­ta Da­ni Ma­teo des­pués de su «sketch» te­le­vi­si­vo. De pron­to, la Eco­no­mía de la Repu­tación, que tan tier­nos y ton­to­rro­nes los po­nía acer­cán­do­los al ca­pi­ta­lis­mo, ha co­men­za­do a dis­gus­tar­les, y aho­ra lo que re­cla­man es que se ha­ga la vo­lun­tad del pue­blo, pe­ro al mo­do co­mu­nis­ta, ya se sa­be, ese en el que la so­cie­dad quie­re lo mis­mo que el Es­ta­do y el Es­ta­do lo mis­mo que el Par­ti­do. Per­so­nal­men­te, me sien­to or­gu­llo­so de la ban­de­ra es­pa­ño­la. Y me sien­to más or­gu­llo­so de que esa ban­de­ra re­pre­sen­te una de­mo­cra­cia tan plu­ral, to­le­ran­te y res­pe­tuo­sa con la li­ber­tad de ex­pre­sión co­mo pa­ra que un pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión pue­da so­nar­se los mo­cos en ella. Me ale­gro, en su­ma, de vi­vir en un país don­de uno pue­da pen­sar y ex­pre­sar­se co­mo le ven­ga en ga­na, in­clu­so con ma­la edu­ca­ción, y me ale­gro de que Da­ni Ma­teo sea ple­na­men­te cons­cien­te de que pue­de ha­cer con la ban­de­ra es­pa­ño­la la pa­ro­dia que no po­dría ha­cer con otras ban­de­ras me­nos re­pre­sen­ta­ti­vas de los va­lo­res oc­ci­den­ta­les y li­be­ra­les.

Me ale­gro sin­ce­ra­men­te de to­do ello y tam­bién de que, en el ejer­ci­cio de su li­ber­tad, sea res­pon­sa­ble de sus ac­tos y asu­ma las con­se­cuen­cias por ellos, co­mo la des­ban­da­da de las mar­cas que an­tes lo res­pal­da­ban o el des­agra­do de mi­les de es­pa­ño­les que ya no vol­ve­rán a reír­le sus gra­cias: tam­bién esas mar­cas y esas per­so­nas son li­bres de pen­sar y ex­pre­sar­se y de to­mar de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les y de con­su­mo que va­yan con­tra sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Pe­ro so­bre to­do me ale­gro mu­cho de que es­te epi­so­dio ha­ya de­ja­do re­tra­ta­do a to­dos esos po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les de iz­quier­das que creen en el ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co del mer­ca­do so­lo cuan­do coin­ci­de con sus cau­sas.

La Eco­no­mía de la Repu­tación no le gus­ta a Po­de­mos. Có­mo iba a gus­tar­le. La úni­ca li­ber­tad de ex­pre­sión en la que creen es la que ayu­da a di­fun­dir sus ideas y el úni­co ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co que les pa­re­ce le­gí­ti­mo es el de sus mi­li­tan­tes. Des­pués de to­do, so­lo ellos son el pue­blo: los de­más so­mos cas­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.