La tra­ta sube con me­dio cen­te­nar de de­te­ni­dos y vein­te víc­ti­mas en Se­vi­lla

Or­ga­ni­za­cio­nes ex­tran­je­ras en­ga­ñan a sus com­pa­trio­tas pro­me­tién­do­les un tra­ba­jo digno; lue­go las pros­ti­tu­yen, ex­plo­tan y mal­tra­tan. Pa­sa en Se­vi­lla

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - MER­CE­DES BE­NÍ­TEZ SE­VI­LLA

Dos ru­ma­nos que residían en Oli­va­res per­sua­die­ron a cua­tro com­pa­trio­tas en si­tua­ción pre­ca­ria pa­ra que vi­nie­ran a Es­pa­ña. Les hi­cie­ron creer que les ha­rían un con­tra­to por un sa­la­rio de 700 eu­ros, pro­me­tién­do­les alo­ja­mien­to y ma­nu­ten­ción.

Sin em­bar­go, su pro­pó­si­to era obli­gar­les al hur­to de fru­ta, al pe­la­do de ca­bles de co­bre y a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des do­més­ti­cas sin re­tri­bu­ción y en con­di­cio­nes pre­ca­rias. Cuan­do lle­ga­ron a Se­vi­lla los tras­la­da­ron a Oli­va­res, los alo­ja­ron en una cua­dra, sin ca­le­fac­ción, en col­cho­nes sin man­tas, sin ven­ta­nas y con es­ca­sas con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad. Cuan­do los jó­ve­nes re­cla­ma­ron sus tar­je­tas de iden­ti­dad, los pa­tro­nos se ne­ga­ron di­cién­do­les que no se las de­vol­ve­rían has­ta pa­sa­dos tres me­ses, cuan­do hu­bie­ran sal­da­do la deu­da que ha­bían con­traí­do por el via­je. De­be­rían pa­gar re­co­gien­do fru­ta y hur­tán­do­la.

Lue­go, le­jos de pro­por­cio­nar­le el tra­ba­jo pro­me­ti­do, los tu­vie­ron en con­di­cio­nes pre­ca­rias, ali­men­tán­do­les una vez al día con so­bras y pan du­ro e im­pi­dién­do­les sa­lir me­dian­te ame­na­zas de que irían a la cár­cel. Les obli­ga­ban a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des do­més­ti­cas, sus­traer na­ran­jas, a pe­lar ca­bles pa­ra ob­te­ner co­bre, a re­co­ger co­li­llas si que­rían fu­mar y a desatas­car el inodo­ro con las ma­nos.

Ca­da vez que pre­gun­ta­ban por el tra­ba­jo pro­me­ti­do, uti­li­za­ban la vio­len­cia fí­si­ca. In­clu­so a uno de ellos lo obli­ga­ban a can­tar y bai­lar a mo­do de bu­fón. Así es­tu­vie­ron has­ta que lo­gra­ron es­ca­par y fue­ron lo­ca­li­za­dos por la Po­li­cía. Hu­bo in­ves­ti­ga­ción, jui­cio y con­de­na en una sen­ten­cia ra­ti­fi­ca­da re­cien­te­men­te por el Su­pre­mo des­pués de que la Au­dien­cia de Se­vi­lla con­de­na­ra a los tres res­pon­sa­bles de la tra­ma a pe­nas de cin­co años por tra­ta de se­res hu­ma­nos.

Es só­lo un ejem­plo de la tra­ta de se­res hu­ma­nos que se in­ves­ti­ga y juz­ga en Se­vi­lla. Por­que, se­gún la fis­cal de­le­ga­da de Ex­tran­je­ría y Tra­ta de Se­res Hu­ma­nos, Na­ti­vi­dad Pla­sen­cia, Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil tra­ba­jan ac­ti­va­men­te en la lu­cha con­tra es­ta cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da que pro­li­fe­ra. Ca­da vez se co­no­cen más ca­sos pe­se a que «es un de­li­to de muy difícil per­se­cu­ción y muy difícil prue­ba». Se­gún la Fis­ca­lía, du­ran­te 2017 y has­ta el pa­sa­do oc­tu­bre de 2018 se han desa­rro­lla­do 18 ope­ra­cio­nes de tra­ta en Se­vi­lla por Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil. Se iden­ti­fi­ca­ron 19 víc­ti­mas, de las cua­les dos eran me­no­res, y hu­bo 49 de­ten­cio­nes. Las víc­ti­mas la ma­yo­ría eran ru­ma­nas, se­gui­das de ni­ge­ria­nas y de búl­ga­ras. En Es­pa­ña hu­bo has­ta 2016 un to­tal de 47 sen­ten­cias con­de­na­to­rias.

Pe­ro ¿qué es real­men­te la tra­ta? Se in­tro­du­jo en el Có­di­go Pe­nal en 2010 y pos­te­rior­men­te se mo­di­fi­có en 2015. Aun­que ca­si siem­pre se iden­ti­fi­ca con la pros­ti­tu­ción, la tra­ta de per­so­nas pue­de ej er­cer­se con cin­co fi­na­li­da­des: con fi­nes de ex­plo­ta­ción la­bo­ral, ex­plo­ta­ción se­xual, pa­ra co­me­ter de­li­tos, pa­ra ex­traer ór­ga­nos cor­po­ra­les y pa­ra ce­le­brar ma­tri­mo­nios for­za­dos. En la pro­vin­cia de Se­vi­lla se da más la tra­ta pa­ra ex­plo­ta­ción la­bo­ral, fun­da­men­tal­men­te en la zo­na agrí­co­la, de lo que ya hay va­rias sen­ten­cias.

Pe­ro el ti­po más co­mún en Se­vi­lla ca­pi­tal es la ex­plo­ta­ción se­xual. El mé­to­do de cap­ta­ción siem­pre es el mis­mo: les ofre­cen un tra­ba­jo digno bien re­mu­ne­ra­do ya que son per­so­nas con es­ca­sos re­cur­sos a las que en­ga­ñan con «fal­sas pro­me­sas». Y, cuan­do lle­gan, las tie­nen ha­ci­na­das, las con­tro­lan, las tra­tan mal y las ex­plo­tan se­xual­men­te. Nor­mal­men­te sue­len ser or­ga­ni­za­cio­nes con miem­bros en el país de ori­gen, otros se en­car­gan del tras­la­do y otros de vi-

Ca­da vez aflo­ra más La Fis­ca­lía de Se­vi­lla con­ta­bi­li­za 18 ope­ra­cio­nes con 49 de­ten­cio­nes des­de 2017 has­ta ha­ce un mes

gi­lar y ex­plo­tar­los pa­ra pa­gar la «su­pues­ta deu­da» que han con­traí­do por el via­je.

«La tra­ta es una de las ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les que mas be­ne­fi­cios re­por­ta a ni­vel mun­dial. So­la­men­te en Es­pa­ña ge­ne­ra 5.000 mi­llo­nes de eu­ros de be­ne­fi­cios al día» afir­ma la fis­cal Na­ti­vi­dad Pla­sen­cia re­cor­dan­do que es­to ocu­rre en Se­vi­lla.

En la ex­plo­ta­ción se­xual, se en­cuen­tran mu­je­res ru­ma­nas, búl­ga­ras, chi­nas y sub­saha­ria­nas. Aho­ra tie­nen dos sen­ten­cias re­cien­tes con­de­na­to­rias. Una de ellas, aún sin no­ti­fi­car, ha­ce re­fe­ren­cia a una chica ni­ge­ria­na cap­ta­da en su país de ori­gen en 2010 cuan­do te­nía 19 años. Le ofre­cie­ron un tra­ba­jo digno. Le di­je­ron que tra­ba­ja­ría en un su­per­mer­ca­do y se lo cre­yó. Pa­só una odi­sea cru­zan­do a pie el de­sier­to. Du­ran­te el tra­yec­to que­dó em­ba­ra­za­da aun­que nun­ca de­nun­ció ha­ber si­do vio­la­da. Lle­gó a Tán­ger, don­de es­tu­vo va­rios me­ses has­ta que la con­du­je­ron en pa­te­ra a Es­pa­ña. La de­ja­ron en Ca­mas. Una vez en esa lo­ca­li­dad, le di­je­ron que ha­bía con­traí­do una deu­da de 30.000 eu­ros que de­bía pa­gar. Pa­ra asus­tar­la in­clu­so la ame­na­za­ron con ha­cer­le vu­dú. Un ri­tual por el que la obli­ga­ban a de­jar los res­tos de su mens­trua­ción en una bol­sa y que su­pues­ta­men­te po­dría pro­vo­car la muer­te de sus fa­mi­lia­res. De he­cho, en el re­gis­tro del do­mi­ci­lio apa­re­cie­ron esas bol­sas con los nom­bres de cua­tro chi­cas que eran ex­plo­ta­das. To­dos ellos han si­do con­de­na­dos por tra­ta. «Es es­tre­me­ce­dor es­cu­char los tes­ti­mo­nios de las chi­cas y la in­de­fen­sión a la que es­tán so­me­ti­das», di­ce la fis­cal.

La nue­va es­cla­vi­tud

«No te ima­gi­nas que eso pue­de ocu­rrir enSe­vi­lla en pleno si­glo XXI y muy cer­ca de no­so­tros», di­ce la fis­cal que tam­bién co­men­ta que hay ni­ños en los se­má­fo­ros que pue­den es­tar sien­do víc­ti­mas de la tra­ta. Por­que, se­gún di­ce, «la tra­ta es la nue­va es­cla­vi­tud del si­glo XXI». A ve­ces se en­cuen­tran con que tie­nen mie­do a tes­ti­fi­car pe­se que a mu­chos tes­ti­gos se les ofre­cen be­ne­fi­cios pa­ra que co­la­bo­ren. La di­fi­cul­tad es en­con­trar prue­bas y lu­char con­tra el te­mor de unas víc­ti­mas que, a ve­ces, si­guen pa­gan­do esa «su­pues­ta deu­da» cuan­do se es­tá juz­gan­do su ca­so. O tam­bién por­que la pros­ti­tu­ción se ha tras­la­da­do de los clubs a pi­sos par­ti­cu­la­res. Por ello la Fis­ca­lía, que pre­si­de una co­mi­sión téc­ni­ca que se reúne pe­rió­di­ca­men­te, re­sal­ta la im­por­tan­cia de que ha­ya es­pe­cia­li­za­ción en es­te te­ma y de la ne­ce­si­dad de que se vi­sua­li­ce la si­tua­ción. Pa­ra que la tra­ta sea un de­li­to ca­da vez me­nos ocul­to.

ABC

Ca­da vez aflo­ran más ca­sos de tra­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.