Las hay ex­plo­ta­das do­ble­men­te: en lo la­bo­ral y en lo se­xual

Se­gún el Co­le­gio de Abo­ga­dos, só­lo aflo­ra una mí­ni­ma par­te de lo que hay

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - M.B. SE­VI­LLA

La im­por­tan­cia de la tra­ta es tal que el Co­le­gio de Abo­ga­dos de Se­vi­lla tie­ne un turno de ofi­cio especial de­di­ca­do al te­ma. Su coor­di­na­do­ra, Am­pa­ro Díaz Ra­mos, con­fir­ma los da­tos de la Fis­ca­lía: lo que más se en­cuen­tran son ca­sos de ex­plo­ta­ción se­xual de mu­je­res ex­tran­je­ras, so­bre to­do, ni­ge­ria­nas. Y la ma­yo­ría de ellas su­fren «una do­ble vic­ti­mi­za­ción». Por­que son ex­plo­ta­das se­xual y la­bo­ral­men­te a la vez. Es un asun­to que preo­cu­pa mu­cho a es­ta le­tra­da. Por­que mu­chos ca­sos no lle­gan a tra­mi­tar­se y el por­cen­ta­je de lo que aflo­ra es mí­ni­mo con res­pec­to a la reali­dad de la tra­ta. «Nues­tro sis­te­ma de pro­tec­ción es muy de­fi­ci­ta­rio y a ello hay que su­mar que las mu­je­res no co­la­bo­ran por te­mor a re­pre­sa­lias so­bre ellas o sus fa­mi­lia­res», ex­pli­ca la abo­ga­da.

Uno de los pro­ble­mas es que, se­gún la le­tra­da, «hay un ex­ce­so de exposición de la víc­ti­ma». Por­que la via­bi­li­dad de la in­ves­ti­ga­ción de­pen­de del tes­ti­mo­nio de la mu­jer que ha si­do víc­ti­ma en lu­gar de «po­ten­ciar otras prue­bas» co­mo la in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca u otras vías. Así las mu­je­res se asus­tan cuan­do les lle­ga la ho­ra de de­cla­rar.

A ello une Am­pa­ro Díaz Ra­mos la «psi­co­lo­gía del trau­ma» que pro­vo­ca que mu­chas es­tén «vin­cu­la­das emo­cio­nal­men­te a los agre­so­res». A ve­ces, se­gún la coor­di­na­do­ra del turno de tra­ta, in­clu­so, aun­que ha­yan pa­ga­do esa su­pues­ta deu­da, «co­la­bo­ran con la ma­fia» pa­ra con­se­guir ven­ta­jas. O in­clu­so se dan ca­sos en que al­gu­nas de esas mu­je­res ex­plo­ta­das de­cla­ren co­mo tes­ti­gos de la de­fen­sa. «Me impacta por­que hay mu­chas que em­pe­za­ron sien­do me­no­res», ex­pli­ca Díaz re­cor­dan­do la «vul­ne­ra­bi­li­dad» a la que es­tán so­me­ti­das.

Va­ne­sa Ca­sa­do, de la Aso­cia­ción Ami­ga por los De­re­chos de las Mu­je­res, ase­gu­ra que el per­fil es el de mu­je­res ni­ge­ria­nas que lle­gan pa­ra ser ex­plo­ta­das se­xual­men­te. Al­gu­nas de ellas han pa­ga­do su deu­da y lue­go les co­mu­ni­can que es­tán en esa si­tua­ción. Es de­cir, no sue­len de­nun­ciar lo que es­tán pa­san­do. E in­clu­so mu­chas, des­pués de ha­ber pa­ga­do, se que­dan en la pros­ti­tu­ción por­que no tie­nen em­pleo ni han desa­rro­lla­do ha­bi­li­da­des pa­ra en­con­trar una sa­li­da. Lo que ha­cen es ayu­dar­les a desa­rro­llar esas ha­bi­li­da­des. En cual­quier ca­so, Ca­sa­do re­co­no­ce la di­fi­cul­tad pa­ra des­ar­ti­cu­lar esas re­des que ope­ran en los clubs de al­ter­ne.

Me­no­res La coor­di­na­do­ra del turno de ofi­cio de tra­ta ase­gu­ra que mu­chas son cap­ta­das cuan­do son me­no­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.