Con­de­na de 5 años por ven­der fo­tos se­xua­les de su hi­ja

La Au­dien­cia de Se­vi­lla no le re­ti­ra la pa­tria po­tes­tad de sus otras hi­jas

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - S.L. SE­VI­LLA

La Au­dien­cia de Se­vi­lla ha con­de­na­do a cin­co años y me­dio de pri­sión a una mu­jer acu­sa­da de co­rrup­ción de me­no­res y aban­dono de fa­mi­lia por ha­cer fo­tos por­no­grá­fi­cas a una de sus hi­jas pa­ra ven­der­las a tra­vés de por­ta­les web y, en al­gu­nos ca­sos, en­viar a la me­nor a co­brár­se­las a los clien­tes.

En una sen­ten­cia a la que ha te­ni­do ac­ce­so Efe, la Au­dien­cia ab­suel­ve del de­li­to de co­rrup­ción de me­no­res a otro pro­ce­sa­do, J.L.O., al no con­si­de­rar pro­ba­do que re­ci­bie­ra fo­to­gra­fías por­no­grá­fi­cas, por más que «no re­sul­te creí­ble» que el di­ne­ro que ha re­co­no­ci­do que en­tre­gó a ma­dre e hi­ja res­pon­die­ran a una ac­ción «al­truis­ta» tras ver un anun­cio en el que la mu­jer pe­día ayu­da.

Pe­se a con­de­nar a la acu­sa­da, E.S.T., por aban­dono de fa­mi­lia, el tri­bu­nal re­cha­za re­ti­rar­le la pa­tria po­tes­tad du­ran­te 6 años co­mo pi­dió la Fis­ca­lía, al in­di­car que es­ta me­di­da bus­ca pro­te­ger el in­te­rés del me­nor y en es­te ca­so no se ha acre­di­ta­do me­dian­te prue­ba pe­ri­cial que sea así, ya que, sal­vo la de­nun­cian­te, las otras hi­jas re­la­tan te­ner bue­na co­mu­ni­ca­ción con su ma­dre.

La sen­ten­cia jus­ti­fi­ca la con­de­na por co­rrup­ción de me­no­res en el he­cho de que la de­nun­cian­te «era cons­cien­te y sa­bía el con­te­ni­do las­ci­vo de las imá­ge­nes que su ma­dre to­ma­ba de ella y sa­bía que és­tas se­rían di­fun­di­das pa­ra sa­tis­fac­ción se­xual a los hom­bres, con al­gu­nos de los cua­les hu­bo de man­te­ner con­tac­to, si­quie­ra de ma­ne­ra pun­tual».

Son he­chos que «te­nían la po­ten­cia­li­dad de afec­tar al desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad de la me­nor» y por ello el tri­bu­nal con­si­de­ra «con­su­ma­do el da­ño cau­sa­do» por la ela­bo­ra­ción y di­fu­sión del «ma­te­rial de con­te­ni­do ex­hi­bi­cio­nis­ta».

Ade­más, con­si­de­ra pro­ba­do que la ma­dre tu­vo en to­do mo­men­to áni­mo de lu­cro al di­fun­dir las fo­tos, pues ella mis­ma, aun­que ne­gó en el jui­cio su con­te­ni­do se­xual, ad­mi­tió que uti­li­za­ba a la ni­ña pa­ra ob­te­ner di­ne­ro al man­dar­la so­la a re­co­ger­lo por­que sa­bía que a los hom­bres les da­ba «mor­bo». Du­ran­te el jui­cio, la de­nun­cian­te -ya ma­yor de edad, pe­ro que es­tu­vo tu­te­la­da por la Jun­ta- ra­ti­fi­có los he­chos llo­ran­do y re­co­no­ció que su ma­dre ha­cía eso pa­ra co­mer por­que no te­nían di­ne­ro.

La de­fen­sa de la acu­sa­da, que ejer­ce el abo­ga­do Miguel Án­gel Gu­tié­rrez, ha anun­cia­do que re­cu­rri­rá la sen­ten­cia al con­si­de­rar que «no hay car­gos su­fi­cien­tes pa­ra es­ta con­de­na de tal gra­ve­dad» ya que só­lo se ha te­ni­do en cuen­ta el tes­ti­mo­nio de una de las cua­tro hi­jas y no se ha con­si­de­ra­do la si­tua­ción de ne­ce­si­dad de la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.