«Los es­pa­ño­les so­mos ex­ce­si­va­men­te crí­ti­cos con no­so­tros mis­mos»

Juan Gon­zá­lez-Barba Em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Tur­quía

ABC (Sevilla) - - SEVILLA -

Re­cién ate­rri­za­do en An­ka­ra, es­te se­vi­llano es­tre­na des­tino di­plo­má­ti­co, co­mo nue­vo em­ba­ja­dor en Tur­quía, y no­ve­la, es­ta vez am­bien­ta­da en el Cen­tro de Se­vi­lla

Aun­que es di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra, ha sa­ca­do tiem­po pa­ra pu­bli­car su se­gun­da no­ve­la. ¿De dón­de le vie­ne la vo­ca­ción li­te­ra­ria? —He si­do un gran lec­tor des­de pe­que­ño. En reali­dad nun­ca pen­sé que fue­ra a es­cri­bir fic­ción y si lo he he­cho ha si­do por ca­sua­li­dad. Yo era muy ami­go del co­rres­pon­sal de An­te­na 3 en Israel, Enrique Zim­mer­man, y unos ami­gos le ha­bían pro­pues­to ha­cer una pe­lí­cu­la ins­pi­ra­da en su vi­da. Le su­ge­rí que en ese bo­rra­dor de guion po­día in­cluir más ele­men­tos de fic­ción y me pro­pu­so ha­cer­lo a mí. A los tres días vi que te­nía una his­to­ria: El Co­rres­pon­sal en Orien­te Me­dio. Le di­je: «Enrique, se me ha ido la mano con la fic­ción». Per­dí el mie­do es­cé­ni­co a pre­sen­tar­me a los lec­to­res y ya me fue más fá­cil es­cri­bir el se­gun­do li­bro. An­tes ha­bía es­cri­to mu­cho pe­ro no lo ha­bía pu­bli­ca­do, sal­vo en al­gu­na re­vis­ta lo­cal. —En su pri­me­ra no­ve­la usó su ex­pe­rien­cia co­mo di­plo­má­ti­co. Aho­ra aca­ba de pu­bli­car la no­ve­la de gé­ne­ro ne­gro «Y la lu­na to­có el mar ba­jo Se­vi­lla», edi­ta­da por Sial Pig­ma­lión. ¿Por qué la ha am­bien­ta­do en Se­vi­lla? —Bueno, es­tá am­bien­ta­da en la Se­vi­lla ac­tual, sin una fe­cha con­cre­ta pa­ra que no se iden­ti­fi­quen a los pro­ta­go­nis­tas con per­so­nas de la reali­dad, ya que uno de los per­so­na­jes es el con­ser­va­dor de los Reales Al­cá­za­res y otro, el ar­zo­bis­po de Se­vi­lla. En la Di­vi­na Co­me­dia hay dos ci­tas de Se­vi­lla y re­le­yen­do ese li­bro pen­sé que Se­vi­lla era una ciu­dad idó­nea pa­ra am­bien­tar dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias y si­tua­cio­nes, que po­dían ac­tua­li­zar­se y re­pro­du­cir­se aun­que su­ce­die­ron en el si­glo XIV. Hay men­sa­jes que de­ja el ase­sino jun­to a sus víc­ti­mas en cla­ves de la Di­vi­na Co­me­dia. El lec­tor de Dan­te Alig­hie­ri re­co­no­ce­rá des­crip­cio­nes de si­tua­cio­nes, del tiem­po at­mos­fé­ri­co, una pla­ga que tie­ne que ver con tiem­pos apo­ca­líp­ti­cos.... Por otra par­te, en los úl­ti­mos años es­tu­ve en el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res ocu­pán­do­me de aná­li­sis y pre­vi­sión, que es una la­bor de re­fle­xión, es­cri­tu­ra y lec­tu­ra. En­tre otras cues­tio­nes me ocu­pé del yiha­dis­mo in­ter­na­cio­nal, en el que he tra­ba­ja­do bas­tan­te, y vi que el Daesh es­tá muy li­ga­do con la apo­ca­líp­ti­ca mu­sul­ma­na, co­sa que he re­fle­ja­do en la no­ve­la. —¿To­rre Se­vi­lla y las Se­tas apa­re­cen en la no­ve­la? —Sí, sa­len las dos. Yo que­ría am­bien­tar la no­ve­la en el es­pa­cio que hay en­tre el Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal, la Ca­te­dral, el Ar­chi­vo de In­dias y el Al­cá­zar. Yo creo que ese es­pa­cio no ha te­ni­do tra­ta­mien­to li­te­ra­rio en Se­vi­lla y por eso el grue­so de la no­ve­la, des­de el arran­que has­ta el fi­nal, se desa­rro­lla en ese en­torno. Me en­can­ta pa­sear por la pla­za de la Vir­gen de los Reyes. Cuan­to más la veo y com­pa­ro con otros si­tios del mun­do, creo que no hay otro re­cin­to ur­bano tan bo­ni­to co­mo ese. —¿Hay un yiha­dis­ta en la no­ve­la? —Sí, uno de los per­so­na­jes prin­ci­pa­les, un con­ver­so es­pa­ñol de ori­gen ga­di­tano, aun­que na­ci­do en Ca­ta­lu­ña. Se pa­sa al Daesh, lu­cha en Al Ra­qa (Si­ria) y lue­go vuel­ve pa­ra mon­tar su gran gol­pe maes­tro. —¿Qué in­ten­ta trans­mi­tir su li­bro? —Uno de los pro­ble­mas que yo veo en Occidente pa­ra en­ten­der el fe­nó­meno del yiha­dis­mo es que el ex­tre­mis­mo re­li­gio­so

Se­vi­lla, en­si­mis­ma­da «A Se­vi­lla le fal­ta cu­rio­si­dad por lo que pa­sa fue­ra por­que es­tá en­si­mis­ma­da, aun­que eso tam­bién le ha­ce atrac­ti­va»»

Tó­pi­cos «Me due­le per­so­nal­men­te cuan­do a los se­vi­lla­nos y a los an­da­lu­ces nos cuel­gan la eti­que­ta de que so­mos va­gos»

es difícil en­jui­ciar­lo por­que es­ta­mos se­cu­la­ri­za­dos, por lo que se tien­de a ver só­lo las raí­ces po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, so­cio­ló­gi­cas-cien­tí­fi­cas... Pen­sé que era fá­cil po­ner en Se­vi­lla a una per­so­na mo­vi­da por esa ideo­lo­gía, tam­bién de raíz re­li­gio­sa, y ver có­mo cho­ca con otras ideas re­li­gio­sas, por­que es­ta ciu­dad es una de las pocas ciu­da­des oc­ci­den­ta­les don­de hay un gran sen­ti­mien­to re­li­gio­so y la po­bla­ción vi­ve la re­li­gión y la fe. —Se mar­chó de Se­vi­lla ha­ce 30 años ¿Se sien­te un fo­ras­te­ro cuán­do vuel­ve? —Sin du­da, me sien­to fo­ras­te­ro pe­ro tam­bién se­vi­llano por­que ten­go los re­cuer­dos de la eta­pa más im­por­tan­tes de la vi­da, co­mo es la in­fan­cia, la ado­les­cen­cia y la ju­ven­tud. Ade­más, si­go vi­nien­do por­que ten­go a mi fa­mi­lia y a mis ami­gos. —¿Y có­mo ve Se­vi­lla co­mo fo­ras­te­ro? —Di­ría que los se­vi­lla­nos tie­nen ra­zón cuan­do di­cen que es una de las me­jo­res ciu­da­des del mun­do por­que efec­ti­va­men­te lo es. Es una ciu­dad que lo tie­ne to­do: co­mo­di­dad, be­lle­za, una gran sen­sa­ción de cohe­sión ciu­da­da­na. Por eso, a ve­ces pue­de es­tar un po­co en­si­mis­ma­da. Hay otras ciu­da­des es­pa­ño­las que tie­nen más cu­rio­si­dad por lo que pa­sa fue­ra. Co­mo es­tá enamo­ra­da de sí mis­ma, a Se­vi­lla le fal­ta cu­rio­si­dad por lo que pa­sa fue­ra, aun­que al mis­mo tiem­po es al­go que la ha­ce más atrac­ti­va por­que es lo con­tra­rio de lo que ha­go nor­mal­men­te, co­mo es es­tar en un am­bien­te cos­mo­po­li­ta, con to­do ti­po de in­fluen­cers.. Me en­can­ta la sen­sa­ción de vol­ver a un si­tio muy fa­mi­liar, muy re­co­gi­do. —¿Por qué le da tan­ta im­por­tan­cia a la cohe­sión so­cial en Se­vi­lla a tra­vés de her­man­da­des, clu­bes..? —Yo, que he vi­vi­do en Su­dán del Sur o en Pre­to­ria, creo que la cohe­sión so­cial es una for­ta­le­za, so­bre to­do cuan­do ves que hay ciu­da­des que es­tán deses­truc­tu­ra­das por la vio­len­cia, la in­mi­gra­ción ma­si­va... —Cuan­do es­tá en el ex­tran­je­ro ¿qué echa de me­nos? —Aun­que al fi­nal co­ges ha­bi­li­dad ha­blan­do en len­guas ex­tran­je­ras, echas de me­nos ha­blar en tu pro­pio idio­ma. La co­mi­da es­pa­ño­la se echa siem­pre de me­nos. Ade­más, cuan­do tienes al­gún per­can­ce, ac­ci­den­te o en­fer­me­dad, echas de me­nos la sa­ni­dad pú­bli­ca es­pa­ño­la, que es de las me­jo­res del mun­do. Tam­bién echo de me­nos la ex­ten­sa vi­da es­pa­ño­la. In­clu­so en una ciu­dad co­mo Ma­drid, muy gran­de com­pa­ra­da con Se­vi­lla, ya que tie­ne cua­tro mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, es fá­cil te­ner la sen­sa­ción de que vi­ves en una ciu­dad que no de­ja de ser una gran fa­mi­lia por la vi­da de ba­rrio que se ha­ce. Eso no es tan evi­den­te que exis­ta en otros lu­ga­res del mun­do. —Y cuan­do tra­ba­ja en Es­pa­ña en lu­gar de una de­le­ga­ción di­plo­má­ti­ca ¿qué echa en fal­ta del ex­tran­je­ro? —El tra­ba­jo que ha­ce­mos en el Mi­nis­te­rio, aun­que es im­por­tan­te, no tie­ne la mis­ma in­ten­si­dad que el que des­ple­ga­mos fue­ra, y me­nos cuan­do tienes el pri­vi­le­gio de ser em­ba­ja­dor y re­pre­sen­tar a Es­pa­ña en to­dos los ac­tos, so­bre to­do en los úl­ti­mos años. Con el desafío so­be­ra­nis­ta, el or­gu­llo de lo es­pa­ñol se acen­túa más. Te das cuen­ta de las crí­ti­cas in­jus­tas que se han ver­ti­do con­tra Es­pa­ña. Fue­ra de Es­pa­ña se es­tá or­gu­llo­so del país que he­mos cons­trui­do en­tre to­dos en los 40 años de­mo­cra­cia. —Ha­bla de Se­vi­lla co­mo la ciu­dad más bo­ni­ta del mun­do pe­ro se­gui­mos te­nien­do ca­si un 22% de pa­ro. —Es ver­dad que yo ten­go una ima­gen

idea­li­za­da de la ciu­dad por mis re­cuer­dos de in­fan­cia y ado­les­cen­cia. Cuan­do es­toy en Se­vi­lla me con­vier­to en abo­ga­do de­fen­sor de la ciu­dad fren­te a mis ami­gos. —Los an­da­lu­ces y los se­vi­lla­nos so­mos ca­pa­ces de echar­nos tie­rra en­ci­ma al cri­ti­car­nos a no­so­tros mis­mos. —La au­to­crí­ti­ca no es un ras­go só­lo del se­vi­llano o del an­da­luz, sino más bien es­pa­ñol. Yo, que he vi­vi­do co­mo di­plo­má­ti­co mu­chos años fue­ra de nues­tro país, veo que los es­pa­ño­les so­mos ex­ce­si­va­men­te crí­ti­cos con no­so­tros mis­mos, qui­zá por­que sea­mos muy per­fec­cio­nis­tas. Pe­ro ra­zón de crí­ti­ca ob­je­ti­va hay mu­cha me­nos de la que pa­re­ce. —Los se­vi­lla­nos de­ci­mos las co­sas con mu­cha gua­sa pe­ro las de­ci­mos. ¿No es eso una for­ma de ser di­plo­má­ti­co y qui­tar hie­rro a las co­sas? —La pa­la­bra di­plo­ma­cia vie­ne de la pa­la­bra grie­ga «di­ploo», que sig­ni­fi­ca do­blar y de ahí, do­blez. Mu­chas ve­ces se tra­ta de pa­sar un men­sa­je y que cuan­do sea ne­ga­ti­vo, ha­ga el me­nor da­ño po­si­ble en el in­ter­lo­cu­tor. Así que sí, de­cir las co­sas con gua­sa o gra­ce­jo, aun­que sea una crí­ti­ca se­ve­ra, mo­les­ta me­nos. —A los se­vi­lla­nos, y a los an­da­lu­ces en ge­ne­ral, nos cuel­gan la eti­que­ta de que es­ta­mos to­do el día de fies­ta y de que so­mos una va­gos. ¿Có­mo lo di­gie­re? —To­das esas crí­ti­cas me afec­tan per­so­nal­men­te, co­mo a tan­tos otros se­vi­lla­nos y an­da­lu­ces que tra­ba­ja­mos en An­da­lu­cía, Es­pa­ña o fue­ra de Es­pa­ña co­mo el que más y com­pi­tien­do en pie de igual­dad con to­dos.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.