So­bre la muer­te de Khas­hog­gi: «A ve­ces la reali­dad su­pera a la fic­ción»

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - POR MARÍA JE­SÚS PE­REI­RA

—Tur­quía quie­re en­trar en la Unión Eu­ro­pea. ¿Lo ve­re­mos a me­dio o lar­go pla­zo? —Tur­quía tie­ne que cum­plir re­qui­si­tos y la Co­mi­sión Eu­ro­pea su­per­vi­sar y fis­ca­li­zar el pro­ce­so de ad­he­sión. La po­si­ción del Go­bierno de Es­pa­ña es que Tur­quía, si cum­ple los re­qui­si­tos, es un can­di­da­to igual de vá­li­do que otro. —Ángela Mer­kel no quie­re a Tur­quía co­mo miem­bro de la UE. —Bueno, no lo ha di­cho de esa ma­ne­ra, co­mo sí lo han he­cho di­ri­gen­tes de otros paí­ses pe­que­ños de Eu­ro­pa. Al fi­nal, Los di­ri­gen­tes y las cir­cuns­tan­cias cam­bian y és­te es un pro­ce­so a lar­go pla­zo, no de hoy pa­ra ma­ña­na. Hay que pen­sar que Tur­quía tie­ne 80 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y, si in­gre­sa en la UE, se­ría el país más ha­bi­ta­do de la UE, ya que ade­más tie­ne una ta­sa de na­ta­li­dad más ele­va­da que la de los ale­ma­nes. —Ha lle­ga­do a Tur­quía co­mo em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en un mo­men­to de­li­ca­do, coin­ci­dien­do con el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi. Ima­gino que la de­le­ga­ción di­plo­má­ti­ca en Tur­quía es­ta­rá cons­ter­na­da. —Sí, pe­ro no só­lo la co­mu­ni­dad di­plo­má­ti­ca, tam­bién la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Más allá de que el ase­si­na­to ha­ya su­ce­di­do en una se­de di­plo­má­ti­ca, la cues­tión es có­mo ha su­ce­di­do y que él era co­rres­pon­sal de un gran pe­rió­di­co ame­ri­cano, por lo que ha te­ni­do una gran re­per­cu­sión. —¿Con di­plo­ma­cia se pue­de re­sol­ver un asun­to de es­te ca­li­bre? —De es­te y otros ca­li­bres. Si no se re­vuel­ven los asun­tos con di­plo­ma­cia y ne­go­cia­cio­nes, só­lo ca­ben dos op­cio­nes en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal: ac­cio­nes ju­di­cia­les y no to­do pue­de re­sol­ver­se re­cu­rrien­do al juez; o ac­tua­cio­nes vio­len­tas. La úl­ti­ma de las op­cio­nes es la peor y la que te­ne­mos que evi­tar. —¿Un ase­si­na­to en una de­le­ga­ción di­plo­má­ti­ca da jue­go pa­ra una no­ve­la ne­gra co­mo la que ha es­cri­to so­bre Se­vi­lla? —Hay ve­ces que la reali­dad su­pera a la fic­ción. Si esa reali­dad ha su­ce­di­do, más bien ten­dría que ser ob­je­to de un li­bro o de una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca. —Y no­so­tros ne­ce­si­ta­mos ven­der nues­tras cor­be­tas a Ara­bia Sau­dí. —Hay que bus­car un equi­li­brio en­tre los va­lo­res y los in­tere­ses. Ese equi­li­brio no es fá­cil de bus­car por­que hay una par­te de la po­bla­ción que quie­re ha­cer más hin­ca­pié en los va­lo­res y otra en los in­tere­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.