El abue­lo que mu­rió en Ypres Nue­vas ar­mas Se usó gas mos­ta­za por pri­me­ra vez en la his­to­ria de los con­flic­tos bé­li­cos Ar­mis­ti­cio Ale­ma­nia, Fran­cia y Bél­gi­ca con­me­mo­ran el cen­te­na­rio de es­te hi­to

Una fa­mi­lia onu­ben­se de as­cen­den­cia bri­tá­ni­ca par­ti­ci­pa en los ac­tos ofi­cia­les que con­me­mo­ran los 100 años del fi­nal de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - RA­FAEL VER­DÚ HUEL­VA

Alas 11 de la ma­ña­na del día 11 de no­viem­bre de 1918, ha­ce aho­ra exac­ta­men­te cien años, se dis­pa­ró la úl­ti­ma ba­la de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, un con­flic­to que du­ran­te cua­tro años lle­vó la muer­te y la des­truc­ción por ca­si to­da Eu­ro­pa y am­plias zo­nas del mun­do. Pa­ra re­cor­dar el ar­mis­ti­cio, du­ran­te to­do es­te fin de se­ma­na se ce­le­bran en va­rios paí­ses ac­tos de ho­me­na­je y en re­cuer­do a los caí­dos, prin­ci­pal­men­te en Fran­cia, Bél­gi­ca y Ale­ma­nia, don­de tu­vie­ron lu­gar los com­ba­tes más cruen­tos del fren­te oc­ci­den­tal.

Allí se en­cuen­tra des­de el pa­sa­do vier­nes una fa­mi­lia onu­ben­se de as­cen­den­cia bri­tá­ni­ca que cuen­ta con dos parientes en­te­rra­dos en al­gu­nos de los enor­mes ce­men­te­rios –al­gu­nos tie­nen más de 70.000 tum­bas- que ja­lo­nan, co­mo tes­ti­gos mu­dos de aquel ho­rror bé­li­co, la lí­nea es­tá­ti­ca del fren­te que trans­cu­rría en­tre Ypres, en Bél­gi­ca, y Amiens, en Fran­cia. Cat­he­ri­ne y Ni­co­le Ro­yall, dos jó­ve­nes de 18 y 15 años res­pec­ti­va­men­te, es­tán co­no­cien­do una par­te de su pro­pia his­to­ria jun­to a sus pa­dres, el geó­lo­go bri­tá­ni­co Ja­mes Ro­yall y la onu­ben­se Yolanda Ló­pez. To­dos vi­ven y tra­ba­jan o es­tu­dian en Val­ver­de del Ca­mino, y se han re­co­rri­do va­rios cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra par­ti­ci­par en al­gu­nos de los ac­tos ofi­cia­les que se ce­le­bran has­ta hoy.

El ta­ta­ra­bue­lo de es­tas jó­ve­nes es una de las víc­ti­mas de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en­te­rra­da en Ypres, una ciu­dad bel­ga de 35.000 ha­bi­tan­tes ca­si en la fron­te­ra de Fran­cia don­de tu­vie­ron lu­gar tres de las prin­ci­pa­les ba­ta­llas del con­flic­to, y al­gu­na de las más san­grien­tas. Los ale­ma­nes ro­dea­ron la ciu­dad por tres la­dos, pe­ro nun­ca pu­die­ron aca­bar con el sa­lien­te; fue allí don­de las tro­pas del kái­ser Guillermo em­plea­ron el gas mos­ta­za co­mo ar­ma por pri­me­ra vez en la his­to­ria de los con­flic­tos bé­li­cos.

Y tam­bién allí fue don­de ca­yó he­ri­do, en la ter­ce­ra ba­ta­lla de Ypres en sep­tiem­bre de 1917, el ofi­cial de ar­ti­lle­ría bri­tá­ni­co Ro­bert Chur­ches, que mu­rió po­co des­pués en un hos­pi­tal de cam­pa­ña. Te­nía 42 años por en­ton­ces y ya era un ve­te­rano que ha­bía com­ba­ti­do in­clu­so en las Gue­rras de los Boers de fi­na­les del XIX en Su­dá­fri­ca. Co­man­da­ba una ba­te­ría de 5-6 ca­ño­nes de fue­go di­rec­to, por lo que su pues­to se en­con­tra­ba en pri­me­ra lí­nea del fren­te y no en re­ta­guar­dia. Y la ar­ti­lle­ría era el ob­je­ti­vo fa­vo­ri­to de la avia­ción y del fue­go de con­tra­ba­te­ría.

Tras su muer­te, Ro­bert Chur­ches de­jó seis hi­jos; uno de ellos era la abue­la de Ja­mes Ro­yall y bi­sa­bue­la de las jó­ve­nes Cat­he­ri­ne y Ni­co­le, que se mues­tran co­no­ce­do­ras de su pa­sa­do. «Siem­pre lo he te­ni­do muy pre­sen­te, por­que mi pa­dre me lo ha he­cho sa­ber», con­fie­sa la ma­yor. Ya des­de Ypres, don­de to­da la fa­mi­lia vi­si­tó la tum­ba de su an­ces­tro, Cat­he­ri­ne se mues­tra «un po­co im­pac­ta­da por sa-

ber don­de mu­rió mi ta­ta­ra­bue­lo». Pe­ro, so­bre to­do, ase­gu­ra sen­tir­se «or­gu­llo­sa de que hu­bie­ra lu­cha­do por su pa­tria», al­go en lo que coin­ci­de ple­na­men­te con su her­ma­na Ni­co­le. La pe­que­ña de la fa­mi­lia Ro­yall es­tá dis­fru­tan­do del via­je de co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co, pe­ro ase­gu­ra sen­tir­se «un po­co ner­vio­sa» por su par­ti­ci­pa­ción en los ac­tos ofi­cia­les que re­cuer­da el fi­nal de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

El ofi­cial de ar­ti­lle­ría Ro­bert Chur­ches no es el úni­co caí­do en­tre los an­ces­tros de es­ta fa­mi­lia onu­ben­se, se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes que du­ran­te años ha lle­va­do a ca­bo de for­ma par­ti­cu­lar el geó­lo­go Ja­mes Ro­yall. Otro pa­rien­te, aun­que más le­jano, es Art­hur Ce­dric Plant, un sar­gen­to del Re­gi­mien­to de Nort­ham­ptons­hi­re que mu­rió du­ran­te la Ba­ta­lla del Som­me (otro de los gran­des y cruen­tos en­fren­ta­mien­tos) en agos­to de 1916. Te­nia 20 años cuan­do mu­rió y es­ta en­te­rra­do cer­ca del pue­blo de Al­bert, en Fran­cia.

Vi­si­ta fa­mi­liar

La fa­mi­lia Ro­yall ya par­ti­ci­pó el pa­sa­do vier­nes en uno de los ac­tos ofi­cia­les. Fue la ce­re­mo­nia co­no­ci­da co­mo «wreath la­ying», la co­lo­ca­ción de una corona de ama­po­las en la Me­nin Ga­te de la ciu­dad de Ypres, un im­po­nen­te mau­so­leo don­de se ha­llan ins­cri­tos los nom­bres de 54.000 sol­da­dos que ni si­quie­ra tie­nen tum­ba. Allí es­cu­cha­ron el to­que de trom­pe­tas del «Last Post», que lle­va so­nan­do to­dos los días a las 8 de la tar­de inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de 1928.

Ayer, to­da la fa­mi­lia se des­pla­zó des­de Bél­gi­ca ha­cia el sur, si­guien­do la lí­nea del fren­te has­ta Amiens, don­de en­tre­ga­ron otra corona de flo­res en ho­me­na­je a su otro fa­mi­liar fa­lle­ci­do, Art­hur Ce­dric Plant. Y es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el Me­mo­rial de Thiep­val, otro re­cuer­do a los per­di­dos con 72.000 nom­bres ador­nan­do las pa­re­des de un mo­nu­men­to que se al­za so­bre el fren­te de la ba­ta­lla del Som­me. Lue­go vol­ve­rán a Es­pa­ña; ha­brán traí­do re­cuer­dos, pe­ro a buen se­gu­ro ha­brán de­ja­do un tro­zo de su co­ra­zón en­tre las tum­bas de aquel ho­rror que dio co­mien­zo al si­glo XX.

FO­TOS: ABC

El geó­lo­go bri­tá­ni­co Ja­mes Ro­yall y la onu­ben­se Yolanda Ló­pez, jun­to a sus hi­jas, han vi­si­ta­do Ypres pa­ra co­no­cer la tum­ba de sus an­ces­tros. A la de­re­cha, Art­hur Ce­dric Plant y Ro­bert Chur­ches, caí­dos du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.