Sán­chez ha­ce de la rec­ti­fi­ca­ción se­ña de iden­ti­dad pa­ra se­guir en el po­der

A pe­sar de su po­co tiem­po en la élite po­lí­ti­ca ha pa­sa­do por to­dos los re­gis­tros y co­rre­gi­do sus opi­nio­nes en fun­ción de los ré­di­tos que po­día lo­grar

ABC (Sevilla) - - ESPAÑA - MA­DRID

VÍC­TOR RUIZ DE ALMIRÓN

En la tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca de Pe­dro Sán­chez hay un com­po­nen­te im­por­tan­te de épi­ca. Su his­to­ria tie­ne co­mo epi­cen­tro la de­fe­nes­tra­ción co­mo lí­der del PSOE des­pués de dos años de man­da­to en que los di­ri­gen­tes de su par­ti­do no que­rían que fue­se más que una ma­rio­ne­ta. La re­cu­pe­ra­ción me­ses des­pués del po­der or­gá­ni­co en unas pri­ma­rias cons­ti­tu­ye el pun­to de in­fle­xión de una ca­rre­ra que se con­si­de­ra­ba amor­ti­za­da. Un año des­pués se con­ver­tía en pre­si­den­te del Go­bierno. En los cua­tro años y me­dio que dis­cu­rren des­de su apa­ri­ción en la es­ce­na po­lí­ti­ca na­cio­nal has­ta el día de hoy se es­cri­be una his­to­ria de po­der, trai­ción y men­ti­ras. Es la con­quis­ta del po­der, su in­ten­to por pre­ser­var­lo, lo que ex­pli­ca to­do en Sán­chez, mar­ca­do en su for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca por ese pri­mer man­da­to en el que sen­tía que to­dos que­rían le­van­tar­le la si­lla.

Man­te­ner el car­go, re­cu­pe­rar­lo y con­ver­tir­se en pre­si­den­te. Po­der, po­der y po­der. Y en esa evo­lu­ción per­so­nal dis­cu­rre en pa­ra­le­lo, re­tro­ali­men­tán­do­se, una con­ver­sión ideo­ló­gi­ca. Esa ba­ta­lla por cum­plir sus ob­je­ti­vos le ha lle­va­do a bai­lar con la con­tra­dic­ción y la rec­ti­fi­ca­ción co­mo mo­do de ha­cer po­lí­ti­ca. Tan­to en cues­tio­nes con­cre­tas co­mo en to­do un cuer­po ideo­ló­gi­co que es­tá en en­tre­di­cho.

¿Quién es real­men­te Pe­dro Sán­chez? En julio de 2014 ga­na­ba las pri­ma­rias del PSOE pa­ra su­ce­der a Al­fre­do Pérez Ru­bal­ca­ba en la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. Lo ha­cía esen­cial­men­te gra­cias al apo­yo del PSOE an­da­luz de Su­sa­na Díaz y otras fi­gu­ras que que­rían evi­tar que el par­ti­do ca­ye­ra en ma­nos de Eduardo Madina.

De ese can­di­da­to de estilo so­cio li­be­ral hu­bo bue­na mues­tra en los pri­me­ros com­pa­ses de su man­da­to a cuen­ta del gran de­ba­te que ha mar­ca­do los úl­ti­mos años al so­cia­lis­mo es­pa­ñol: ¿Có­mo re­la­cio­nar­se con Po­de­mos? Al ini­cio de su pri­mer man­da­to lo te­nía muy cla­ro. Sep­tiem­bre de 2014, dis­cur­so an­te el Co­mi­té Fe­de­ral: «No­so­tros ni PP, ni po­pu­lis­mos». Du­ran­te una en­tre­vis­ta en te­le­vi­sión ese mis­mo mes: «Ni an­tes ni des­pués el PSOE pac­ta­rá con el po­pu­lis­mo. El fi­nal del po­pu­lis­mo es la Ve­ne­zue­la de Cha­vez. La po­bre­za, las car­ti­llas de ra­cio­na­mien­to». Unos me­ses des­pués, en ene­ro de 2015, du­ran­te un ac­to de par­ti­do, Sán­chez se­guía fir­me: «Pa­blo Igle­sias, el de Po­de­mos, que ha­ce de la men­ti­ra su for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca».

Tras las mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas de 2015, Sán­chez en­con­tró en los acuer­dos con Pa­blo Igle­sias el mo­do de au­men­tar el po­der ins­ti­tu­cio­nal del PSOE pe­se a ha­ber ob­te­ni­do unos re­sul­ta­dos muy po­bres. Una pri­me­ra en­mien­da a sus pro­pios com­pro­mi­sos que sin em­bar­go no en­men­dó por com­ple­to lo que Sán­chez pen­sa­ba de Po­de­mos. En sep­tiem­bre de 2015 la pre­gun­ta era con quién es­ta­ría dis­pues­to a pac­tar Sán­chez. Así res­pon­día cuan­do se le pre­gun­tó por si pac­ta­ría con Pa­blo Igle­sias: «Bueno, va­mos a ver, pac­tar con Po­de­mos, ¿y por qué no pac­tar con Ciu­da­da­nos?». Aquel día se re­fi­rió a Ri­ve­ra co­mo «la de­re­cha mo­de­ra­da» con «la que po­día en­ten­der­se». Tras el 20-D efec­ti­va­men­te fir­ma­ron su acuer­do in­su­fi­cien­te y re­for­za­ron la leal­tad en­tre los dos par­ti­dos pa­ra tra­tar de su­mar apo­yos.

So­lo tras la re­pe­ti­ción elec­to­ral y vien­do el dis­tan­cia­mien­to de Ri­ve­ra y con Igle­sias la­mién­do­se las he­ri­das del fa­lli­do «sor­pas­so», Sán­chez em­pe­zó a prio­ri­zar el pac­to con Po­de­mos. Pe­ro nun­ca se atre­vió a ex­plo­rar se­ria­men­te la po­si­bi­li­dad de ir a una in­ves­ti­du­ra de su mano y bus-

Ideo­lo­gía En su evo­lu­ción po­lí­ti­ca va en pa­ra­le­lo una con­ver­sión ideo­ló­gi­ca Ciu­da­da­nos An­te un fu­tu­ro pac­to, ni Sán­chez ni Ri­ve­ra han te­ni­do pro­ble­ma en cam­biar de opi­nión

Sin opo­si­ción in­ter­na Tras ga­nar las pri­ma­rias, cons­tru­yó un PSOE don­de no se pu­do ar­ti­cu­lar un mo­vi­mien­to de opo­si­ción

car el apo­yo in­de­pen­den­tis­ta. Su de­fe­nes­tra­ción en oc­tu­bre de 2016 en aquel Co­mi­té Fe­de­ral lo cam­bió to­do.

Tras de­jar su es­ca­ño en el Con­gre­so re­apa­re­cía en La Sex­ta en una en­tre­vis­ta: «No es­toy muer­to, aquí si­go». Na­die lo cre­yó. Pe­ro ese día Sán­chez es­ta­ba ma­du­ran­do su vuelta, y anun­cian­do la en­mien­da de sus prin­ci­pios, o al me­nos a las po­si­cio­nes has­ta en­ton­ces man­te­ni­das. El ca­mino que le ha lle­va­do a la pre­si­den­cia: «Me equi­vo­qué al ta­char a Po­de­mos de po­pu­lis­ta» . «El PSOE tie­ne que tra­ba­jar de tú a tú con Po­de­mos». Pri­mer pa­so. «Es­pa­ña es una na­ción de na­cio­nes». «Ca­ta­lu­ña y Eus­ka­di son na­cio­nes den­tro de Es­pa­ña».

Gi­ro a la iz­quier­da. Y adiós al can­di­da­to que ha­bía apa­re­ci­do con la enor­me ban­de­ra de Es­pa­ña en su pro­cla­ma­ción co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia (ju­nio de 2015) y pac­ta­do des­pués con Al­bert Ri­ve­ra. En su ca­rre­ra por re­cu­pe­rar la se­cre­ta­ría ge­ne­ral to­do fue muy sim­bó­li­co, con La In­ter­na­cio­nal y el pu­ño en al­to pa­ra ce­rrar los ac­tos. Pe­ro lo más re­le­van­te de su pro­gra­ma por re­cu­pe­rar Fe­rraz fue que in­clu­yó la apues­ta por una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra «per­fec­cio­nar el re­co­no­ci­mien­to del ca­rác­ter plu­ri­na­cio­nal del Es­ta­do apun­ta­do en el ar­tícu­lo 2 de la Cons­ti­tu­ción».

Plu­ri­na­cio­na­li­dad y 155

Tras re­cu­pe­rar Fe­rraz la plu­ri­na­cio­na­li­dad tar­dó po­co en sa­lir de los dis­cur­sos del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Po­cos me­ses des­pués de re­cu­pe­rar el pues­to y en­tre su­mas cau­te­las y pa­ti­na­zos de sus por­ta­vo­ces Sán­chez em­pe­za­ba a ne­go­ciar con Mariano Ra­joy el có­mo, cuán­do y el cuán­to de la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. Sán­chez se en­fun­dó ese tra­je y lo lu­ció un tiem­po, ex­pla­yán­do­se con­tra Quim To­rra de un mo­do que ni Ra­joy lo ha­cía. 21 de ma­yo de 2018. Ape­nas una se­ma­na an­tes de plan­tear la mo­ción de cen­su­ra: «To­rra no es más que un ra­cis­ta al fren­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña. Tan ul­tra­con­ser­va­do­res y ra­cis­tas son las de­cla­ra­cio­nes de VOX co­mo las de­cla­ra­cio­nes y es­cri­tos de To­rra» . En aque­lla rue­da de pren­sa en Fe­rraz se le pre­gun­tó por la even­tual apli­ca­ción de un nue­vo ar­tícu­lo 155: «To­dos los es­ce­na­rios es­tán en­ci­ma de la me­sa», ase­gu­ró. Y fue más le­jos al ase­gu­rar que «el ob­je­ti­vo y la na­tu­ra­le­za se­rá di­fe­ren­te», apun­tan­do a una ma­yor ex­ten­sión y du­re­za.

Ape­nas diez días des­pués, en su dis­cur­so du­ran­te la mo­ción de cen­su­ra, to­do ha­bía cam­bia­do y Sán­chez cues­tio­na­ba «la ten­ta­ción en la que siem­pre ha in­cu­rri­do la de­re­cha es­pa­ño­la de ha­cer del de­ba­te te­rri­to­rial un cam­po de ba­ta­lla en el que di­ri­mir in­tere­ses par­ti­dis­tas y elec­to­ra­les». Pro­po­nía co­mo pi­lar de su Go­bierno «res­ta­ble­cer los puentes con to­das y ca­da una de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, y sen­tar las ba­ses que nos per­mi­tan nor­ma­li­zar las re­la­cio­nes e ini­ciar el dia­lo­go en­tre el Go­bierno de Es­pa­ña y el nue­vo Go­vern de Ca­ta­lu­ña».

El res­to es his­to­ria. Pe­dro Sán­chez al­can­zó el Go­bierno de Es­pa­ña de la mano de Po­de­mos, el PNV y el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán. La ope­ra­ción que me­nos de dos años an­tes, más bien so­lo su po­si­bi­li­dad, ha­bía mo­vi­do al apa­ra­to del PSOE a for­zar su sa­li­da. Pe­ro tras su vic­to­ria en las pri­ma­rias el nue­vo PSOE que ha cons­trui­do Pe­dro Sán­chez es muy di­fe­ren­te. Sin que pue­da ar­ti­cu­lar­se nin­gún mo­vi­mien­to de opo­si­ción. En me­nos de cin­co años Sán­chez ha ido y ha vuel­to. Pri­me­ro fue el can­di­da­to mo­de­ra­do, lue­go el que apos­ta­ba por pac­tar con Po­de­mos, más tar­de el que ha­cía ban­de­ra del 155 y po­co des­pués el que ac­ce­de al Go­bierno de­pen­dien­do del vo­to de los in­de­pen­den­tis­tas y de­ja abier­ta la puer­ta a la con­ce­sión de los in­dul­tos que ha­ce un año des­pre­cia­ban.

La pre­gun­ta pa­re­ce evi­den­te y es le­gí­ti­ma. ¿Vol­ve­rá Sán­chez a cam­biar si es pre­ci­so? Quie­nes le co­no­cen ase­gu­ran que el ta­ble­ro po­lí­ti­co se ha re­po­si­cio­na­do de tal mo­do que la úni­ca op­ción es la del Go­bierno de iz­quier­das. ¿Pe­ro qué su­ce­de­rá si tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, co­mo apun­tan las en­cues­tas, es la su­ma con Ciu­da­da­nos la que le da de mo­do más sen­ci­llo una ma­yo­ría ab­so­lu­ta? Ni Sán­chez ni Ri­ve­ra han mos­tra­do has­ta aho­ra pro­ble­ma en cam­biar de opi­nión si era pre­ci­so.

MA­YA BALANYA

Pe­dro Sán­chez, ayer en Ma­drid en la pre­sen­ta­ción de los can­di­da­tos au­to­nó­mi­cos del PSOE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.