El Go­bierno se plan­tea am­nis­tiar a Jun­que­ras pa­ra evi­tar que ten­ga que pe­dir per­dón

El pre­cio a pa­gar por ERC se­rían pac­tos es­ta­bles en Bar­ce­lo­na, Ca­ta­lu­ña y Ma­drid

ABC (Sevilla) - - ESPAÑA - SAL­VA­DOR SOSTRES BAR­CE­LO­NA

Es­que­rra quie­re ser la vie­ja Con­ver­gèn­cia, ocu­par su pa­pel cen­tral en la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na, ges­tio­nar la reali­dad au­to­nó­mi­ca sin re­nun­ciar al sue­ño in­de­pen­den­tis­ta, aun­que só­lo sea co­mo for­mu­la­ción teó­ri­ca, muy en la lí­nea del PNV. «En­san­char la ba­se so­cial del in­de­pen­den­tis­mo» es el con­cep­to con el que jus­ti­fi­can su ate­rri­za­je en la vi­da prác­ti­ca. El PDECat quie­re sal­var los mue­bles y evi­tar que las lo­cu­ras de Puig­de­mont aca­ben de arrui­nar lo que que­da del par­ti­do. Com­par­te con ERC el in­te­rés por re­gre­sar a la reali­dad, a la me­sa en la que se re­par­te el jue­go y se to­man las de­ci­sio­nes. Es­tán ne­go­cian­do, es­tos días, una nue­va re­for­ma la­bo­ral con Pe­dro Sán­chez, en­tre otros asun­tos. El PSOE ne­ce­si­ta los 17 es­ca­ños que su­man los dos par­ti­dos pa­ra que la le­gis­la­tu­ra no aca­be de aho­gar­se en sus 84 dipu­tados.

Hay ne­go­cia­cio­nes, pla­nes de pre­sen­te y de fu­tu­ro. ERC quie­re pac­tar con Po­de­mos y con el PSC en Bar­ce­lo­na, con­fian­do en que Er­nest Ma­ra­gall ob­ten­ga un con­ce­jal más que Co­lau y re­edi­tar el tri­par­ti­to de iz­quier­das, pe­ro es­ta vez li­de­rán­do­lo. En la Ge­ne­ra­li­tat, exac­ta­men­te lo mis­mo: las en­cues­tas su­gie­ren que ERC po­dría go­ber­nar con el apo­yo de Po­de­mos y el PSC, de­jan­do a Puig­de­mont en la mar­gi­na­li­dad y aban­do­nan­do el fren­tis­mo in­de­pen­den­tis­ta. Bue­nas no­ti­cias pa­ra el PSC, que sal­dría de su ac­tual irre­le­van­cia; bue­nas no­ti­cias pa­ra el PSOE, que se po­dría abs­traer un po­co la eter­na dia­léc­ti­ca se­ce­sio­nis­ta, bue­nas no­ti­cias pa­ra Po­de­mos, que to­ca­ría go­bierno por pri­me­ra vez en la Ge­ne­ra­li­tat, e in­me­jo­ra­ble pa­no­ra­ma pa­ra Es­que­rra, que ten­dría Ca­ta­lu­ña y la ca­pi­tal. Pé­si­mas no­ti­cias pa­ra Puig­de­mont, lo que sig­ni­fi­ca no­ti­cias do­ble­men­te bue­nas pa­ra Jun­que­ras. Si el PDECat fi­nal­men­te se es­cin­de –co­mo pa­re­ce– del fo­ra­ji­do de Bél­gi­ca y se pre­sen­ta por su cuen­ta a las dis­tin­tas elec­cio­nes, po­dría for­mar par­te de es­tas alian­zas, des­de den­tro o pres­tan­do su apo­yo ex­terno a cam­bio de lo que en ca­da mo­men­to ne­ce­si­te.

En es­te sen­ti­do, ha­ce 15 días, en el «ci­vet» de Luis Con­de en Fonte­ta, Artur Mas se ofre­ció a Adol­fo Suárez Ylla­na co­mo el hom­bre que pue­de arre­glar las co­sas en Ca­ta­lu­ña. Paz por pre­sos, le pro­pu­so, con el ma­ni­do sin­tag­ma de «des­ju­di­cia­li­zar la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na». El hi­jo del ex­pre­si­den­te le des­pa­chó es­pe­tán­do­le que en Es­pa­ña, las le­yes y las sen­ten­cias ju­di­cia­les es­tán pa­ra cum­plir­las. No to­das las puer­tas es­tán igual de abier­tas. Suárez Ylla­na que­dó bien con su pú­bli­co y Mas, que flir­tea con el PDECat pa­ra li­de­rar­lo si se es­cin­de, to­mó no­ta de dón­de es­tá el PP (y no só­lo Pa­blo Ca­sa­do) y vol­vió a su me­sa con su es­po­sa, He­le­na Ra­kos­nik.

Apa­ci­gua­mien­to

En es­te con­tex­to de apa­ci­gua­mien­to y co­la­bo­ra­ción –no tan­to por bue­na fe sino por­que co­mo di­ce siem­pre el pre­si­den­te Ra­joy, «el ma­yor enemi­go de un lo­co es la reali­dad»– los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas pre­sos son lo úni­co que chi­rría y so­bre to­do Es­que­rra y el Go­bierno es­tán es­tu­dian­do có­mo re­sol­ver el pro­ble­ma. Cuan­do Joan Tar­dà di­ce que ja­más pe­di­rán el in­dul­to, no lo di­ce co­mo un desafío, ni des­de el irre­den­tis­mo, sino por­que lo que es­tán tra­tan­do de con­se­guir es que el Go­bierno les con­ce­da una am­nis­tía. El in­dul­to obli­ga­ría a Oriol Jun­que­ras a pe­dir per­dón, a mos­trar arre­pen­ti­mien­to y a com­pro­me­ter­se a no vol­ver a ha­cer lo que hi­zo. No es que Jun­que­ras quie­ra vol­ver a las an­da­das, ni que no en­tien­da que la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia fue un des­pro­pó­si­to, pe­ro las con­di­cio­nes en las que ten­dría que pe­dir el in­dul­to le in­ha­bi­li­ta­rían pa­ra la po­lí­ti­ca por­que su pú­bli­co in­de­pen­den­tis­ta le ve­ría co­mo un de­ser­tor.

La am­nis­tía que ERC le pi­de a Pe­dro Sán­chez le brin­da­ría al PSOE un sis­te­ma de alian­zas es­ta­ble en Bar­ce­lo­na, en Ca­ta­lu­ña y en el Con­gre­so, pe­ro se­ría una pe­li­gro­sa ar­ma arro­ja­di­za en ma­nos de Vox, PP y Ciu­da­da­nos. Los ne­go­cia­do­res del Go­bierno creen que si es­ta am­nis­tía lle­ga­ra tras ha­ber ga­na­do las elec­cio­nes, ten­drían mar­gen pa­ra ca­pear el tem­po­ral y que el es­cán­da­lo se ago­ta­ría an­tes de que pu­die­ra pa­sar­les fac­tu­ra elec­to­ral. Es­que­rra en­tien­de y com­par­te es­ta re­fle­xión, pe­ro no se fía ni del PSOE ni de Sán­chez, por­que re­cuer­da có­mo Za­pa­te­ro en­re­dó a Mas con la ne­go­cia­ción del Es­ta­tut, y por­que en ge­ne­ral se ha­ce car­go de la di­fi­cul­tad de la me­di­da y asu­me que es des­in­cen­ti­var al Go­bierno pa­gar­le por an­ti­ci­pa­do. Por eso los apo­yos de los re­pu­bli­ca­nos son ma­yor­men­te dis­cre­tos y lle­gan con cuen­ta­go­tas: su pú­bli­co más en­cen­di­do no en­ten­de­ría una coope­ra­ción des­acom­ple­ja­da sin que los fa­mo­sos «ges­tos» se ha­yan pro­du­ci­do, y ló­gi­ca­men­te el Go­bierno no pue­de anun­ciar que tie­ne pre­pa­ra­da una am­nis­tía pe­ro que no la pro­mul­ga­rá has­ta ga­nar las elec­cio­nes pa­ra que no le ha­ga per­der 20 o 30 es­ca­ños.

De­ci­sio­nes com­ple­jas

Es­te ti­ra y aflo­ja es el que le da es­pe­ran­za a Pa­blo Igle­sias pa­ra de­cir que aún se pue­den sal­var los Pre­su­pues­tos, en la es­pe­ran­za de que ERC con­fíe en la pa­la­bra de Sán­chez –y de Igle­sias, que ve con bue­nos ojos la fór­mu­la de la am­nis­tía– y pres­te su apo­yo sin te­ner ase­gu­ra­das las ga­nan­cias. Es­que­rra tie­ne de­ma­sia­das du­das, pe­ro tam­bién sa­be que si pre­ci­pi­ta el fi­nal de la le­gis­la­tu­ra y las elec­cio­nes las ga­nan «los otros» sus pla­nes se irán al tras­te y ni si­quie­ra el in­dul­to –y ya no di­ga­mos la am­nis­tía– se con­tem­pla­rían co­mo una po­si­bi­li­dad. Los es­ce­na­rios que el par­ti­do de Jun­que­ras tie­ne a me­dio y lar­go pla­zo son se­gu­ra­men­te los más ha­la­güe­ños de su his­to­ria, pe­ro en pla­zo cor­to, y has­ta in­mi­nen­te, tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes de una gran com­ple­ji­dad y cual­quier error po­dría ser fa­tal.

Mien­tras, Puig­de­mont ago­ni­za ca­da vez más so­lo con su Cri­da, ex­clu­si­va­men­te ro­dea­do de sus irre­den­tos, y to­do lo con­tra­rio de Es­que­rra –cu­ya ab­so­lu­ta prio­ri­dad es la pues­ta en li­ber­tad de Jun­que­ras– sa­be que pa­ra el PDECat los pre­sos y los fu­ga­dos son más bien un es­tor­bo fol­cló­ri­co que le im­pi­den transac­cio­nar con nor­ma­li­dad, y que nun­ca de­ja­rían que un la­ci­to les es­tro­pea­ra un buen ne­go­cio.

Mo­vi­mien­tos en el se­ce­sio­nis­mo Artur Mas se ofre­ció a Suárez Ylla­na ha­ce 15 días co­mo el hom­bre que pue­de arre­glar las co­sas en Ca­ta­lu­ña. La ofer­ta es paz por pre­sos. Lo re­cha­zó de plano Es­que­rra du­da Pa­blo Igle­sias cree que aún se pue­den sal­var los pre­su­pues­tos si ERC con­fía en la pa­la­bra de Sán­chez y da su apo­yo sin te­ner ase­gu­ra­das las ga­nan­cias

JAIME GARCIA

Jun­que­ras, a las puer­tas de la Au­dien­cia Na­cio­nal en oc­tu­bre de 2017. Fue su úl­ti­mo día en li­ber­tad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.