Cu­ran las me­di­ci­nas, sí, pe­ro cu­ran otras mu­chas co­sas que no es­tán es­cri­tas en nin­gu­na re­ce­ta

LA EN­TRE­GA

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - AN­TO­NIO GAR­CÍA BARBEITO

EN un enor­me so­ne­to —«Pro­nun­cio amor»— del poe­ta gra­na­dino Ra­fael Gui­llén, se lee al fi­nal: «Só­lo acier­ta en amor quien se equi­vo­ca / y en­tre­ga mu­cho más de lo que en­tre­ga. / Des­pués, to­da es­pe­ran­za se­rá po­ca.» En es­tas fe­chas en que es tan sen­ci­llo pro­nun­ciar amor, es bueno re­cor­dar los dos pri­me­ros en­de­ca­sí­la­bos de ese se­gun­do ter­ce­to, por­que es ver­dad que «só­lo acier­ta en amor quien se equi­vo­ca / y en­tre­ga mu­cho más de lo que en­tre­ga…» Acer­tar es, en es­te ca­so, equi­vo­car­se, por­que equi­vo­car­se es, co­mo po­co, do­blar la en­tre­ga. Lle­vo más de un año vién­do­lo, com­pro­bán­do­lo, agra­de­cién­do­lo. Dan mu­cho más de lo que en­tre­gan, esas ma­nos, esas pa­la­bras, esas mi­ra­das, esa gen­te.

En los hos­pi­ta­les no só­lo nos cu­ran en­fer­me­da­des, tam­bién nos cu­ran ig­no­ran­cia, des­co­no­ci­mien­to del mun­do más se­rio, in­so­li­da­ri­dad, fal­ta de va­lo­ra­ción de las co­sas que en ver­dad me­re­cen la pe­na. Cu­ran las me­di­ci­nas, sí, pe­ro cu­ran otras mu­chas co­sas que no es­tán es­cri­tas en nin­gu­na re­ce­ta, que no tie­nen ho­ra­rio pa­ra ad­mi­nis­trar­las, que es­tán al al­can­ce só­lo de quie­nes en ver­dad las tie­nen. Un ci­ru­jano, un téc­ni­co de ra­dio­lo­gía, una au­xi­liar, un in­ter­nis­ta, una en­fer­me­ra, un trau­ma­tó­lo­go, una anes­te­sis­ta, un ce­la­dor, una ad­mi­nis­tra­ti­va… En un hos­pi­tal, el mi­la­gro pue­de es­tar en las ma­nos de cual­quie­ra que per­te­nez­ca al cen­tro. Hay ex­cep­cio­nes, co­mo en to­das par­tes, pe­ro el per­so­nal de la Sa­ni­dad es, por lo ge­ne­ral, punto y apar­te. «Sién­te­se aquí, que ya mis­mo la va­mos a aten­der…», «Ea, y aho­ra, un pin­cha­ci­to, pe­ro es un mo­men­to na­da más…», «¿Có­mo es­tá hoy, me­jor?», «Tie­ne muy buen as­pec­to, a es­te pa­so ya va a es­tar en su ca­sa…», «Ea, ya es­tá aquí la pe­sa­da de to­dos los días, pa­ra dar­le un pin­cha­ci­to, to­mar­le la ten­sión y la tem­pe­ra­tu­ra y dar­le es­tas pas­ti­llas…», «No se preo­cu­pe, en el qui­ró­fano va­mos a pro­cu­rar que to­do es­to que­de en un sus­to…» To­do, en­can­ta­do­ra­men­te di­cho; to­do, co­mo si el pa­cien­te fue­ra la úni­ca cria­tu­ra del mun­do a la que hu­bie­ra que tra­tar en ese mo­men­to, la más im­por­tan­te —que lo es pa­ra ellos—, la ra­zón por la que sus es­fuer­zos se mul­ti­pli­can, por la que se cua­dru­pli­ca su ama­bi­li­dad, su afec­to, su ter­nu­ra, su in­fi­ni­ta pa­cien­cia… No, no se equi­vo­can, pe­ro co­mo dan mu­cho más de lo que en­tre­gan, acier­tan con más tino. Im­pa­ga­ble, la la­bor del per­so­nal sa­ni­ta­rio, sea cual sea su co­me­ti­do. Ellos vie­nen de una ca­rre­ra, de unas opo­si­cio­nes, de un exa­men… Vie­nen del lar­go ca­mino de una pro­fe­sión que eli­gie­ron por­que te­nían, se­gu­ro, una ne­ce­si­dad de dar, de dar­se. Vie­nen, co­mo em­pie­za di­cien­do el so­ne­to de Ra­fael Gui­llén, «…de no saber de dón­de ven­go / pa­ra de­cir amor, sen­ci­lla­men­te…»

an­to­niog­bar­bei­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.