Y aho­ra, qué va a pa­sar

El pa­no­ra­ma de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les se ha abier­to de par en par: pue­de ocu­rrir cual­quier co­sa

ABC (Sevilla) - - SEVILLA -

Elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les Ca­da vo­ta­ción es dis­tin­ta y las cir­cuns­tan­cias cam­bian. La pri­me­ra cues­tión que in­flu­ye es quié­nes se­rán can­di­da­tos

EL guión se ha tras­to­ca­do has­ta un punto que aho­ra mis­mo so­mos in­ca­pa­ces de ca­li­brar. De re­pen­te, la plá­ci­da sies­ta –en afor­tu­na­da ex­pre­sión del com­pa­ñe­ro Eduar­do Bar­ba– en que dor­mi­ta­ba Es­pa­das co­mo al­cal­de de la ciu­dad se ha vis­to in­te­rrum­pi­da por una im­pre­vis­ta irrup­ción que ha vol­tea­do el ma­pa elec­to­ral. La gran pre­gun­ta –a la que, de mo­men­to, no hay for­ma de dar res­pues­ta– es qué va a pa­sar en ma­yo cuan­do los es­pa­ño­les acu­dan a las ur­nas pa­ra re­no­var sus con­ce­jos. El aña­di­do de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y eu­ro­peas su­ma in­cer­ti­dum­bre a la ci­ta. El cli­ma de pro­vi­sio­na­li­dad que en­vuel­ve el man­da­to de Pe­dro Sán­chez, pen­dien­te de un hi­lo tan frá­gil co­mo el de los apo­yos pa­ra sa­car ade­lan­te los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do tam­po­co ayu­da a cla­ri­fi­car el pa­no­ra­ma. Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos re­le­van­te, el anun­cia­do re­le­vo al fren­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía con un Gobierno no so­cia­lis­ta to­man­do de­ci­sio­nes an­tes de vo­tar en ma­yo ter­mi­na por com­po­ner el rom­pe­ca­be­zas, im­po­si­ble de mon­tar por el mo­men­to.

En ta­les cir­cuns­tan­cias, Es­pa­das sa­be que no va a sa­car ade­lan­te sus pro­pios pre­su­pues­tos mu­ni­ci­pa­les pa­ra 2019, por­que a cin­co me­ses de unas elec­cio­nes tan ra­di­cal­men­te dis­tin­tas a las que se ha­bían plan­tea­do, nin­gún par­ti­do de la opo­si­ción le va a dar esa ba­za. Ade­más, con to­da sin­ce­ri­dad, no le in­tere­sa a na­die lo que pue­da ocu­rrir con las cuen­tas mu­ni­ci­pa­les es­tan­do por de­ci­dir qué su­ce­de con las de la Jun­ta de An­da­lu­cía y las de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral. De sor­pre­sa en sor­pre­sa, ro­dea­dos de in­cer­ti­dum­bre co­mo un bar­co que avan­za­ra en me­dio de la nie­bla sin só­nar a tra­vés de ba­jíos, na­die se atre­ve a ha­cer va­ti­ci­nios.

Bueno se­rá re­cor­dar los re­sul­ta­dos de ha­ce una se­ma­na: el PSOE que­dó co­mo ven­ce­dor en la ca­pi­tal de An­da­lu­cía con 84.538 vo­tos y el 25,26% de los vo­tos emi­ti­dos; a con­ti­nua­ción, un tri­ple em­pa­te en fa­vor de Ade­lan­te An­da­lu­cía, con Ciu­da­da­nos y el PP ape­lo­to­na­dos en torno a los 68.0000 su­fra­gios con una di­fe­ren­cia de me­nos de 400 vo­tos. Más atrás, Vox con 41.363 vo­tos. La ex­tra­po­la­ción pu­ra y du­ra da­ría –ya se ha ex­pues­to en es­tas mis­mas pá­gi­nas– nue­ve con­ce­ja­les pa­ra el PSOE, seis ca­da uno pa­ra Po­de­mos, Ciu­da­da­nos y el PP, y cua­tro pa­ra Vox. Con esos da­tos en la mano, las de­re­chas po­drían re­pe­tir en el Ayun­ta­mien­to el acuer­do que se vis­lum­bra pa­ra des­alo­jar al PSOE del pa­la­cio de San Tel­mo.

Aho­ra bien, ca­da elec­ción es dis­tin­ta y las cir­cuns­tan­cias cam­bian. La pri­me­ra cues­tión que in­flu­ye es quié­nes se­rán los can­di­da­tos. Es­pa­das re­pe­ti­rá por el PSOE y el PP tie­ne de­ci­di­do pre­sen­tar a Bel­trán Pé­rez. En Ciu­da­da­nos, el pues­to de Ja­vier Mi­llán pa­re­ce asen­ta­do una vez que su par­ti­do se ha de­ci­di­do cor­tar la­zos con el so­cia­lis­mo y sus ter­mi­na­les, pe­ro con ex­pec­ta­ti­vas re­do­bla­das y el bo­tín de de­ce­nas de car­gos por re­par­tir en la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca, to­do es­tá en el ai­re. Fi­nal­men­te, los vo­tos de Vox –que se nu­tren del cas­ti­go a la am­bi­güe­dad cal­cu­la­da en que se ha mo­vi­do el PP– son los que más di­rec­ta­men­te de­pen­den del ros­tro con que re­lle­nen su car­tel elec­to­ral. Y ya se sa­be que es más fá­cil en­con­trar can­di­da­tos cuan­do se va al al­za que cuan­do se va de re­ti­ra­da.

El elec­to­ra­do de cen­tro­de­re­cha pue­de de­can­tar­se por con­ce­der­le una se­gun­da opor­tu­ni­dad a Es­pa­das co­mo premio o pue­de que la pelea a ca­ra de pe­rro por el se­gun­do pues­to en­tre PP y Ciu­da­da­nos aca­be be­ne­fi­cian­do al pro­pio PSOE o a Vox. De­ma­sia­das in­cer­ti­dum­bes co­mo pa­ra po­der ha­cer un pro­nós­ti­co tan a vu­je­la­plu­ma co­mo és­te.

JUAN JO­SÉ ÚBE­DA

Juan Es­pa­das tie­ne muy di­fí­cil apro­bar lsus pre­su­pues­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.