Un te­lé­fono que no ven­de na­da sal­vo es­pe­ran­za

Lo creó en Se­vi­lla ha­ce ca­si me­dio si­glo años Se­ra­fín Ma­drid y re­ci­be lla­ma­das de to­da Es­pa­ña y paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - JE­SÚS ÁL­VA­REZ SE­VI­LLA

Usan ter­mi­na­les más mo­der­nos pa­ra aten­der las mi­les de lla­ma­das que re­ci­ben, pe­ro en la se­de se­vi­lla­na del «te­lé­fono de la es­pe­ran­za», si­tua­da en la Ave­ni­da de la Cruz­cam­po, con­ser­van los mo­de­los que em­pe­za­ron a uti­li­zar en 1971, cuan­do Se­ra­fín Ma­drid, fun­da­dor de la Ciu­dad de San Juan de Dios en Alcalá de Gua­dai­ra, creó es­te ser­vi­cio de aten­ción te­le­fó­ni­ca que se iría ex­ten­dien­do por to­do el país y que re­ci­be hoy lla­ma­das de Es­ta­dos Uni­dos, Co­lom­bia y otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Ca­si cin­cuen­ta años de do­lo­ro­sas con­fi­den­cias, de son­ri­sas y lá­gri­mas, flo­tan en la cá­li­da at­mós­fe­ra de es­ta vie­ja ca­so­na cer­ca­na a la Gran Pla­za en la que pres­tan ayu­da unos se­ten­ta vo­lun­ta­rios, una pe­que­ña par­te de los ca­si mil se­te­cien­tos que co­la­bo­ran con «el te­lé­fono de la es­pe­ran­za» en to­da Es­pa­ña.

El co­lor de ca­da uno de los tres te­lé­fo­nos de la ima­gen sim­bo­li­za ca­da una de las fa­ses de la aten­ción. El ro­jo es el de la emer­gen­cia, el que re­pre­sen­ta a las per­so­nas que no ven sa­li­da a sus pro­ble­mas y que lla­man con la idea del sui­ci­dio so­bre­vo­lan­do sus ca­be­zas. El ne­gro iden­ti­fi­ca a las per­so­nas con se­rios pro­ble­mas (se­pa­ra­ción fa­mi­liar, pér­di­da de tra­ba­jo) que en­cie­rran en su in­te­rior so­lu­cio­nes a es­tos con­tra­tiem­pos. El ver­de es el que sue­na cuan­do esa per­so­na que pa­só por el ro­jo o por el ne­gro ha lo­gra­do sa­lir del tú­nel y agra­de­ce a los vo­lun­ta­rios su ayu­da. Es la me­jor lla­ma­da.

Mu­chos quie­ren ayu­dar pe­ro no to­do el mun­do sir­ve. Un cur­so de seis a nue­ve me­ses les ayu­da a for­mar­se y a des­ve­lar sus ap­ti­tu­des. El per­fil del vo­lun­ta­rio es va­ria­do aun­que la ma­yo­ría son mu­je­res y, ca­si la mi­tad, psi­có­lo­gos. Tam­bién hay pro­fe­so­res, in­ge­ne­rios, abo­ga­dos, co­mer­cia­les, fun­cio­na­rios y amas de ca­sa. To­dos ellos pa­san por seis o nue­ve me­ses de for­ma­ción don­de se les en­fren­ta a los pro­ble­mas más fre­cuen­tes de las per­so­nas que acu­den al «te­lé­fono de la es­pe­ran­za». Hay ti­tu­la­dos uni­ver­si­ta­rios que no son ca­pa­ces de afron­tar­los; y amas de ca­sa, sin es­tu­dios, que sí. Un vo­lun­ta­rio no pue­de po­ner­se a llo­rar con la per­so­na que lla­ma, ni per­der la pa­cien­cia con una lla­ma­da lar­ga que se con­vier­te en un bu­cle. «No so­mos su­per­hom­bres ni su­per­mu­je­res pe­ro de­be­mos te­ner una ma­du­rez pa­ra sos­te­ner el su­fri­mien­to

de la gen­te. Si el vo­lun­ta­rio no tie­ne esas ha­bi­li­da­des pa­ra saber es­cu­char o no pue­de con­tro­lar sus emociones, le ubi­ca­mos en otras ta­reas. To­do el mun­do es bien re­ci­bi­do aquí», cuen­ta su pre­si­den­te, Ma­nuel Gar­cía Ca­rre­te­ro, psi­có­lo­go ju­bi­la­do, de 60 años de edad, al que to­dos lla­man «Ma­no­lo».

La cri­sis

La cri­sis eco­nó­mi­ca acen­tuó el tra­ba­jo de los vo­lun­ta­rios por­que la pér­di­da del em­pleo sue­le traer ad­he­ri­das a su co­la pro­ble­mas fa­mi­lia­res, se­pa­ra­cio­nes y rup­tu­ras. «La ma­cro­eco­no­mía ha po­di­do me­jo­rar en los úl­ti­mos años pe­ro la sa­li­da de la cri­sis no la no­tan to­da­vía mu­chas fa­mi­lias. Re­ci­bi­mos el mis­mo nú­me­ro de lla­ma­das que ha­ce cin­co años», co­men­ta Gar­cía Ca­rre­te­ro, que lle­va 23 años co­mo vo­lun­ta­rio y ha vis­to y oí­do mu­chas co­sas. «Al fi­nal se for­ma un cóc­tel pe­li­gro­so, por­que el ho­ri­zon­te se os­cu­re­ce mu­cho pa­ra es­tas per­so­nas ca­si de re­pen­te y un por­cen­ta­je de ellos no ve otra sa­li­da que el sui­ci­dio», co­men­ta. Los vo­lun­ta­rios tra­tan pri­me­ro de cal­mar a la per­so­na por­que en cuan­to re­du­ce su ni­vel de ac­ti­va­ción pue­de em­pe­zar a ra­zo­nar y desechar sus ideas vio­len­tas. Só­lo en­ton­ces los men­sa­jes de es­pe­ran­za pue­den abrir­se pa­so.

Aun­que las adic­cio­nes al al­cohol o a otras dro­gas resultan ha­bi­tua­les en al­gu­nas lla­ma­das, lo más fre­cuen­te son los con­flic­tos fa­mi­lia­res y la so­le­dad, el ma­yor pro­ble­ma al que se en­fren­tan los vo­lun­ta­rios. «Lla­ma mu­cha gen­te que es­tá so­la. La so­le­dad es uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que exis­ten en Se­vi­lla, es­pe­cial­men­te en las per­so­nas ma­yo­res», cuen­ta Ca­rre­te­ro.

Lo peor es que es­te pro­ble­ma no de­ja de cre­cer y ca­da vez más gen­te vi­ve so­la sin te­ner con quien ha­blar. «Los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos de que ya no val­go na­da, o no le im­por­to a na­die, son muy pe­li­gro­sos cuan­do se ha­cen re­pe­ti­ti­vos», co­men­ta es­te psi­có­lo­go que, jun­to con otros ex­per­tos pro­fe­sio­na­les, or­ga­ni­za ta­lle­res y char­las en la se­de del te­lé­fono de la es­pe­ran­za, a las que se pue­de asis­tir li­bre­men­te.

Otra so­le­dad que han co­men­za­do a de­tec­tar los vo­lun­ta­rios es la so­le­dad en com­pa­ñía. «Es­to le pa­sa no só­lo a la gen­te ma­yor sino a per­so­nas jó­ve­nes, que nos em­pie­zan a lla­mar mu­cho por es­te mo­ti­vo», co­men­ta An­to­nio, un fun­cio­na­rio se­vi­llano de 59 años que co­la­bo­ra con «el te­lé­fono de la es­pe­ran­za» des­de ha­ce cua­tro.

En­tre 35 y 60 años

Aun­que la per­so­na que lla­ma no tie­ne por qué de­cir su nom­bre ni se con­ser­va nin­gún re­gis­tro de su lla­ma­da, se le sue­le pre­gun­tar la edad pa­ra me­jo­rar la aten­ción. «La ma­yor fran­ja de usua­rios es­tá en­tre los 35 y los 60 años. La se­gun­da es de 60 en ade­lan­te y lla­man más mu­je­res que hom­bres», co­men­ta Ma­no­lo, al que su ex­pe­rien­cia en es­te te­lé­fono le in­di­ca que los es­pec­ta­cu­la­res avan­ces en la tec­no­lo­gía no han me­jo­ra­do la co­mu­ni­ca­ción en­tre las per­so­nas. «La gen­te se sien­ta igual o más so­la que an­tes, a pe­sar de la fa­ci­li­dad pa­ra co­mu­ni­car­se de for­ma ins­tan­tá­nea con ca­si cual­quier per­so­na si­tua­da en la otra pun­ta del mun­do. La gen­te ne­ce­si­ta ver­se la ca­ra, mi­rar­se a los ojos, ha­blar y es­cu­char, pe­ro eso no se con­si­gue con los emo­ti­co­nos a las re­des so­cia­les», di­ce.

Lo que no ha­ce «el te­lé­fono de la es­pe­ran­za» es dar con­se­jos. «No­so­tros no da­mos re­ce­ti­tas ni so­mos un con­sul­to­rio ra­dio­fó­ni­co. La solución la tie­ne la per­so­na y es ella la que tie­ne que en­con­trar­la. No ven­de­mos nues­tra mo­to ni nues­tra pro­pia opinión so­bre su pro­ble­ma», co­men­ta su pre­si­den­te.

Gar­cía Ca­rre­te­ro re­cuer­da una lla­ma­da de una chi­ca em­ba­ra­za­da que no se veía en con­di­cio­nes de ser ma­dre y se plan­tea­ba abor­tar. «Ca­da uno de no­so­tros tie­ne sus creen­cias pe­ro de­be­mos apar­tar­las cuan­do aten­de­mos a al­guien. Es­ta­mos adies­tra­dos pa­ra que no in­cu­rra­mos en su­ge­rir nues­tras opi­nio­nes. De ca­da lla­ma­da apren­de­mos co­sas que nos tie­nen que ser­vir pa­ra la si­guien­te», con­fie­sa.

Hay vo­lun­ta­rios que han arro­ja­do la toa­lla a los tres días de po­ner­se al te­lé­fono y otros han caí­do en de­pre­sio­nes, pe­ro lo ha­bi­tual es que su­peren ese «shock» ini­cial y lo­gren so­bre­po­ner­se. «La per­so­na lla­ma con an­gus­tia y a ve­ces, aun­que no quie­ras, se con­ta­gia», re­co­no­ce An­to­nio. Lo más gra­ti­fi­can­te pa­ra ellos es que la gen­te con la que ha­bla­ron su­pere su an­sie­dad y se lo ha­gan saber. El agra­de­ci­mien­to es al­go fre­cuen­te y mu­chos de los «lla­man­tes» se ha­cen so­cios y co­la­bo­ran eco­nó­mi­ca­men­te con el sos­te­ni­mien­to de es­te ser­vi­cio, que ape­nas re­ci­be sub­ven­cio­nes pú­bli­cas y se man­tie­ne con apor­ta­cio­nes y do­na­cio­nes pri­va­das. «To­do es­ta la­bor que reali­zo me ayu­da a sen­tir­me me­jor y a re­la­ti­vi­zar, en cier­to mo­do, mis pro­ble­mas. No­so­tros da­mos mu­cho pe­ro re­ci­bi­mos aún más», di­ce An­to­nio.

Más mu­je­res

Car­men, viu­da de 84 años, es una de las que más ha da­do, se­gún re­co­no­cen sus com­pa­ñe­ros. Es la más ve­te­ra­na, pues co­la­bo­ra con el te­lé­fono de la es­pe­ran­za des­de ha­ce 33 años. «Vi­ne ca­sual­men­te por la re­vis­ta y la en­ton­ces pre­si­den­ta me di­jo que yo te­nía cua­li­da­des pa­ra es­cu­char», cuen­ta. Ha es­cu­cha­do a cien­tos de per­so­nas an­gus­tia­das y mu­chas lla­ma­das la im­pre­sio­na­ron pe­ro pre­fie­re no re­cor­dar nin­gu­na. A ve­ces la des­me­mo­ria re­sul­ta ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir ade­lan­te. «Lo que sí le pue­do de­cir es que la gen­te tie­ne los mis­mos pro­ble­mas aho­ra que ha­ce 33 años, cuan­do yo em­pe­cé».

Las mu­je­res tie­nen más fa­ci­li­dad pa­ra es­cu­char, ha­blar y com­par­tir su su­fri­mien­to que los hom­bres. Por esa ra­zón, hay más vo­lun­ta­rias y lla­man tam­bién más mu­je­res. Di­ce Car­men, que ha cria­do a ocho hi­jos, que «la gen­te, en ge­ne­ral, es bue­na. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sue­len sa­car siem­pre a la gen­te ma­la, que tam­bién la hay, pe­ro hay mu­cha más gen­te bue­na. Y ésa ca­si nun­ca sa­le o sa­le muy po­co», ase­gu­ra.

No tie­nen con quien ha­blar La so­le­dad es uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que su­fren los se­vi­lla­nos, se­gún los vo­lun­ta­rios. Al­gu­nos su­fren esa so­le­dad en com­pa­ñía, «la más da­ñi­na»

Car­men, 84 años, vo­lun­ta­ria des­de ha­ce 33 «La gen­te, en ge­ne­ral, es bue­na. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sue­len sa­car a la gen­te ma­la, pe­ro hay mu­cha más gen­te bue­na. Y ésa ca­si nun­ca sa­le»

DO­MIN­GO, 9 DE DI­CIEM­BRE DE 2018 abc­de­se­vi­lla.es/se­vi­lla

Ma­no­lo Gar­cía Ca­rre­te­ro, pre­si­den­te del «te­lé­fono de la es­pe­ran­za», jun­to a An­to­nio, uno de sus ca­si 1.700 vo­lun­ta­rios. El co­lor ro­jo, ne­gro y ver­de de ca­da te­lé­fono re­pre­sen­ta dis­tin­tas fa­ses de la aten­ción

JUAN FLO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.