El sa­bor del pan au­tén­ti­co de Utre­ra

Fran­cis­co Oban­do co­men­zó re­par­tien­do él mis­mo y car­gan­do sa­cos de ha­ri­na. Hoy su pa­na­de­ría es un re­fe­ren­te en la pro­vin­cia

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - AL­BER­TO FLO­RES SE­VI­LLA

En la ac­tua­li­dad Pa­na­de­ría Oban­do cuen­ta con una ga­ma de más de 200 pro­duc­tos, lle­gan­do ca­da día a 25.000 clien­tes re­par­ti­dos en di­ver­sos pun­tos de la geo­gra­fía es­pa­ño­la e in­clu­so en otros paí­ses. To­do ello no es ni mu­cho me­nos fru­to de la ca­sua­li­dad, es po­si­ble gra­cias a que ha­ce más de me­dio si­glo, el utre­rano Fran­cis­co Oban­do cre­yó en un sue­ño, tra­ba­jó du­ro pa­ra con­se­guir­lo y sen­tó las ba­ses pa­ra que mu­chos años des­pués sus hi­jos pu­die­ran si­tuar la em­pre­sa en­tre las más im­por­tan­tes del sec­tor en la pro­vin­cia se­vi­lla­na.

Los «pi­cos gour­met» de Oban­do se han con­ver­ti­do en otro se­llo de Utre­ra, que jun­to a los eter­nos mos­ta­cho­nes, las acei­tu­nas gor­da­les y el anís «La Flor de Utre­ra», ac­túan co­mo em­ba­ja­do­res de la lo­ca­li­dad fue­ra de sus fron­te­ras. Un pro­duc­to, que a pe­sar de dis­tri­buir­se a gran es­ca­la y es­tar pre­sen­te en los me­jo­res res­tau­ran­tes, no ha per­di­do ni un ápi­ce de la ela­bo­ra­ción ar­te­sa­nal.

Dé­ca­da de los se­sen­ta

La cons­truc­ción de es­te edi­fi­cio tan bien con­so­li­da­do en el que se ha con­ver­ti­do en la ac­tua­li­dad Pa­na­de­ría Oban­do fue ini­cia­da en la dé­ca­da de los se­sen­ta del pa­sa­do si­glo por Fran­cis­co Oban­do, quien hoy si­gue ac­tuan­do co­mo con­se­je­ro de sus hi­jos, que son los que se en­car­gan del día a día de la em­pre­sa.

Pa­ra en­ten­der su his­to­ria hay que re­tro­ce­der en el tiem­po, don­de en­con­tra­mos a un ni­ño de ape­nas on­ce años, que es­ta­ba des­ti­na­do a con­ti­nuar con el tra­ba­jo ini­cia­do por su pa­dre en una de las za­pa­te­rías más fa­mo­sas de Utre­ra, que se ubi­ca­ba en la ca­lle Las Mu­je­res, pe­ro que co­mo él mis­mo ex­pli­ca «a pe­sar de que mi pa­dre se em­pe­ñó en que yo fue­ra za­pa­te­ro, a mí nun­ca me ter­mi­nó de con­ven­cer y te­nía otros pla­nes pa­ra mi vi­da».

Pa­ra elu­dir su des­tino en la za­pa­te­ría, con ape­nas 18 años se alis­tó co­mo vo­lun­ta­rio en el Ejér­ci­to, sien­do des­ti­na­do a la ba­se área de Ta­bla­da.

Es­tan­do en Se­vi­lla tie­ne su pri­mer con­tac­to con el mun­do co­mer­cial, tra­ba­jan­do en los ne­go­cios que ges­tio­na­ba el co­no­ci­do em­pre­sa­rio se­vi­llano Ma­nuel Ca­rre­ra An­gla­da.

Co­mo ocu­rre en tan­tas oca­sio­nes en la vi­da, el amor cam­bió su des­tino, ya que co­no­ció a la que se con­ver­ti­ría en su pri­me­ra mu­jer –Pa­qui­ta- una utre­ra­na cu­ya fa­mi­lia ges­tio­na­ba una pa­na­de­ría que se ubi­ca­ba jun­to a la Fuen­te de los Ocho Ca­ños. Al mo­rir el pa­dre de su en­ton­ces no­via, y en­con­trar­se la pa­na­de­ría en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca com­pli­ca­da, Oban­do to­ma la de­ci­sión de ha­cer­se car­go de la em­pre­sa, ini­cián­do­se así su re­la­ción con el mun­do del pan, del que has­ta el mo­men­to ape­nas te­nía co­no­ci­mien­to.

Po­co a po­co el utre­rano apren­dió el ar­te de los obra­do­res de los an­ti­guos ar­te­sa­nos y con mu­cha de­di­ca­ción con­si­guió, po­co a po­co, re­lan­zar el ne­go­cio.

Ga­nan­cias

Lo que al prin­ci­pio ape­nas eran unas 15 o 20 pe­se­tas de ga­nan­cia al día, fue­ron au­men­tan­do de ma­ne­ra pro­gre­si­va, en años en los que el pro­pio Fran­cis­co no du­da­ba en car­gar él mis­mos los sa­cos de ha­ri­na al hom­bro des­de los es­ta­ble­ci­mien­tos de los pro­vee­do­res o en po­ner en mar­cha un pio­ne­ro sis­te­ma de re­par­to de pan en bi­ci­cle­ta o en mo­to por do­mi­ci­lios y ba­res, al­go que no era co­mún en aque­llos años en Utre­ra.

Una pro­gre­sión que se cor­tó en se­co cuan­do su es­po­sa fa­lle­cía de ma­ne­ra re­pen­ti­na con só­lo 23 años, con­tan­do ya el ma­tri­mo­nio con tres hi­jos.

Fran­cis­co Oban­do es uno de esos hom­bres que con su es­fuer­zo y em­pu­je han cons­trui­do la Utre­ra que hoy dis­fru­tan sus ciu­da­da­nos, por lo que tras unos ini­cia­les mo­men­tos com­pli­ca­dos en los que in­clu­so pen­só en ven­der la pa­na­de­ría y arro­jar la toa­lla, de­ci­dió se­guir ade­lan­te y lle­gó a con­ver­tir su es­ta­ble­ci­mien­to en la re­fe­ren­cia del sec­tor en Utre­ra.

ABC

Fran­cis­co Oban­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.