CON PIES DE PLO­MO

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ MA­RÍN

No ca­be du­da de que las elec­cio­nes del 2-D han abier­to a An­da­lu­cía una pers­pec­ti­va tan an­cha co­mo com­ple­ja. No es lo mis­mo al­ter­nar el Po­der que li­qui­dar un «ré­gi­men», co­mo no lo es ro­dar có­mo­da­men­te so­bre el bi­ci­clo del bi­par­ti­dis­mo que es­tre­nar una ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca en la que re­sul­ta­rá im­pres­cin­di­ble man­te­ner en­tre mu­chos el equi­li­brio pú­bli­co. En to­do ca­so, sa­lir abrup­ta­men­te de un ca­lle­jón tan tri­lla­do re­du­pli­ca la ne­ce­si­dad de ele­gir con cui­da­do don­de po­ner el pie. Na­die, al fin, po­drá pre­ten­der des­de aho­ra re­te­ner en so­li­ta­rio las lla­ves del cor­ti­jo y eso no ca­be du­da de que ha de re­sul­tar po­si­ti­vo en una vi­da pú­bli­ca em­pe­que­ñe­ci­da por el há­bi­to de la he­ge­mo­nía. Ha­brá que acos­tum­brar­se, pues, a un mo­de­lo de re­la­ción, se­gu­ro que más prós­pe­ro pe­ro tam­bién más de­li­ca­do.

Cua­ren­ta años mal con­ta­dos de au­to­no­mía tras otros cua­ren­ta de dic­ta­du­ra han he­cho de An­da­lu­cía un su­je­to po­lí­ti­co es­pe­cia­lí­si­mo que ten­drá que apren­der a con­lle­var­se con una no­ción de la vi­da pú­bli­ca por com­ple­to dis­tin­ta. La «vo­lun­tad ab­so­lu­ta» ha­brá des­apa­re­ci­do en ese ám­bi­to y ello quie­re de­cir que re­sul­ta­rá im­pres­cin­di­ble ejer­ci­tar una vo­lun­tad de con­sen­so, has­ta el mo­men­to inusual, su­pe­ra­do­ra de nues­tra ya vie­ja con­cep­ción feu­dal del Po­der y plano po­si­bi­li­tan­te de un sis­te­ma de con­vi­ven­cia ba­sa­do en la «auc­to­ri­tas» más que en la me­ra «po­tes­tas».

Otra vez, eso sí, con una cla­se po­lí­ti­ca en bue­na me­di­da no­va­ta —tam­bién lo era la que inau­gu­ró la au­to­no­mía, por su­pues­to—, lo que exi­gi­rá ex­tre­mar la pru­den­cia eli­mi­nan­do, en la me­di­da de lo po­si­ble, la ten­ta­ción ra­di­cal. No se­rá fá­cil di­se­ñar por fin un mo­de­lo so­cio­eco­nó­mi­co rea­lis­ta, ni ges­tio­nar una Ad­mi­nis­tra­ción he­cha a la me­di­da del par­ti­do sa­lien­te, co­mo no lo se­rá des­mon­tar un tin­gla­do clien­te­lis­ta que, co­mo es ló­gi­co, tra­ta­rá por to­dos los me­dios de per­pe­tuar­se. Pe­ro no lo se­rá, so­bre to­do, mien­tras el nue­vo Po­der —por en­ci­ma y por de­ba­jo de sus for­zo­sos con­di­cio­na­mien­tos— no con­si­ga ofre­cer una ima­gen tan só­li­da co­mo equi­li­bra­da que ali­vie el gra­ve y ex­pli­ca­ble pe­si­mis­mo co­lec­ti­vo que man­tie­ne hoy dis­tan­cia­dos a los an­da­lu­ces de su di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca. Re­cu­pe­rar la con­fian­za, an­tes que na­da, evi­tar to­da idea de re­van­cha, in­ten­tar el au­tén­ti­co mi­la­gro que se­ría sa­near un cuer­po social tan lar­ga­men­te mal­tra­ta­do. La nue­va po­lí­ti­ca tie­ne que ser, por ne­ce­si­dad, bas­tan­te más que un re­le­vo. Quien­quie­ra que ob­ten­ga el du­ro pri­vi­le­gio de in­ten­tar­lo tie­ne es­ta vez en el pa­sa­do un es­pe­jo más que elo­cuen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.