Así na­ció la le­gen­da­ria Bri­ga­da Cos­ta del Sol

Dos de los su­per­vi­vien­tes del pio­ne­ro gru­po po­li­cial na­rran có­mo se for­jó la his­to­ria de la pri­me­ra bri­ga­da an­ti­dro­ga de Es­pa­ña, que aho­ra Me­dia­set y Net­flix re­tra­tan en una se­rie

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - J.J. MA­DUE­ÑO MÁ­LA­GA

Fer­nan­do Ca­ma­cho to­da­vía re­cuer­da las ma­trí­cu­las de mu­chos de los co­ches de tra­fi­can­tes que si­guió, en sus años en ac­ti­vo, den­tro de la bri­ga­da Cos­ta del Sol. Es uno de los po­cos in­te­gran­tes que que­dan vi­vos de aquel gru­po pio­ne­ro. Na­da to­dos los días pa­ra man­te­ner una do­len­cia de­ge­ne­ra­ti­va a raya, por la mis­ma que es­tá ju­bi­la­do des­de que te­nía 53 años. Lo hi­zo con dos cru­ces ro­jas, «que son pen­sio­na­das». To­dos tie­nen una, ex­cep­to Ca­ma­cho, apo­da­do «El Chino», que fue el que más tiem­po es­tu­vo en la bri­ga­da. Son las con­de­co­ra­cio­nes por los ser­vi­cios pres­ta­dos, en un tiem­po don­de el trá­fi­co de dro­gas co­men­za­ba a ser in­ci­pien­te en la zo­na. «Se de­tec­tó que ha­bía mo­vi­mien­to y que no se po­día con­tro­lar des­de Ma­drid», ex­pli­ca Ca­ma­cho, co­mo ra­zón pa­ra la crea­ción de un gru­po pio­ne­ro, que fue la pri­me­ra bri­ga­da an­ti­dro­ga ads­cri­ta a un te­rri­to­rio.

La his­to­ria es­tá sien­do ro­da­da por Me­dia­set y Net­flix, que se am­pa­ra­rá en las vi­das de Jo­sé Ca­bre­ra, Fer­nan­do Ca­ma­cho, Ri­car­do Ruiz Coll, Ce­ci­lio Oli­va, Mar­tín Bo­la­ños, Mar­cos Mar­tí­nez, Luis de la To­rre, Gon­za­lo Prie­to y Au­gus­to Blan­co pa­ra con­tar los pri­me­ros pa­sos con­tra el nar­co­trá­fi­co des­de To­rre­mo­li­nos. Los que dio un re­du­ci­do gru­po de agen­tes sin for­ma­ción en la ma­te­ria en fe­bre­ro de 1976. En un prin­ci­pio, en­tra­ron so­lo seis ba­jo las ór­de­nes de An­to­nio Díaz Be­ni­to, que era el úni­co que te­nía al­go de co­no­ci­mien­tos so­bre dro­gas por ha­ber es­ta­do des­ti­na­do en Ro­ta. «Allí con los ame­ri­ca­nos sí ha­bía al­go de trá­fi­co», se­ña­la Ca­ma­cho, que fue uno de los fun­da­do­res, lle­ga­do des­de Al­me­ría.

Los re­clu­ta­ron y co­men­za­ron a tra­ba­jar, crean­do una es­tre­cha fra­ter­ni­dad en un ha­bi­tácu­lo de una an­ti­gua ofi­ci­na de Co­rreos de To­rre­mo­li­nos. Allí se pu­so una co­mi­sa­ría de dis­tri­to Je­sús Cas­tro, uno de los ac­to­res que da vi­da a los agen­tes an­ti­dro­ga en la se­rie te­le­vi­si­va de Me­dia­set y Net­flix en 1975, don­de sur­gió el gru­po ba­jo las ór­de­nes di­rec­tas de la Bri­ga­da Cen­tral An­ti­dro­ga de Ma­drid. Eran días com­pli­ca­dos. El gru­po tra­ba­ja­ba du­ro, no ha­bía tre­gua. Per­se­cu­cio­nes, con­fi­den­tes, de­ten­cio­nes… Los días se su­ce­dían y las ho­ras de tra­ba­jo se acu­mu­la­ban. «Sa­lías en un se­gui­mien­to y lo mis­mo lla­ma­bas a ca­sa des­de una cabina de Se­vi­lla pa­ra de­cir que no re­gre­sa­bas», re­cuer­da Ca­ma­cho, que re­sal­ta que hu­bo quien se fue has­tia­do, ya que ca­da éxi­to ge­ne­ra­ba la lle­ga­da de otra ban­da.

En una de esas va­can­tes en­tró Ri­car­do Ruiz Coll. Lle­gó cuan­do el gru­po ya te­nía un ba­ga­je de uno o dos años. «Me tu­vie­ron que acep­tar los com­pa­ñe­ros», apun­ta. Eran los miem­bros de la bri­ga­da los que pa­sa­ban el fil­tro al nue­vo. Ri­car­do Ruiz Coll aho­ra es­tá re­ti­ra­do y vi­ve en Tai­lan­dia. Du­ran­te sus años en el gru­po fue el se­ñue­lo. Ha­bla in­glés y fran­cés y se ha­cía pa­sar por un tra­fi­can­te sui­zo pa­ra in­fil­tra­se en los acuer­dos de dro­ga. «Cuan­do se to­ca­ba el pe­lo nos lan­zá­ba­mos, pe­ro salía co­rrien­do y huía, pa­ra no des­cu­brir la ta­pa­de­ra», ex­pli­ca Ca­ma­cho, que se­ña­la que fue­ron pio­ne­ros en re­que­rir ma­te­rial in­cau­ta­do pa­ra lu­char con­tra el trá­fi­co.

Di­ne­ro fal­so

Así, un juez les de­jó que­dar­se 300.000 eu­ros fal­sos de­co­mi­sa­dos en una ope­ra­ción. Los usa­ban en un ma­le­tín cuan­do Ruiz Coll se in­fil­tra­ba. Re­cuer­dan las per­se­cu­cio­nes con el 127 o el Sim­ca 1200 a vehícu­los de al­ta ga­ma por la N-340. «Si re­co­no­cía la ma­trí­cu­la, dá­ba­mos la vuel­ta allí mis­mo y a por él», apun­ta Ca­ma­cho, que aña­de que pi­die­ron que­dar­se con co­ches de los tra­fi­can­tes o me­dios pa­ra las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas. «Al prin­ci­pio se pin­cha­ba el te­lé­fono y te­nías que es­pe­rar a que so­na­ra, ha­cien­do guar­dia, pa­ra po­ner­te a es­cu­char», re­la­ta Ca­ma­cho, que di­ce que to­do fue más sen­ci­llo cuan­do apa­re­ció un mag­ne­tos­co­pio que hi­cie­ron que sal­ta­ra de for­ma au­to­má­ti­ca cuan­do en­tra­ba la se­ñal. Na­rran las ho­ras bus­can­do di­rec­cio­nes en la guía de te­lé­fo­nos. «Con­tá­ba­mos los pul­sos de la mar­ca­ción del te­lé­fono, sa­cá­ba­mos el nú­me­ro y lue­go íba­mos a la guía, has­ta que lo te­nía­mos. Así en­con­tra­mos va­rias di­rec­cio­nes de tra­fi­can­tes», afir­ma Ruiz Coll. Pi­lla­ron un car­ga­men­to de ha­chís que via­ja­ba en un ve­le­ro ave­ria­do ha­cia Ita­lia o a un es­cu­rri­di­zo nar­co bus­ca­do por Alemania. «Los ale­ma­nes nos di­je­ron que po­día es­tar en Má­la­ga o en Ali­can­te. Se ha­bían con­fun­di­do por­que guar­da­ba la dro­ga en la Ven­ta El Ali­ca­te», ríe Ca­ma­cho. En la ac­tua­li­dad so­lo que­dan vi­vos tres de es­tos hé­roes de la Po­li­cía Na­cio­nal, jun­to a Ca­ma­cho y Ruiz Coll, so­lo Luis de la To­rre so­bre­vi­ve pa­ra con­tar la le­yen­da de los pri­me­ros hom­bres que com­ba­tie­ron el trá­fi­co de dro­gas en la Cos­ta del Sol.

FRAN­CIS SIL­VA

Fer­nan­do Ca­ma­cho y Ri­car­do Ruiz Coll, dos de los miem­bros de la mí­ti­ca bri­ga­da po­li­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.