Ase­so­res de Trump se ofre­cen a Vox pa­ra ex­ten­der su ideo­lo­gía por Eu­ro­pa

∑ «Make Spain great again!», di­cen des­de el en­torno del pre­si­den­te

ABC (Sevilla) - - ESPAÑA - de los Es­ta­dos Uni­dos DAVID ALANDETE WAS­HING­TON

En los círcu­los del po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta, que ya ha co­se­cha­do éxi­tos de­ci­si­vos a am­bos la­dos del Atlán­ti­co, la mi­ra­da es­tá pues­ta en Es­pa­ña. Cuan­do es­ta se­ma­na se le pre­gun­ta a Jack Po­so­biec por el re­sul­ta­do de Vox en las elec­cio­nes an­da­lu­zas, ex­cla­ma, ca­si sin pen­sar­lo: «Make Spain great again!». Po­so­biec es un gran pro­vo­ca­dor de la ex­tre­ma de­re­cha, un ac­ti­vis­ta que de­fien­de a Trump a ul­tran­za y uno de los lí­de­res de opinión más cé­le­bres en­tre las fuer­zas del nue­vo na­cio­na­lis­mo.

Su diag­nós­ti­co so­bre lo que va a su­ce­der en Es­pa­ña es sin du­da bueno pa­ra Vox y de­be­ría in­quie­tar al ‹sta­tus quo›. «Es una ten­den­cia glo­bal, que co­men­zó con el Bre­xit, vino a EE.UU. y ha ba­rri­do Po­lo­nia, Hun­gría y Aus­tria. Tam­bién ha en­tra­do en Fran­cia, con los cha­le­cos ama­ri­llos. Y si es­cu­cha­mos lo que di­cen los lí­de­res de Vox, pa­re­ce que quie­ren so­lu­cio­nar los mis­mos pro­ble­mas que el res­to de fuer­zas», di­ce Po­so­biec, tan influyente co­mo que le ha re­tui­tea­do el pro­pio pre­si­den­te de EE.UU.

Bien­ve­ni­da a Es­pa­ña

Es­ta se­ma­na, el ac­ti­vis­ta par­ti­ci­pó en una con­fe­ren­cia en Was­hing­ton ba­jo el le­ma de Ame­ri­can Prio­rity, en las que, des­de la dis­tan­cia, se dio la bien­ve­ni­da a Es­pa­ña al club de paí­ses cu­yo sis­te­ma po­lí­ti­co se ha vis­to per­tur­ba­do por la irrup­ción de la de­re­cha po­pu­lis­ta.

Una le­gión de ac­ti­vis­tas y es­tra­te­gas se fi­ja aho­ra en Eu­ro­pa co­mo un cam­po al que ex­por­tar el mo­vi­mien­to que au­pó a Trump. Su más cé­le­bre aban­de­ra­do es Ste­ve Ban­non, pe­ro no es el úni­co, ni el más influyente, en con­gra­tu­lar­se por el au­ge de Vox en los son­deos.

«A Es­pa­ña le ha­cía fal­ta un par­ti­do que de­fen­die­ra esas ideas», ase­gu­ra Mi­ke Gon­zá­lez, ana­lis­ta prin­ci­pal de la fun­da­ción He­ri­ta­ge, el ‹think tank› aho­ra con más pe­so en la Ca­sa Blan­ca. «Siem­pre he pen­sa­do que era una des­gra­cia que Es­pa­ña fue­ra el úni­co país im­por­tan­te de Eu­ro­pa que ca­re­cía de un par­ti­do real­men­te con­ser­va- dor. El PP no lo ha si­do y por fin hay al­guien que ha­bla del in­te­rés na­cio­nal, ba­jar los im­pues­tos o de la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia».

Si hay un vi­ve­ro de ideas del ‹trum­pis­mo›, ese es la fun­da­ción He­ri­ta­ge. Unos 70 exem­plea­dos su­yos se in­cor­po­ra­ron al Gobierno del nue­vo pre­si­den­te en 2016. Aquel mis­mo año, el «think tank» brin­dó a la Ca­sa Blan­ca un lis­ta­do de 334 me­di­das de las que ha cum­pli­do la ma­yo­ría: ba­jar im­pues­tos, eli­mi­nar re­gu­la­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, ele­gir a jue­ces con­ser­va­do­res, aca­bar con po­lí­ti­cas de gé­ne­ro y de­fen­der la fa­mi­lia tra­di­cio­nal, en­tre otras.

Fuen­tes de He­ri­ta­ge ase­gu­ran que han man­te­ni­do con­tac­to con Vox a tra­vés de Ro­cío Mo­nas­te­rio, su can­di­da­ta en Ma­drid, y se han ofre­ci­do a se­guir ase­so­ran­do al par­ti­do pa­ra un de­ci­si­vo asal­to a la po­lí­ti­ca na­cio­nal. En enero, Ban­non, ar­tí­fi­ce de la vic­to­ria de Trump, pre­vé lan­zar en Eu­ro­pa su coa­li­ción po­pu­lis­ta pa­ra las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo de 2019. Pa­ra ello ha uni­do fuer­zas con el po­lí­ti­co bel­ga Mis­chaël Mo­dri­ka­men. Am­bos han in­vi­ta­do a Vox a unir­se a un gru­po bau­ti­za­do co­mo ‹El Mo­vi­mien­to›, pa­ra el cual han tan­tea­do tam­bién a La Li­ga de Mat­teo Sal­vi­ni en Ita­lia, al Fren­te Na­cio­nal fran­cés de Ma­ri­ne Le Pen y al Par­ti­do por la Li­ber­tad del ho­lan­dés Geert Wil­ders. Vox aún no ha con­fir­ma­do si pla­nea unir­se a ellos o no, aun­que ha es­ta­do en con­tac­to con am­bos.

El eje Was­hing­ton-Bru­se­las

En abril, el ase­sor de Vox Ra­fael Bar­da­jí se reunió en Was­hing­ton con Ban­non, quien le tras­la­dó que, en su opinión, «es muy im­por­tan­te que en Es­pa­ña exis­ta un par­ti­do ba­sa­do en la so­be­ra­nía y la iden­ti­dad del pue­blo es­pa­ñol, y dis­pues­to a de­fen­der sus fron­te­ras». El es­tra­te­ga nor­te­ame­ri­cano si­tuó Es­pa­ña en­tre sus prio­ri­da­des. Hoy, Ban­non di­vi­de su tiem­po en­tre EE.UU. y Bru­se­las –ayer par­ti­ci­pó jun­to a Ma­ri­ne Le­pen en un ac­to en la ca­pi­tal bel­ga– y con­si­de­ra que las pró­xi­mas elec­cio­nes eu­ro­peas se­rán en reali­dad «una es­pe­cie de elec­ción pre­si­den­cial a ni­vel con­ti­nen­tal eu­ro­peo».

De tras­fon­do en es­ta ini­cia­ti­va se en­cuen­tra la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de to­do Eu­ro­pa. Ce­rrar la fron­te­ra fue la pro­me­sa es­tre­lla de Trump. Quie­nes le ayu­da­ron a lle­gar al po­der creen que el ejem­plo pue­de ser­vir­le a Eu­ro­pa an­te su pro­pia cri­sis mi­gra­to­ria. «Lo que ocu­rrió en Eu­ro­pa, la lle­ga­da ma­si­va de in­mi­gran­tes y el au­men­to de la cri­mi­na­li­dad, es al­go que he­mos su­fri­do ya en Amé­ri­ca», opi­na Cynt­hia Dun-

El «think tank» de Trump He­ri­ta­ge ha man­te­ni­do con­tac­tos con Vox a tra­vés de su can­di­da­ta ma­dri­le­ña, Ro­cío Mo­nas­te­rio

bar, una ve­te­ra­na po­lí­ti­ca re­pu­bli­ca­na y uno de los gran­des apo­yos de Trump du­ran­te la cam­pa­ña de 2016. «No es que en Amé­ri­ca ha­ya un re­cha­zo al in­mi­gran­te, so­mos una na­ción de in­mi­gran­tes, pe­ro nin­gún país pue­de per­mi­tir­se man­te­ner por mu­cho tiem­po una po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas, se ne­ce­si­tan re­gu­la­cio­nes mi­gra­to­rias», ase­gu­ra en re­fe­ren­cia a los paí­ses del sur de Eu­ro­pa.

Sea en po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, fa­mi­liar o fis­cal, es­tos ac­ti­vis­tas, que han lo­gra­do el con­trol no so­lo del Par­ti­do Re­pu­bli­cano sino tam­bién de la Ca­sa Blan­ca, con­si­de­ran que por fin tie­nen un in­ter­lo­cu­tor en Es­pa­ña, cuar­ta eco­no­mía de la zo­na eu­ro.

«El lar­go ca­mino ha­cia el na­cio­na­lis­mo en Eu­ro­pa aca­ba de co­men­zar», opi­na Theo­do­re Bea­le, un cé­le­bre po­le­mis­ta de la de­re­cha al­ter­na­ti­va que sue­le em­plear el pseu­dó­ni­mo Vox Day. «El or­den mun­dial neo­li­be­ral ha fra­ca­sa­do y el eco­sis­te­ma po­lí­ti­co es­tá cam­bian­do pa­ra adap­tar­se a ese fra­ca­so». Se tra­ta de un len­gua­je que tam­bién ha­blan los lí­de­res de Vox.

El es­lo­gan del par­ti­do que li­de­ra San­tia­go Abas­cal en las elec­cio­nes de 2016 fue «Ha­cer Es­pa­ña gran­de otra vez», ju­gan­do, co­mo ha­cía Po­so­biec, con el le­ma de cam­pa­ña de Trump. Se apro­pia­ron de él an­tes de que Trump ga­na­ra la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos en no­viem­bre de aquel año. Fue una apues­ta que es­ta vez pue­de sa­lir­les bien.

MA­YA BALANYÀ

San­tia­go Abas­cal y su can­di­da­ta pa­ra Ma­drid, Ro­cío Mo­nas­te­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.