MIE­DO

ABC (Sevilla) - - ESPAÑA - POR LUIS HE­RRE­RO

APe­dro Sán­chez, co­mo a Ser­gio Ra­mos, le gus­ta ga­nar los par­ti­dos en el tiem­po de des­cuen­to. Tie­ne una vi­sión he­roi­ca de la po­lí­ti­ca. Le da igual la du­re­za del desafío. Su ex­pe­rien­cia acre­di­ta que la úl­ti­ma ba­la, en el úl­ti­mo mi­nu­to, pue­de cam­biar el signo de la ba­ta­lla. Los pro­nós­ti­cos ad­ver­sos le res­ba­lan. Na­die da­ba un du­ro por él cuan­do de­rro­tó a Eduar­do Ma­di­na en las pri­ma­rias de 2014. Ni cuan­do lle­vó al par­ti­do a la de­ba­cle elec­to­ral de 2015. Ni cuan­do em­peo­ró la si­tua­ción en las de 2016. Ni cuan­do sus ba­ro­nes le apu­ña­la­ron tres me­ses más tar­de. Ni cuan­do se en­fren­tó a Su­sa­na Díaz en el duelo de 2017. Ni cuan­do pro­mo­vió la mo­ción de cen­su­ra de 2018. ¿Por qué de­be­rían achan­tar­le los ma­los pre­sa­gios de 2019?

Sal­ta a la vis­ta que en su con­duc­ta no hay si­tio pa­ra la ban­de­ra blan­ca. Es­tá acos­tum­bra­do a re­ver­tir las si­tua­cio­nes apu­ra­das. Con­fía tan­to en la flor que tie­ne en el cu­lo que da por he­cho que un gol­pe de for­tu­na ven­drá en su ayu­da cuan­do to­do pa­rez­ca per­di­do. Si hu­bie­ra si­do Cus­ter en Litle Big Horn, a Ca­ba­llo Lo­co le ha­bría pi­ca­do una co­bra y los Sioux hu­bie­ran in­te­rrum­pi­do el ata­que pa­ra en­te­rrar su ca­dá­ver. Dé­mos­lo por he­cho: Sán­chez aguan­ta­rá to­do lo que pue­da. No im­por­ta que las ur­nas an­da­lu­zas ha­yan pues­to de ma­ni­fies­to que el des­gas­te del PSOE ga­lo­pa ha­cia el ra­qui­tis­mo. Es­tá con­ven­ci­do de que, en el úl­ti­mo ins­tan­te, al­gún ex­tra­ñó ma­ná cae­rá del cie­lo y ali­men­ta­rá las ur­nas de su par­ti­do.

Doy por ca­si per­di­dos los pin­chos de tor­ti­lla que he apos­ta­do en an­te­rio­res co­lum­nas a fa­vor de las elec­cio­nes en mar­zo. Creí que Sán­chez, cons­cien­te de que per­día vo­tos a pu­ña­dos, con­vo­ca­ría elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­tes de que fue­ra de­ma­sia­do tar­de. No caí en la cuen­ta de que pa­ra él nun­ca es de­ma­sia­do tar­de. Aun­que sa­be que su co­que­teo con el se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán le es­tá es­quil­man­do las ur­nas él se sien­te ca­paz de sol­ven­tar la si­tua­ción me­jor que su ba­ro­ne­sa.

Por eso dis­cre­po de quie­nes pien­san que pre­sen­ta los Pre­su­pues­tos pa­ra per­der­los. Los pre­sen­ta pa­ra ga­nar­los. Mu­chos in­ter­pre­tan su de­ci­sión de dar la ba­ta­lla co­mo una ma­nio­bra pa­ra po­ner de ma­ni­fies­to que ERC y PDECat ya no es­tán en su lis­ta de alia­dos. El ra­zo­na­mien­to tie­ne ló­gi­ca. Si los in­de­pen­den­tis­tas vo­ta­ran en con­tra, Sán­chez po­dría de­cir que no ha ce­di­do a su chan­ta­je y que no exis­ten pac­tos ocul­tos con ellos sus­cri­tos por de­ba­jo de la me­sa. Los elec­to­res, en esas cir­cuns­tan­cias, ten­drían me­nos mo­ti­vos pa­ra cas­ti­gar­le en las ur­nas. Pe­ro a él esa cla­se de ló­gi­ca no le con­ven­ce. Pre­fie­re pen­sar que cuan­to más aguan­te en el po­der más co­sas po­drá ha­cer pa­ra sa­car de la abs­ten­ción a sus vo­tan­tes.

La pre­gun­ta per­ti­nen­te, por lo tan­to, no es cuán­do con­vo­ca­rá Sán­chez las elec­cio­nes, sino cuán­to mar­gen de ma­nio­bra le de­ja­rán los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra que pue­da no ha­cer­lo. Si es ver­dad que el PDECat le ha ga­ran­ti­za­do que no pre­sen­ta­rá en­mien­da a la to­ta­li­dad de los Pre­su­pues­tos ni apo­ya­rá la que pre­sen­ten otros, na­da im­pi­de que la le­gis­la­tu­ra se pro­lon­gue más allá de que ex­pi­re el pla­zo le­gal pa­ra con­vo­car elec­cio­nes en mar­zo. Lue­go ya se ve­rá. Sán­chez no ha­ce pla­nes por an­ti­ci­pa­do. Los ba­ro­nes te­rri­to­ria­les que tie­nen ho­ra en las ur­nas el 26 de ma­yo tra­tan de ha­cer­le ver que esa es­tra­te­gia le con­vier­te en rehén de To­rra y que en esas con­di­cio­nes re­sis­tir es un sui­ci­dio. Pe­ro él no ha­ce ni ca­so.

Es­tá con­ven­ci­do de que Vox, en el úl­ti­mo mi­nu­to, le sa­ca­rá del lío. Cree que di­vi­di­rá el vo­to de la de­re­cha y que vis­to lo vis­to en An­da­lu­cía pro­vo­ca­rá que el de la iz­quier­da se mo­vi­li­ce. Pin­cho de tor­ti­lla y ca­ña a que Abas­cal se­rá pa­ra Sán­chez, a par­tir de aho­ra, lo que fue Igle­sias pa­ra Ra­joy: el es­pan­ta­jo del mie­do. ¿Fun­cio­na­rá? A las prue­bas me re­mi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.