Mo­reno va a en­con­trar­se con una Jun­ta don­de tie­ne a los enemi­gos en nó­mi­na

EL MAL PER­DER

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - AN­TO­NIO BUR­GOS

LO que me pi­de el cuer­po es fe­li­ci­tar a Juan Ma­nuel Mo­reno Bo­ni­lla, pre­si­den­te «in pec­to­re» de An­da­lu­cía, el pri­me­ro no so­cia­lis­ta, por có­mo han lle­va­do las ne­go­cia­cio­nes has­ta lle­gar a re­unir los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en su in­ves­ti­du­ra. Di­cen que to­do ha si­do una tea­tra­li­za­ción, ca­so en el que ha­brá que dar­les el pre­mio Va­lle-Inclán, por­que, la ver­dad, en­tre mar­tes y miér­co­les hu­bo mo­men­tos de an­gus­tia, cuan­do ya ha­bían acor­da­do PP y Ciu­da­da­nos la coa­li­ción de go­bierno y sa­lió Vox con sus pro­pues­tas des­ca­be­lla­das. Echa­bas las cuen­tas, y no sa­lía la ma­yo­ría. Y mien­tras tan­to, Su­sa­na Díaz, acu­la­da en ta­blas y pe­gan­do de­rro­tes, anun­cian­do que con el apo­yo de su ín­ti­ma enemi­ga la mu­jer del Ki­chi es­ta­ba dis­pues­ta a pre­sen­tar­se a la in­ves­ti­du­ra co­mo la lis­ta más vo­ta­da y de­rro­ta­da por lo que (si usa­mos los mis­mos tér­mi­nos que so­le­mos pa­ra la iz­quier­da) ha si­do un tra­ba­ja­dí­si­mo Pac­to de Per­de­do­res. Al que los que pa­ra man­te­ner­se en el po­der pac­tan con los proeta­rras, los gol­pis­tas se­pa­ra­tis­tas y los co­mu­nis­tas bo­li­va­ria­nos lla­man «de la ver­güen­za». ¿Ten­drán po­ca ver­güen­za?

Si fue to­do una tea­tra­li­za­ción, ha si­do de «sus­pen­se», con el tiem­po en los ta­lo­nes. Por­que si Vox no se ba­ja del bu­rro (per­dón, del ca­ba­llo de la Re­con­quis­ta del ví­deo elec­to­ral de Abas­cal), Su­sa­na Díaz con Po­de­mos ha­bría lle­ga­do a su­mar más vo­tos que PP con Cs, y no hu­bie­ra si­do po­si­ble es­ta coa­li­ción de go­bierno y pac­to de in­ves­ti­du­ra por la que fe­li­ci­to a Mo­reno Bo­ni­lla, co­mo a los que en Ma­drid y en Se­vi­lla han mu­ñi­do es­ta obra de ar­te po­lí­ti­co. Pe­ro aun­que el cuer­po y la cor­te­sía me piden tal fe­li­ci­ta­ción, lo más rea­lis­ta qui­zá sea dar­le el pé­sa­me a Mo­reno Bo­ni­lla. Por lo que se va a en­con­trar. Por el mal per­der que tie­ne la iz­quier­da. Y por lo que va a te­ner que aguan­tar mo­vi­li­za­do por el odio re­van­chis­ta de ese mal per­der. Aun­que al­guien le qui­tó de la ca­be­za a San­tia­go Abas­cal la lo­cu­ra de la im­po­pu­lar de­ro­ga­ción de la ley con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, ya an­dan las fe­mi­nis­tas pro­fe­sio­na­les de los chi­rin­gui­tos con­vo­can­do un cer­co al Par­la­men­to An­da­luz co­mo si la hu­bie­ran qui­ta­do. No leen, se dejan lle­var por la pro­pa­gan­da de la de­ma­go­gia. Sin leer su pro­gra­ma lla­ma­ron an­tes in­cons­ti­tu­cio­nal, ma­chis­ta, xe­nó­fo­bo y por su­pues­to fa­cha a Vox, y pien­san se­guir por ese ca­mino. La iz­quier­da sue­le echar­se a la calle (o a la Re­vo­lu­ción de As­tu­rias) pa­ra re­cu­pe­rar lo que pier­de en las ur­nas. No le arrien­do las ga­nan­cias a Mo­reno de lo di­fí­cil que le va a po­ner la gobernación de An­da­lu­cía ese mal per­der de la iz­quier­da. La que le es­pe­ra es me­nu­da: des­mon­tar 37 años de Ré­gi­men, la te­la de ara­ña del clien­te­lis­mo, los chi­rin­gui­tos don­de es­tán es­ta­bu­la­dos en tro­pel los pa­nia­gua­dos. Sí, ya sé que en la Jun­ta hay mu­cho fun­cio­na­rio efi­caz de ca­rre­ra y opo­si­ción que cum­ple con su de­ber dia­rio y no le de­be na­da al PSOE, sino a su pro­pio es­fuer­zo y que qui­zá has­ta ha si­do pos­ter­ga­do en be­ne­fi­cio de los del car­né. Pe­ro aque­llo es­tá tam­bién lleno de ami­gue­tes a los que han he­cho fi­jos de plan­ti­lla, y a los que Mo­reno no po­drá echar. Mo­reno va a en­con­trar­se con una Jun­ta don­de tie­ne a los enemi­gos en nó­mi­na. Co­mo los chi­rin­gui­tos de las em­pre­sas pú­bli­cas, gato al que es muy di­fí­cil po­ner­le el cas­ca­bel, y si sa­bré yo de ga­tos. Ya es­toy vien­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los en­chu­fa­dos de los chi­rin­gui­tos por des­mon­tar dán­do­le una ca­ce­ro­la­da a Mo­reno a las puer­tas de San Tel­mo.

¿Y lo de Ma­rín? ¿Y esa pe­rra de Ma­rín, con tan po­ca educación, de no que­rer sen­tar­se con Vox y mu­cho me­nos que le ha­gan una foto? Pues mi­re, se­ñor Ma­rín: us­ted, que no tu­vo an­tes re­pa­ros en apo­yar a Su­sa­na y aho­ra de sen­tar­se en la es­ta­ción de Je­rez con los que que­rían a úl­ti­ma ho­ra evi­tar el go­bierno de la de­re­cha y des­alo­jo del PSOE, es­tá ahí de vi­ce­pre­si­den­te gra­cias a los 12 diputados, 12, de Vox. Y su co­rre­li­gio­na­ria la pre­si­den­ta del Par­la­men­to, igual. Y hu­ye de Vox co­mo del de­mo­nio pa­ra que no lo sa­quen en la foto y se le es­pan­ten sus vo­tan­tes pro­gres ca­si de mar­ca blan­ca del PSOE. Así que no sé yo qué se­rá peor: si el mal per­der de unos o el mal ga­nar de otros. Y es­to no ha he­cho más que em­pe­zar...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.