La iz­quier­da no sa­be per­der

Mar­las­ka o Co­lau y va­rios con­se­je­ros an­da­lu­ces en funciones, des­di­bu­jan el pac­to del cam­bio co­mo el de un go­bierno ul­tra

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - J.M. SE­RRANO JUAN J. BORRERO SE­VI­LLA

Las con­sig­nas son cla­ras: se­guir cen­tran­do en la ul­tra­de­re­cha el pro­ta­go­nis­mo del his­tó­ri­co cam­bio po­lí­ti­co an­da­luz –aún a ries­go de otor­gar pro­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co a Vox–, presionar a Ciu­da­da­nos y ali­men­tar el bu­lo de que hay «un acuer­do se­cre­to» del fu­tu­ro Go­bierno re­gio­nal de cara a una au­tén­ti­ca an­da­na­da ul­tra. El men­sa­je no se cir­cuns­cri­be a trolls de re­des so­cia­les ni se que­da en por­ta­vo­ces or­gá­ni­cos de los par­ti­dos, sino que mi­nis­tros, pre­si­den­tes de co­mu­ni­dad, al­cal­de­sas y has­ta al­gu­nos de los con­se­je­ros an­da­lu­ces en funciones, que de­be­rían es­tar de­di­ca­dos en es­tos días a pre­pa­rar el traspaso de po­de­res, se suman al co­ro de las iz­quier­das pa­ra des­pres­ti­giar al fu­tu­ro go­bierno an­da­luz in­clu­so an­tes de que se co­noz­ca su com­po­si­ción. La mo­ra­to­ria de los cien días de los que go­za­ba to­do nue­vo go­bierno de­be ser co­sa del pasado. En nin­guno de las reac­cio­nes se ad­mi­te que tan­to el Go­bierno de PP y Cs, co­mo el apo­yo que re­ci­bi­rá la in­ves­ti­du­ra por Vox, es el re­fle­jo del re­sul­ta­do elec­to­ral de unas elecciones de­mo­crá­ti­cas.

En­tre los «preo­cu­pa­dos» por el pac­to an­da­luz, se en­cuen­tra el mi­nis­tro del In­te­rior, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, que ayer tras inau­gu­rar el cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil de Prie­go de Cór­do­ba se re­fi­rió a la «ra­di­ca­li­za­ción» que re­pre­sen­ta el pac­to an­da­luz en­tre PP y Vox, del que di­jo «es cóm­pli­ce Ciu­da­da­nos». Gran­de-Mar­las­ka, mi­nis­tro gra­cias al pac­to sus­cri­to por Pe­dro Sán­chez pa­ra «des­alo­jar» a Ra­joy de la Mon­cloa, con­si­de­ra que An­da­lu­cía «pue­de vol­ver a un mun­do en blan­co y ne­gro» y vin­cu­la los acuer­dos del pac­to co­mo una re­gre­sión an­te la que «el Go­bierno es­ta­rá vi­gi­lan­te».

En­tre los mu­chos po­lí­ti­cos es­pa­ño­les que ayer opi­na­ron pú­bli­ca­men­te del pac­to an­da­luz Ada Co­lau, al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na y lí­der de co­mu­nes, lla­ma­ba «al de­ber de to­dos de no nor­ma­li­zar un acuer­do con una fuer­za que tie­ne po­si­cio­nes que vul­ne­ran los de­re­chos hu­ma­nos» y se re­fi­rió al «odio» del pac­to en­tre Vox, Ciu­da­da­nos y el PP pa­ra gobernar en An­da­lu­cía, ex­pre­san­do en re­des so­cia­les su apo­yo «a to­da la bue­na gen­te an­da­lu­za ame­na­za­da».

Mo­vi­li­za­cio­nes

En­tre tan­ta reac­ción po­lí­ti­ca dis­tin­tos co­lec­ti­vos vin­cu­la­dos a la iz­quier­da si­guen pro­po­nien­do mo­vi­li­za­cio­nes, al­gu­nas an­te el Par­la­men­to en torno a la in­ves­ti­du­ra de Mo­reno co­mo la anun­cia­da por los co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas o el «ro­dea el Par­la­men­to» que or­ga­ni­za el Sin­di­ca­to SAT, vin­cu­la­do al dipu­tado de Po­de­mos Die­go Ca­ña­me­ro. Pa­ra hoy, y sin iden­ti­fi­car a los pro­mo­to­res, se con­vo­ca a tra­vés de re­des so­cia­les en Gra­na­da una ma­ni­fes­ta­ción «an­ti­fas­cis­ta», si­mi­lar a la que ge­ne­ró in­ci­den­tes tras las elecciones del 2 de diciembre.

En­tre los más lla­ma­ti­vos «re­ci­bi­mien­tos» al nue­vo Go­bierno es­tán los de va­rios con­se­je­ros en funciones del Eje­cu­ti­vo an­da­luz. Sán­chez Ru­bio (Igual­dad) se en­tre­ga­ba a la con­sig­na del PSOE de re­fe­rir­se a una «agenda ocul­ta» del fu­tu­ro Go­bierno, de la que no tie­ne nin­gu­na cons­tan­cia «por­que las agen­das ocul­tas no se sa­ben»; Fer­nán­dez (Turismo) au­gu­ra que el de PP y Cs se­rá «un mal go­bierno» por «la en­tra­da de la ul­tra­de­re­cha» y aven­tu­ra que los an­da­lu­ces «van a te­ner pro­ble­mas pa­ra man­te­ner la ca­li­dad de mu­chos de los ser­vi­cios» por lo que con­si­de­ra­ba que ayer, una vez con­fir­ma­do el his­tó­ri­co cam­bio po­lí­ti­co an­da­luz, «no era un buen día» pa­ra An­da­lu­cía. Su com­pa­ñe­ro en el Go­bierno sa­lien­te Jo­sé Fis­cal (Me­dio Am­bien­te) acu­sa­ba a PP y Cs de «abrir la puer­ta a la ul­tra­de­re­cha» y se re­fe­ría al pac­to co­mo «un es­cán­da­lo en Eu­ro­pa». En la Co­mi­sión Eu­ro­pea, mien­tras tan­to, la por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio rehu­sa­ba pro­nun­ciar­se so­bre el pac­to an­da­luz: «La CE nun­ca co­men­ta so­bre la for­ma­ción de go­bier­nos re­gio­na­les», di­jo.

Con­sig­nas Dar to­do el pro­ta­go­nis­mo a Vox, presionar a Cs y ha­blar de una «agenda ocul­ta» del fu­tu­ro Go­bierno

/RAFA ALCAIDE

El mi­nis­tro de In­te­rior, Gran­de-Mar­las­ka, ayer en la inau­gu­ra­ción del cuar­tel de Prie­go de Cór­do­baEFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.