Tu me­mo­ria per­ma­ne­ce­rá con no­so­tros

Ha de­ja­do una hue­lla im­bo­rra­ble en to­dos los que he­mos tenido la suer­te de ha­ber­lo co­no­ci­do

ABC (Sevilla) - - NECROLÓGICAS Y ESQUELAS - JA­VIER DEL BOZ MADUEÑO

SE ha aca­ba­do el año y unos días an­tes se nos ha ido una per­so­na ex­cep­cio­nal, sencilla, altruista, co­fra­de, muy se­vi­llano y, so­bre to­do, un gran ami­go. Ig­na­cio, con 63 años, ha de­ja­do una hue­lla im­bo­rra­ble en to­dos los que he­mos tenido la suer­te de ha­ber­lo co­no­ci­do… y so­mos mu­chos. Es mues­tra de ello que el ta­na­to­rio de Dos Her­ma­nas se en­con­tra­ba aba­rro­ta­do al igual que la Igle­sia del Cerro del Águi­la don­de se ce­le­bró su fu­ne­ral, mul­ti­tu­di­na­rio, an­te su Vir­gen de los Dolores.

Ha­ce mu­chos años fun­dó y lle­vó per­so­nal­men­te el bar Los Ca­mi­nan­tes, en Mon­te­quin­to, ayu­da­do en to­do mo­men­to de una mu­jer de su ta­lla hu­ma­na, Ma­ri Car­men, a la que ado­ra­ba.

Los Ca­mi­nan­tes, en alu­sión a un gru­po de ro­cie­ros, don­de él y Ma­ri Car­men siem­pre es­ta­ban, te­nía un enor­me éxi­to, siem­pre es­ta­ba lleno, ma­ña­nas y no­ches de­bi­do al gran tra­to que da­ban, a la ca­li­dad y pre­cio de sus pro­duc­tos y a la ge­ne­ro­si­dad que de­rro­cha­ba. Ce­rra­ba pun­tual­men­te, ca­da día, a las 12 de la no­che con la Sal­ve Ro­cie­ra.

Tra­ba­ja­dor in­fa­ti­ga­ble, de­jó, ha­ce unos años, el ne­go­cio a sus em­plea­dos cuan­do di­ver­sos pro­ble­mas de sa­lud y, so­bre to­do, una ar­tro­sis se­ve­ra en am­bos hom­bros, no le per­mi­tían rea­li­zar los gran­des es­fuer­zos que siem­pre ha­cía.

Al­truís­ta, co­mo di­je al principio, me cons­ta la gran can­ti­dad de per­so­nas y fa­mi­lias que han si­do ayu­da­das por él cuan­do le lle­ga­ban a sus oí­dos si­tua­cio­nes di­fí­ci­les y lo ha­cía sin que su mano iz­quier­da su­pie­ra lo que ha he­cho la de­re­cha. Ha si­do tan enor­me y de­sin­te­re­sa­da su la­bor en Mon­te­quin­to que he oí­do a mu­chas per­so­nas so­li­ci­tar que ro­tu­len una calle con su nom­bre y creo que lo me­re­ce.

Ha si­do un gran pa­dre, es­po­so, hi­jo y yerno. Ha tenido en su ca­sa has­ta su fa­lle­ci­mien­to a su pa­dre y aún vi­vía con él su sue­gra.

Su rá­pi­do y fa­tal desen­la­ce se pro­du­jo en el hos­pi­tal Vir­gen del Ro­cío tras com­pli­car­se un pro­ble­ma car­día­co y que­dar­se, en UCI, es­pe­ran­do un co­ra­zón pa­ra su tras­plan­te y que nun­ca se­ría tan gran­de co­mo el que él te­nía.

Los días que per­ma­ne­ció, se­da­do, en UCI, Ma­ri Car­men, siem­pre en la puer­ta, sin des­can­so, acom­pa­ña­da de sus hi­jas, aten­día el re­gue­ro in­ter­mi­na­ble de per­so­nas que acu­dían, con­ti­nua­men­te, a in­tere­sar­se por su estado y ma­ni­fes­tar su apo­yo.

En su des­pe­di­da, an­tes de la in­ci­ne­ra­ción, tu­vo Ma­ri Car­men una en­te­re­za dig­na de elo­gio, pro­nun­ció emo­ti­vas y sen­ti­das pa­la­bras que trans­mi­tían el enor­me do­lor de la pér­di­da y fuer­za y es­pe­ran­za pa­ra to­dos.

Se ha ido Ig­na­cio al lu­gar que sin lu­gar a du­das me­re­ce y des­de el que se­gui­rá ve­lan­do por to­dos. Des­can­sa en paz, ami­go, tu me­mo­ria per­ma­ne­ce­rá vi­va en­tre no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.