APREN­DER A HA­CER LA O CON UN CA­NU­TO

La lim­pia en la Jun­ta trae­rá pro­gre­so por­que mu­chos ten­drán que apren­der a ha­cer al­go

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - AL­BER­TO GAR­CÍA RE­YES

EL tra­ba­jo más com­pli­ca­do que tie­ne por de­lan­te el nue­vo go­bierno de la Jun­ta de An­da­lu­cía no es ba­jar los im­pues­tos, ni im­pul­sar el te­ji­do in­dus­trial que el PSOE eli­mi­nó con la con­cer­ta­ción so­cial que dio lu­gar a los ERE, ni aca­bar con las lis­tas de es­pe­ra en los hos­pi­ta­les, ni me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción, ni achi­car la ta­sa de pa­ro, ni per­se­guir el frau­de a la Se­gu­ri­dad So­cial, ni con­tro­lar la eco­no­mía su­mer­gi­da... Qué va. Lo más di­fí­cil que le es­pe­ra en es­tos me­ses es la lim­pia. Por­que la Jun­ta es la em­pre­sa con más tra­ba­ja­do­res de An­da­lu­cía. Un da­to: en 2018, Es­pa­ña só­lo ha con­ta­do con 119 com­pa­ñías de más de cin­co mil em­plea­dos, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca. La Jun­ta, en cam­bio, tie­ne 270.101 tra­ba­ja­do­res en nó­mi­na, de los cua­les 27.000 com­po­nen la lla­ma­da ad­mi­nis­tra­ción pa­ra­le­la. El de­dis­mo. Eso quie­re de­cir que los en­chu­fa­dos ni si­quie­ra se co­no­cen en­tre ellos, por lo que se­rá ca­si im­po­si­ble iden­ti­fi­car­los en su to­ta­li­dad, so­bre to­do en los ni­ve­les ra­sos. Por­que lo que ha he­cho el PSOE ha si­do una ver­da­de­ra la­bor de in­ge­nie­ría la­bo­ral. Los car­gos si­tua­dos en las cú­pu­las de los cien­tos de or­ga­nis­mos que tie­ne la ad­mi­nis­tra­ción cae­rán por su pro­pio pe­so, sal­vo que el PP co­me­ta otra vez la tor­pe­za de acom­ple­jar­se. Pe­ro don­de de ver­dad es­tá el lío es en las ca­ñe­rías, que es­tán pla­ga­das de hi­jos, so­bri­nos, pri­mos, cu­ña­dos, pa­re­jas, ve­ci­nos, afi­lia­dos y de­más miem­bros de las ce­nas de Nochebuena de los ge­ri­fal­tes so­cia­lis­tas. Es de­cir, pa­ra el nue­vo go­bierno, la ad­mi­nis­tra­ción an­da­lu­za es un ni­do de es­pías, así que la úni­ca for­ma de aca­bar con es­to es ac­tua­li­zar la in­for­ma­ción de la plan­ti­lla exi­gien­do a ca­da em­plea­do sus da­tos del Re­gis­tro Ci­vil. Si im­po­nen es­ta con­di­ción, en­ton­ces sí que va­mos a ver gen­te ro­dean­do el Par­la­men­to.

El mé­to­do que ha usa­do el PSOE es de al­to di­se­ño. Al hi­jo del con­ce­jal de un pue­blo de Cá­diz lo co­lo­ca­ba en Se­vi­lla, al de Se­vi­lla en Cá­diz, al cu­ña­do del de­le­ga­do te­rri­to­rial de la Jun­ta en Al­me­ría lo man­da­ba a Gra­na­da, el de Jaén iba pa­ra Al­me­ría... De es­ta for­ma se con­se­guían dos ob­je­ti­vos: que el res­to de tra­ba­ja­do­res no pu­die­ra co­no­cer la co­ne­xión fa­mi­liar de los que en­tra­ban y que fue­ra muy di­fí­cil la de­tec­ción de los en­chu­fes pa­ra evi­tar es­cán­da­los. La Jun­ta in­clu­so uti­li­za­ba em­pre­sas ex­ter­nas pa­ra lle­var a ca­bo es­te tra­ba­jo fino. Se han si­mu­la­do pro­ce­sos de se­lec­ción pa­ra po­ner­le un dis­fraz de le­ga­li­dad al ne­po­tis­mo. Y aho­ra los nue­vos res­pon­sa­bles del go­bierno tie­nen an­te sí un lis­ta­do de nó­mi­nas por pa­gar que ha­ce in­via­ble el pro­gre­so. Una rui­na eco­nó­mi­ca, so­cial, cul­tu­ral y éti­ca. Hay gen­te con más de 20 años co­ti­za­dos que no tie­ne otra fuen­te de in­gre­sos en su vi­da la­bo­ral que la Jun­ta y cu­yo úni­co tí­tu­lo es el car­né de PSOE. Por eso es­tán ha­cien­do tan­to rui­do con­tra el tri­par­ti­to de de­re­chas. No por de­fen­der sus ideas, sino por de­fen­der su pan. Y por eso lo más jus­to que pue­de ha­cer por los an­da­lu­ces el nue­vo go­bierno es una lim­pia con le­jía. Des­en­chu­far la Jun­ta. Apa­gar la luz en los de­par­ta­men­tos inú­ti­les. En­se­ñar a tra­ba­jar a los ni­ños ri­cos del ré­gi­men que nun­ca tu­vie­ron que preo­cu­par­se de sa­ber ha­cer la o con un ca­nu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.