Y LA CUL­TU­RA ¿QUÉ?

En el re­par­to del po­der del nue­vo go­bierno de la Jun­ta la cul­tu­ra ni si­quie­ra se men­cio­na

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - EVA DÍAZ PÉ­REZ

¿AQUIÉN le im­por­ta la cul­tu­ra? En es­tos días de elu­cu­bra­cio­nes so­bre el re­par­to de res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas ape­nas se ha men­cio­na­do quién asu­mi­rá la ges­tión cul­tu­ral. En la tim­ba de la po­lí­ti­ca es un nai­pe que pa­sa des­aper­ci­bi­do co­mo si fue­ra una reali­dad in­vi­si­ble o anec­dó­ti­ca en es­ta tie­rra. Y, sin em­bar­go, si por al­go ha tras­cen­di­do el nom­bre de An­da­lu­cía, ha si­do por los per­so­na­jes de su cul­tu­ra. El pro­duc­to in­te­rior bru­to aquí es la crea­ción, pe­ro en la mio­pía del pre­sen­te eso no cuen­ta.

El nue­vo go­bierno del PP y Ciu­da­da­nos (con Vox al fon­do) se ha re­par­ti­do las con­se­je­rías sin que na­die ha­ya ha­bla­do de qué ocu­rri­rá con la mal­tre­cha reali­dad cul­tu­ral. Pe­ro pa­ra qué en­ga­ñar­nos, la cul­tu­ra se­rá lo de siem­pre: el adorno, la ma­te­ria po­lí­ti­ca don­de apa­re­cen las fo­tos bo­ni­tas, la ges­tión ama­ble. Y así van las co­sas con mo­nu­men­tos que se caen y mi­se­ria pa­ra los crea­do­res.

Hay quien pue­de de­cir que sí se ha ha­bla­do de cul­tu­ra. De he­cho así apa­re­ce en el do­cu­men­to de acuer­do en­tre PP y Vox: «Apo­yar por ley la tau­ro­ma­quia, pro­mo­ver las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les y po­pu­la­res an­da­lu­zas co­mo el fla­men­co o la Se­ma­na San­ta». Es­pe­re­mos que pa­ra el nue­vo go­bierno la cul­tu­ra sea al­go más que eso. Por­que, por otro la­do, aquí en An­da­lu­cía no es pre­ci­sa­men­te una ma­te­ria mal­tra­ta­da.

Con el cam­bio es de es­pe­rar que en­tre ai­re re­no­va­do en al­gu­nas es­tan­cias que han per­ma­ne­ci­do de­ma­sia­do tiem­po ha­bi­ta­das só­lo por un her­mé­ti­co círcu­lo de afinidades po­lí­ti­cas. Sano ejer­ci­cio el del cam­bio cuan­do el po­der se ha con­ver­ti­do en un cor­ti­jo con­tro­la­do por una red de in­fluen­cias y en­chu­fis­mos. Aho­ra, de­be­ría lle­gar la de­mo­li­ción de una ma­cro­es­truc­tu­ra de ges­tión lle­na de la­be­rin­tos, de bu­ro­cra­cias in­ser­vi­bles, de des­pa­chos don­de han vi­vi­do muy bien unos cuan­tos pri­vi­le­gia­dos que aho­ra llo­ran por las es­qui­nas. Pe­ro Cul­tu­ra no ha si­do un sec­tor con or­ga­ni­gra­mas gi­gan­tes, aun­que tam­bién ha te­ni­do de­ri­vas ab­sur­das en su es­truc­tu­ra de ges­tión. Sin em­bar­go, ya exis­te la ame­na­za de que se in­te­gra­rá en otra con­se­je­ría, re­ba­ján­do­la de nue­vo al asun­to me­nor que es pa­ra los po­lí­ti­cos.

Ha­brá que ver qué ocu­rre por­que só­lo en Se­vi­lla hay mul­ti­tud de asig­na­tu­ras pen­dien­tes: las Ata­ra­za­nas, la can­di­da­tu­ra de Itá­li­ca co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, el aban­dono del mo­nas­te­rio de San Isi­do­ro del Cam­po o el re­to de es­tar a la al­tu­ra en el Año Ma­ga­lla­nes. Los nue­vos ges­to­res lo tie­nen fá­cil. Se ha he­cho tan po­co que con un mí­ni­mo ges­to que­da­rán por en­ci­ma de quie­nes es­tu­vie­ron ca­si cua­tro dé­ca­das con­tro­lan­do la me­mo­ria cul­tu­ral de An­da­lu­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.