CATAVENENOS

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - GA­BRIEL ALBIAC

NO tie­ne un catavenenos. Car­los Puig­de­mont no dis­po­ne de ese pro­di­gio bio­ló­gi­co sin cu­ya com­pa­ñía nin­gún se­ñor del si­glo XVI ita­liano se atre­vía a in­ge­rir una mi­ga­ja de ali­men­to en te­rri­to­rio hos­til. Y, aún me­nos, en te­rri­to­rio amistoso. Y, mu­chí­si­mo me­nos aún, en te­rri­to­rio fa­mi­liar. Él se lo pier­de. El catavenenos hon­ra­ba a las me­jo­res ca­sas. Y era un signo de dis­tin­ción, una su­pre­ma obra de ar­te.

Por­que no se tra­ta­ba de un sim­ple sa­bio. Un catavenenos se fa­bri­ca a sí mis­mo a lo lar­go de to­da una vi­da, me­dian­te in­ges­tión me­di­da de do­sis ho­meo­pá­ti­cas de esos pro­duc­tos des­ti­na­dos a ma­tar en ba­rro­cas va­rie­da­des. De­ma­sia­da in­ges­tión se lle­va­ba al apren­diz del ofi­cio por de­lan­te. De­ma­sia­do po­ca lo in­ha­bi­li­ta­ba pa­ra dis­tin­guir un bom­bón de men­ta de un chu­te de can­ta­re­la. Sin un digno catavenenos, del hi­per­bó­li­ca­men­te ho­no­ra­ble ex­pre­si­den­te au­tó­no­mo no que­da más que el des­po­jo de un co­bar­de fu­guis­ta: un don­na­die. Lo la­men­to por él, ¡po­bre!

El ar­te del maes­tro en­ve­ne­na­dor era gran ar­te, en­se­ña­ba, me­dia­do el si­glo XIX, Bar­bey d’Au­re­villy: Leo­nar­do mis­mo, di­cen, no ha­bría des­de­ña­do ese ofi­cio al ser­vi­cio del Pa­pa Ale­jan­dro VI en sus mo­men­tos de ma­yor es­plen­dor mor­tí­fe­ro. Y el au­tor de Las dia­bó­li­cas me­di­ta, ha­cia 1849, so­bre la per­di­da gran­de­za de los tiem­pos pon­zo­ño­sos: «Cé­sar Bor­gia era un gue­rre­ro de las ba­ta­llas al ve­neno, co­mo Bo­na­par­te lo era de las ba­ta­llas al ca­ñón. No se ha aten­di­do lo bas­tan­te al he­cho de que el en­ve­ne­na­mien­to era, en tiem­pos de Ma­quia­ve­lo, la eco­no­mía del ho­mi­ci­dio. Era un tiem­po en el cual se su­pri­mía a al­gu­nos hom­bres pa­ra no te­ner que des­truir a pue­blos en­te­ros lan­zán­do­los los unos con­tra los otros. La per­so­na­li­dad pri­ma­ba so­bre la ma­sa… La po­lí­ti­ca se ju­ga­ba en­tre ca­be­zas de al­tas mi­ras». O sea, en el lé­xi­co de Bar­bey d’Au­re­villy, en­tre dan­dis.

Una le­yen­da atri­bu­ye a Leo­nar­do la si­guien­te his­to­ria. Con se­gu­ri­dad, apó­cri­fa. Ale­jan­dro VI quie­re li­qui­dar dis­cre­ta­men­te a un car­de­nal de­ma­sia­do mo­ra­lis­ta. El en­ve­ne­na­dor pa­pal bus­ca una quí­mi­ca nue­va que cum­pla dos con­di­cio­nes: te­ner el efec­to re­tar­da­do que no al­te­re la ce­na va­ti­ca­na y ser in­de­tec­ta­ble por el catavenenos. Da con ella. La prue­ba con un ga­ti­to de Lu­cre­cia Bor­gia. El ga­ti­to des­apa­re­ce. Pa­sa­do la fa­se ex­pe­ri­men­tal, el me­jun­je es aña­di­do al su­cu­len­to pes­ca­do de la ce­na. Pa­sa el con­trol del catavenenos. A mi­tad del ága­pe, el car­de­nal se le­van­ta, se echa las ma­nos al cue­llo y mue­re en­tre es­ter­to­res. Fu­ror del Pa­pa an­te la in­dis­cre­ción: no era así co­mo es­ta­ba pre­vis­to ful­mi­nar a aquel pe­sa­do. Un mau­lli­do ba­jo la me­sa re­ve­la la reapa­ri­ción del ga­ti­to. Leo­nar­do cae en una con­fu­sión atroz. Só­lo en­ton­ces, acu­de el mé­di­co va­ti­cano y cons­ta­ta: el car­de­nal se ha aho­ga­do con una es­pi­na.

Con una es­pi­na, va ca­mino de es­tran­gu­lar­se Puig­de­mont: la de los fra­ter­na­les PDE­Cat y To­rra. No con ve­neno. Pe­ro, de esas es­pi­nas fa­mi­lia­res, no exis­te catavenenos que te sal­ve. Muer­te na­tu­ral só­lo; sin le­yen­da. Otro po­bre dia­blo más en el ba­su­re­ro de la po­lí­ti­ca. ¡Qué abu­rri­mien­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.