La gran es­ta­fa del tru­ca­je del cuen­ta­ki­ló­me­tros

Más de 120 afec­ta­dos ca­ye­ron en el úl­ti­mo frau­de que ha­brían eje­cu­ta­do tres em­pre­sas de Se­vi­lla

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - SIL­VIA TUBIO SE­VI­LLA

Más de 120 afec­ta­dos, mu­chos de ellos se­vi­lla­nos, es el úl­ti­mo ba­lan­ce que ha de­ja­do la es­ta­fa más fre­cuen­te den­tro del mun­do del mo­tor y de la com­pra-ven­ta de vehícu­los de oca­sión. Un frau­de que ge­ne­ra mi­llo­na­rios be­ne­fi­cios pe­ro que a cam­bio tie­ne un cos­te pe­nal muy le­ve. Am­bas cir­cuns­tan­cias de­ter­mi­nan que es­te ti­po de en­ga­ño, al que más se ex­po­nen los com­pra­do­res de un vehícu­lo de se­gun­da mano, no ten­ga freno, ni tam­po­co fron­te­ras. Un in­for­me del RACC ci­fra­ba en 343 mi­llo­nes de eu­ros el vo­lu­men de lo que se pue­de lle­gar a es­ta­far en Es­pa­ña en un in­for­me que pu­bli­có en 2014. Des­de en­ton­ces la si­tua­ción no ha me­jo­ra­do, co­mo de­mues­tra la preo­cu­pa­ción a ni­vel eu­ro­peo que exis­te con la in­ci­den­cia de es­ta es­ta­fa, ya que el ries­go de tru­ca­je au­men­ta si el co­che se com­pra en otro país.

El pa­sa­do ma­yo, el pleno de la Eu­ro­cá­ma­ra pe­día a la Co­mi­sión Eu­ro­pea que en un pla­zo no ma­yor a do­ce me­ses pre­sen­ta­rá una ba­te­ría de me­di­das pa­ra re­for­zar la lu­cha con­tra la ma­ni­pu­la­ción de es­tos dis­po­si­ti­vos y aler­ta­ba que en las ven­tas trans­fron­te­ri­zas los vehícu­los que te­nían in­cor­po­ra­do ese tru­ca­do po­drían su­po­ner en­tre el 30 y el 50% del to­tal de las ope­ra­cio­nes. Ade­más de los com­pra­do­res en­ga­ña­dos, los otros afec­ta­dos por es­te gi­gan­tes­co frau­de son los em­pre­sa­rios del sec­tor, que ven su ima­gen da­ña­da y sus ne­go­cios cues­tio­na­dos.

Las tres úl­ti­mas em­pre­sas in­ves­ti­ga­das por la Po­li­cía Na­cio­nal, con se­de so­cial en Dos Her­ma­nas y Utre­ra, no per­te­ne­cían a la Aso­cia­ción de Con­ce­sio­na­rios de Vehícu­los de Oca­sión de An­da­lu­cía. «Si te fi­jas en la fe­cha de cons­ti­tu­ción de es­tas so­cie­da­des, lle­van muy po­co tiem­po ope­ran­do. Mu­chas ve­ces se crean só­lo pa­ra co­me­ter es­tas es­ta­fas por­que son muy ren­ta­bles aun­que ha­cen un da­ño tre­men­do», di­ce Ma­nuel Be­rro­cal, pre­si­den­te de la aso­cia­ción an­da­lu­za.

La UE ya aler­tó el año pa­sa­do que en­tre el 30 y el 50% de los vehícu­los que se ven­den en ope­ra­cio­nes trans­fron­te­ri­zas tie­nen el con­ta­dor ma­ni­pu­la­do

Cuan­do la Po­li­cía in­ter­vino en una de esas em­pre­sas en abril del año pa­sa­do, la ci­fra de afec­ta­dos que los agen­tes lo­ca­li­za­ron era de 29. Los in­ves­ti­ga­do­res ci­fra­ron el frau­de en más de 300.000 eu­ros. A fi­nal de año, la de­nun­cia de un com­pra­dor de To­rre­mo­li­nos vol­vía a po­ner a los agen­tes so­bre la pis­ta de las mis­mas so­cie­da­des, que ha­bían se­gui­do ofer­tan­do y ven­dien­do vehícu­los con el ki­lo­me­tra­je ma­ni­pu­la­do a pe­sar de que la Po­li­cía ha­bía de­te­ni­do a va­rios de sus res­pon­sa­bles en abril.

Con 125 víc­ti­mas que ha­bían ad­qui­ri­do un co­che con el cuen­ta­ki­ló­me­tros tru­ca­do, las ga­nan­cias de los es­ta­fa­do­res pre­su­mi­ble­men­te se ha­brá tri­pli­ca­do sin ha­ber pi­sa­do la cár­cel. «No­so­tros co­la­bo­ra­mos con el GIAT (gru­po de in­ves­ti­ga­ción de trá­fi­co de la Guar­dia Ci­vil) y so­mos cons­cien­tes de lo com­pli­ca­do que es fre­nar es­tos en­ga­ños. Las pe­nas son in­su­fi­cien­tes y en mu­chas oca­sio­nes, cuan­do el com­pra­dor se da cuen­ta del en­ga­ño, si le de­vuel­ven el di­ne­ro, la de­nun­cia se re­ti­ra y al fi­nal no se in­ves­ti­gan los ca­sos», ex­pli­ca Ma­nuel Be­rro­cal.

La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Se­vi­lla juz­gó en 2014 a dos me­cá­ni­cos que ha­bían mon­ta­do un ta­ller clan­des­tino mó­vil en una fur­go­ne­ta y tra­ba­ja­ban por en­car­go pa­ra em­pre­sa­rios que ven­dían los co­ches ma­ni­pu­la­dos. A am­bos acu­sa­dos, el tri­bu­nal les im­pu­so cin­co me­ses de pri­sión y a sus clien­tes le ca­ye­ron pe­nas que iban de los dos me­ses a los cin­co.

Ade­más del es­ca­so ries­go que asu­men es­tos es­ta­fa­do­res, tam­po­co ne­ce­si­tan de gran­des me­dios pa­ra eje­cu­tar el frau­de, que es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra. Hay em­pre­sas, se­ña­la el pre­si­den­te de la pa­tro­nal del sec­tor, que se ofre­cen en in­ter­net pa­ra re­pa­rar cuen­ta­ki­ló­me­tros que en reali­dad se de­di­can a la ma­ni­pu­la­ción de los da­tos que con­tie­ne el dis­po­si­ti­vo.

«Lla­mas por te­lé­fono y por 30 eu­ros y en me­nos de una ho­ra, tu co­che con 500.000 ki­ló­me­tros pa­sa a te­ner me­nos de la mi­tad». Eso se tra­du­ce en un au­men­to au­to­má­ti­co del va­lor. Por eso, es­te ti­po de frau­de no es só­lo obra de pro­fe­sio­na­les; tam­bién hay par­ti­cu­la­res que re­cu­rren a es­tos tru­ca­jes pa­ra sa­car­le más di­ne­ro a su co­che. Ma­nuel Be­rro­cal ad­mi­te que en sus con­ce­sio­na­rios tam­bién han si­do víc­ti­mas de es­te en­ga­ño. Des­de que los dis­po­si­ti­vos pa­sa­ron a ser elec­tró­ni­cos en la dé­ca­da pa­sa­da, se ha fa­ci­li­ta­do la po­si­bi­li­dad de al­te­rar­los.

En la UE han lan­za­do to­das las aler­tas por­que ade­más el mer­ca­do de los vehícu­los de oca­sión es­tá en un mo­men­to de cre­ci­mien­to. En es­tos mo­men­tos se ven­den 1,7 co­ches de se­gun­da mano por ca­da vehícu­lo nue­vo que sa­le del con­ce­sio­na­rio.

Ma­nuel Be­rro­cal Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Con­ce­sio­na­rios de Vehícu­los de Oca­sión de An­da­lu­cía

ABC

Un agen­te re­vi­sa los vehícu­los en una ope­ra­ción po­li­cial que ha in­ves­ti­ga­do es­te ti­po de frau­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.