CON VOX Y VO­TO

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - TO­MÁS BAL­BON­TÍN

Los que por edad vi­vi­mos los des­ma­nes de la de­re­cha ul­tra­mon­ta­na cuan­do la De­mo­cra­cia es­ta­ba aún en pa­ña­les —Fuer­za Nue­va, ni­ña­tos con ca­de­nas, pa­li­zas, ame­na­zas, pis­to­las…— no po­de­mos asu­mir con so­sie­go y sí con preo­cu­pa­ción la irrup­ción de ideo­lo­gías si­mi­la­res en nues­tras ins­ti­tu­cio­nes. No obs­tan­te, a fuer de ob­je­ti­vos, he­mos de ad­mi­tir que no han lle­ga­do por la fuer­za sino con el res­pal­do de cua­tro­cien­tos mil vo­tos que, ade­más, le han da­do la lla­ve pa­ra de­ci­dir el fu­tu­ro de An­da­lu­cía. Del uso que ha­gan de ella de­pen­de­rá su in­te­gra­ción o no en nues­tro ya con­so­li­da­do sis­te­ma de va­lo­res y su asun­ción de unas re­glas del jue­go po­lí­ti­co de las que, en prin­ci­pio, pa­re­cían bas­tan­te ale­ja­dos. Ya pues­tos, es pre­fe­ri­ble un par­ti­do ra­di­cal y po­pu­lis­ta den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes y res­pe­tan­do las nor­mas —ha pa­sa­do con Po­de­mos— que un gru­púscu­lo ex­tre­mis­ta echa­do al mon­te y defendiendo sus pos­tu­la­dos con va­ya us­ted a sa­ber qué mé­to­dos. Ig­no­rar la reali­dad, co­mo se em­pe­ñan en ha­cer al­gu­nos, es un error de bul­to. Gus­te o no, Vox ya tie­ne voz en nues­tra tie­rra y tie­ne vo­tos de­ci­si­vos no so­lo pa­ra po­ner pre­si­den­te, sino pa­ra con­di­cio­nar las de­ci­sio­nes que se to­men des­de el Go­bierno au­to­nó­mi­co. Y va­le, sus pro­pues­tas ini­cia­les eran tre­men­das y ex­tra­va­gan­tes, pe­ro es­tá en ma­nos de los po­lí­ti­cos sen­sa­tos y ex­pe­ri­men­ta­dos ha­cer­los ate­rri­zar en la reali­dad de lo po­si­ble, de­jar­se de fo­tos, pro­cla­mas y cri­mi­na­li­za­cio­nes y trans­for­mar sus de­man­das dis­pa­ra­ta­das en acuer­dos cons­ti­tu­cio­na­les y via­bles al­go que, por lo que se va vien­do, es po­si­ble. Cla­ro que tam­bién es­ta­ba en ma­nos de esos mis­mos po­lí­ti­cos no ha­ber ca­brea­do tan­to a los an­da­lu­ces y ha­ber­se es­for­za­do un po­co más en aten­der sus de­man­das en vez de ha­cer el don Tan­cre­do du­ran­te años pro­pi­cian­do el des­em­bar­co de unas ideo­lo­gías ra­di­ca­les con las que aho­ra se ven for­za­dos a con­vi­vir mal que les pe­se. Así se ven por su ma­la ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.