Los sue­ños sin lí­mi­tes de un lo­re­ño apa­sio­na­do del fút­bol

Jo­sé Al­ber­to ha que­ri­do ob­te­ner el tí­tu­lo de en­tre­na­dor pe­ro la Jun­ta se lo de­ne­gó por no po­der rea­li­zar las prue­bas fí­si­cas

ABC (Sevilla) - - SEVILLA - LAU­RA GA­RRI­DO LO­RA DEL RÍO

Des­de que tie­ne uso de ra­zón, el lo­re­ño Jo­sé Al­ber­to Ro­drí­guez, «Se­le», co­mo lo co­no­cen ca­ri­ño­sa­men­te sus ami­gos y alle­ga­dos, pien­sa en fút­bol. El de­por­te rey es su pa­sión y es­pe­ra que al­gún día sea su pro­fe­sión. De pe­que­ño ju­ga­ba con los ami­gos en el co­le­gio y ya va ca­si una dé­ca­da de­di­ca­da al ba­lom­pié en di­fe­ren­tes clu­bes de la lo­ca­li­dad. Cua­tro años vin­cu­la­do al fút­bol sa­la con el Ce­rro y Los Pu­pi­los de Willy, lo­gran­do un as­cen­so con es­te úl­ti­mo. Tres tem­po­ra­das en el Lo­ra CF en­tre­nan­do ca­te­go­ría ba­se y coor­di­nan­do la can­te­ra.

Des­de el pa­sa­do año, for­ma par­te del Al­co­lea del Río CF, su pri­me­ra vez en­tre­nan­do fue­ra de su mu­ni­ci­pio. Ade­más, co­la­bo­ra en el área de «scou­ting» de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za, co­mo ojea­dor de fút­bol y ana­li­zan­do los par­ti­dos. Pa­ra es­te lo­re­ño de 28 años los sue­ños no tie­nen lí­mi­tes, su ob­je­ti­vo es lle­gar a tra­ba­jar en el fút­bol pro­fe­sio­nal, en can­te­ra, se­cre­ta­ría téc­ni­ca o di­rec­ción de­por­ti­va.

«Los lí­mi­tes es­tán en nues­tra men­te. Cuan­do al­guien quie­re al­go, si se lo cree y se lo pro­po­ne, lo pue­de lo­grar», des­ta­ca. Pe­ro en oca­sio­nes es­tos sue­ños se to­pan de bru­ces con unas ins­ti­tu­cio­nes, una bu­ro­cra­cia y unas nor­mas que no en­tien­den de igual­dad.

Es­te jo­ven lo­re­ño tie­ne el tí­tu­lo de mo­ni­tor y ha que­ri­do se­guir for­mán­do­se y ob­te­ner el tí­tu­lo ni­vel 1 de fút­bol pe­ro la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción de la Jun­ta de An­da­lu­cía se lo ha de­ne­ga­do en dos oca­sio­nes por no po­der rea­li­zar las prue­bas fí­si­cas. «En Ma­drid sí te de­jan ha­cer­lo y hay aca­de­mias que han con­tac­ta­do con­mi­go y me lo han ofre­ci­do», re­sal­ta. Hay dos vías pa­ra rea­li­zar los cur­sos de en­tre­na­do­res pro­fe­sio­na­les, la aca­dé­mi­ca que cuen­ta co­mo for­ma­ción re­gla­da y la fe­de­ra­ti­va, «que só­lo sir­ve pa­ra en­tre­nar», ex­pli­ca Jo­sé Al­ber­to.

«Es­te año es­tán cam­bian­do la nor­ma pa­ra que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pue­dan ha­cer­lo vía fe­de­ra­ti­va pe­ro yo quie­ro la aca­dé­mi­ca por­que esa for­ma­ción me pue­de ser­vir co­mo ti­tu­la­ción ofi­cial», ma­ti­za.

Una si­tua­ción que in­dig­na a es­te lo­re­ño, que de­nun­cia es­te tra­to dis­cri­mi­na­to­rio, ya que su es­ta­do nun­ca le ha im­pe­di­do desa­rro­llar su la­bor de for­ma efi­cien­te. Y bue­na prue­ba de ello es su ex­pe­rien­cia. De he­cho, cuan­do ter­mi­nó su pe­ri­plo en el Lo­ra CF, se in­tere­sa­ron por él tres equi­pos: el Al­co­lea CF, el CD Prio­ra­to y un equi­po de la ca­pi­tal.

A Jo­sé Al­ber­to le so­bran las ga­nas, las de en­se­ñar, pe­ro, so­bre to­do, y co­mo él in­di­ca con or­gu­llo, la de apren­der. «En el fút­bol ca­da día se apren­de al­go nue­vo y apren­do yo más de mis ju­ga­do­res que ellos de mí», ma­ni­fies­ta es­te jo­ven, técnico en en­ti­dad, di­rec­ción de­por­ti­va y «scou­ting», y que aca­ba de fi­na­li­zar ha­ce tan só­lo una se­ma­na otro cur­so de in­ter­me­dia­ción de­por­ti­va. Siem­pre for­mán­do­se pa­ra me­jo­rar.

Ba­rre­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas

Jo­sé Al­ber­to es ade­más un ar­duo de­fen­sor de los de­re­chos de las per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da y con dis­ca­pa­ci­dad, y de­nun­cia sin re­pa­ros siem­pre que tie­ne oca­sión las ba­rre­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas que se en­cuen­tra en su ca­mino. An­te es­to ma­ni­fies­ta que que­da mu­cho por ha­cer, so­bre to­do con la en­ti­dad pú­bli­ca: «No tie­nen ex­cu­sas». Asi­mis­mo, for­mó par­te ac­ti­va­men­te de la aso­cia­ción lo­re­ña De­por­tes Sin Lí­mi­tes, cu­yo ob­je­ti­vo era ayu­dar a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad a rea­li­zar de­por­te o me­jo­rar su día a día ha­cien­do ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas u or­ga­ni­zan­do char­las, una la­bor que fue muy aplau­di­da por la ciu­da­da­nía lo­re­ña.

La su­ya es una his­to­ria de su­pera­ción, de es­fuer­zo, de echar­le ga­nas y lu­char por lo que se quie­re sor­tean­do cual­quier adversidad. Pe­ro tam­bién de reivin­di­ca­ción de una so­cie­dad me­nos dis­cri­mi­na­to­ria, sin ba­rre­ras, sin lí­mi­tes.

L. G.

El lo­re­ño Jo­sé Al­ber­to Ro­drí­guez «Se­le» es un apa­sio­na­do del fút­bol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.