Un trá­gi­co fi­nal a una re­la­ción de más de 30 años

La mu­jer ase­si­na­da el sá­ba­do re­ci­bió una de­ce­na de pu­ña­la­das de su ex­pa­re­ja

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - J. J. MADUEÑO MÁ­LA­GA

Leo­nor se enamo­ró sien­do una ado­les­cen­te de F.C.S.T. Te­nía unos 15 años, aca­ba de sa­lir prác­ti­ca­men­te del co­le­gio Ma­ría Au­xi­lia­do­ra de Fuen­gi­ro­la cuan­do co­men­zó una re­la­ción que, 30 años des­pués, le ha cos­ta­do la vi­da. Am­bos se co­no­cían des­de pe­que­ños, por­que son na­tu­ra­les de la ciu­dad. Ella es par­te de una fa­mi­lia muy que­ri­da, asen­ta­da en la ca­lle San Ra­fael, don­de tam­bién vi­ve par­te de la fa­mi­lia del hom­bre que es­tá in­ves­ti­ga­do por su muer­te. Una fa­mi­lia «de pos­tín», ya que un abue­lo lle­gó a ser al­cal­de de la ciu­dad. «Su ma­dre es una mu­jer ex­cep­cio­nal y sus her­ma­nos tam­bién. Él era más so­ber­bio, pe­ro no pa­ra ma­tar así», ex­pli­ca una ve­ci­na en la con­cen­tra­ción en re­pul­sa de la puer­ta del Ayun­ta­mien­to.

En es­ta lo­ca­li­dad de la Cos­ta del Sol vi­vie­ron su his­to­ria de amor, has­ta ha­ce tres me­ses. «Es­te ve­rano la echó de ca­sa», di­ce una ve­ci­na de la ca­lle San Ra­fael, ba­rrio na­tal de Leo­nor. Has­ta ese mo­men­to, ha­bían vi­vi­do en un do­mi­ci­lio en Pla­za de la Cons­ti­tu­ción, a po­cos me­tros de la ca­lle don­de la fa­lle­ci­da pa­só su in­fan­cia. Lu­gar don­de se per­so­nó la Po­li­cía a bus­car­lo la no­che del sá­ba­do, se­gún los ve­ci­nos, que re­cuer­dan al hi­jo de am­bos yen­do al mis­mo co­le­gio que su ma­dre.

Las dos fa­mi­lias tie­nen mu­cho arrai­go en la ciu­dad, pe­se a que el pre­sun­to ho­mi­ci­da tie­ne na­cio­na­li­dad ale­ma­na. «Es de Fuen­gi­ro­la de to­da la vi­da. Cam­bió la na­cio­na­li­dad pa­ra no te­ner que ha­cer el ser­vi­cio mi­li­tar cuan­do le to­ca­ba», ex­pli­can fuen­tes de la fa­mi­lia de la víc­ti­ma, que pi­den que se acla­re que es «es­pa­ñol» y que tie­ne pa­sa­por­te ale­mán só­lo por es­te in­te­rés. Fuen­tes cer­ca­nas a la fa­mi­lia del su­pues­to agre­sor ex­pli­can que es­tán «des­tro­za­dos» por lo ocu­rri­do.

Aquel prín­ci­pe de ju­ven­tud le ases­tó, el sá­ba­do por la tar­de, una de­ce­na de pu­ña­la­das a Leo­nor. Ella te­nía 47 años y él ha cum­pli­do 50 años. Una de las cu­chi­lla­das la al­can­zó en el cue­llo, que es la que ha­bría aca­ba­do con su vi­da. El cuer­po es­tá pen­dien­te de la au­top­sia. Su hi­jo de 16 años pre­sen­ció lo ocu­rri­do, in­clu­so in­ten­tó sal­var a su ma­dre sin éxi­to. El hom­bre la ha­bría es­ta­do es­pe­ran­do y en la co­ci­na se en­con­tra­ron va­rios cu­chi­llos man­cha­dos de san­gre. El me­nor se aba­lan­zó so­bre su pa­dre cuan­do apu­ña­la­ba con sa­ña a su ma­dre, re­ci­bió dos cor­tes superficiales en la ca­ra y el hom­bro, lue­go pa­teó la ca­be­za del pa­dre y sa­lió a pe­dir ayu­da. «Tie­ne mal el to­bi­llo de la pa­ta­da que le dio al pa­dre en la ca­be­za», re­la­ta un ami­go.

Cuan­do la Po­li­cía Lo­cal lle­gó no ha­bía na­da que ha­cer. Es­ta­ba co­si­da a pu­ña­la­das y los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios so­lo pu­die­ron cer­ti­fi­car la muer­te de la mu­jer. Un re­gue­ro cons­tan­te de ve­ci­nos llo­ra­ba ayer a Leo­nor en ca­lle Se­vi­lla, tras una mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción en re­pul­sa por lo ocu­rri­do.

EFE

Ma­ni­fes­ta­ción de re­pul­sa por el ase­si­na­to del sá­ba­do en Fuen­gi­ro­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.