EL PSOE SE TI­RA AL MON­TE

Pa­sar de ejer­cer el go­bierno a emu­lar a los sin­di­ca­lis­tas de Ca­ña­me­ro, es una tris­te de­ri­va pa­ra el par­ti­do que de­be aho­ra li­de­rar la opo­si­ción

ABC (Sevilla) - - ANDALUCÍA - POR JUAN JO­SÉ BO­RRE­RO

EL apo­yo del PSOE a las mo­vi­li­za­cio­nes con­vo­ca­das con oca­sión de la in­ves­ti­du­ra de Juan­ma Mo­reno co­mo pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía prue­ba la de­ri­va en la que se ha ins­ta­la­do es­te par­ti­do y su re­sen­ti­mien­to. No hay que ser una lum­bre­ra pa­ra ad­ver­tir que tras el mo­ti­vo con­fe­sa­ble de mo­vi­li­zar a las mu­je­res fren­te a las po­lí­ti­cas de Vox se es­con­de la in­ten­ción de des­le­gi­ti­mar la lle­ga­da del nue­vo Go­bierno y aguar la fies­ta a los par­ti­dos que han al­can­za­do por la vía del diá­lo­go la ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra ha­cer po­si­ble el man­da­to de cam­bio que de­ja­ron los an­da­lu­ces en las ur­nas. Aho­ra, cuan­do más de­be­rían ti­rar de ta­lan­te de­mo­crá­ti­co, los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas an­da­lu­ces es­tán es­cri­bien­do las pá­gi­nas más tris­tes de la his­to­ria del par­ti­do con un tras­pa­so de po­der que no se­rá «mo­dé­li­co», co­mo ase­gu­ra Su­sa­na Diaz que ha or­de­na­do a los su­yos, por­que ni si­quie­ra la pre­si­den­ta sa­lien­te se ha dig­na­do a ha­blar con su su­ce­sor. ¿Si no es por su so­ber­bia, qué le im­pi­de cum­plir con las más ele­men­ta­les nor­mas de cor­te­sía? Los que to­da­vía pen­sa­ban que Díaz re­pre­sen­ta la cen­tra­li­dad del PSOE his­tó­ri­co ya tie­nen ar­gu­men­tos pa­ra dar­se cuen­ta de que es­ta­ban muy equi­vo­ca­dos. Su­sa­na Díaz va a echar al PSOE al mon­te por­que ni si­quie­ra es ca­paz de go­ber­nar su ego.

Esa so­ber­bia im­pi­de al PSOE ha­cer la más mí­ni­ma au­to­crí­ti­ca y mar­car un nue­vo rum­bo pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los an­da­lu­ces que se ne­ce­si­ta pa­ra go­ber­nar. Por eso va a dispu­tar­le a Po­de­mos e IU la ca­lle, re­cu­rrien­do a las tác­ti­cas po­pu­lis­tas, a la al­ga­ra­da, a la in­dig­na­ción que in­cen­dia las re­des so­cia­les... ¿Es­te es el PSOE que se que­ría des­mar­car del flir­teo san­chis­ta con la iz­quier­da ra­di­cal? Pa­sar de ejer­cer el go­bierno a emu­lar a los sin­di­ca­lis­tas de Ca­ña­me­ro, es una tris­te de­ri­va pa­ra el par­ti­do que de­be aho­ra li­de­rar la opo­si­ción al nue­vo Go­bierno an­da­luz. Ba­jo el pre­tex­to de la de­fen­sa de la mu­jer –lo que ya di­ce mu­cho del res­pe­to que tie­ne a esa lu­cha- el PSOE es­tá con­vo­can­do el pri­mer es­cra­che al Go­bierno de PP y Ciu­da­da­nos, ins­tru­men­ta­li­zan­do una ma­ni­fes­ta­ción que al fi­nal re­sul­ta ser una pro­tes­ta con­tra la ma­yo­ría de los an­da­lu­ces que se ma­ni­fes­ta­ron en las ur­nas y con­tra los que se que­da­ron en ca­sa por­que es­ta­ban hartos de vo­tar lo mis­mo pa­ra lo mis­mo. El PSOE ha per­di­do el po­der por an­te­po­ner sus si­glas al bie­nes­tar de los an­da­lu­ces. Aho­ra tam­bién es­tá em­pe­ña­do en per­der la dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.