ABC (Sevilla)

Una rata, una salida al Senado y una reunión con jóvenes... Fin de curso en el Parlamento

Lo que diferencia a los diputados no es la ideología sino si son de campo o de ciudad

- S. BENOT

(LOUA, 2002) y de la Ley de Ordenación del Territorio (LOTA de 1994), años en los que se ha hecho evidente que se necesitaba una revisión integral del urbanismo andaluz, sinónimo de laberinto legislativ­o, de ahí la situación de bloqueo que sufren muchos municipios andaluces.

Ahora queda por delante una ardua negociació­n de enmiendas ya que Vox no quiere que se incluyan las del PSOE y el Gobierno andaluz quiere una norma «más allá de trincheras ideológica­s que ayude al progreso y la recuperaci­ón económica tras la pandemia». Se tramitará por vía de urgencia para tratar de que esté aprobada a finales de año.

Autoridad del profesorad­o

«La ley lo único que pretende es que se respete a nuestros docentes» decía el consejero Javier Imbroda tras la aprobación definitiva, también por amplísima mayoría, de la Ley que reconoce la autoridad del profesorad­o y que recoge que sus palabras, en caso de conflicto, tendrán presunción de veracidad como sucede, por ejemplo, con la policía y otras autoridade­s públicas.

La normativa contó con el apoyo de PP, Ciudadanos, PSOE y Vox y el voto en contra de los no adscritos de Adelante Andalucía y la abstención de Unidas Podemos. Esta ley también ha tenido un largo recorrido en la Cámara andaluza porque el PP ya la había presentado en la anterior Legislatur­a, aunque sin éxito. Ahora sale adelante con un amplio consenso.

Con un importante respaldo también salió adelante la Ley de Infancia y Adolescenc­ia que sólo contó con el voto contrario de Vox, que la considera una «ley adoctrinad­ora», y la abstención de los diputados no adscritos de Adelante Andalucía. Sin embargo, la consejera Rocío Ruiz logró el aplauso unánime de la Cámara —y más de una lágrima de todos los portavoces a los que agradeció su ayuda y colaboraci­ón para aprobar este texto, además de la emoción de la Directora General de Infancia— en un discurso muy emotivo en el que aseguró que esta norma era el motivo por el que llegó a la política, «si mi hija pudiese hablarme me diría que nunca deje de pelear por los más vulnerable­s». La normativa, que busca proteger a los menores del acoso, la violencia sexual y la pobreza, tiene como lema, «un niño, una familia» apostando por el acogimient­o familiar de los menores en desamparo para que pasen el mínimo tiempo en institucio­nes de la Junta.

La actividad legislativ­a del Gobierno se frena hasta septiembre pero el presidente Moreno ya ha anunciado que tras el verano presentará la Ley de Economía Circular, un pilar de la revolución verde por la que aboga.

La sesión comenzaba con un reconocimi­ento sincero, emotivo, a Plácido Fernández-Viagas Bartolomé, fallecido el pasado fin de semana. Un letrado querido y respetado por todos los diputados, muchos de los cuales le deben una buena parte de su formación en el Parlamento. Las miradas estaban puestas en Susana Díaz y en cuántas abstencion­es iba a haber en su nombramien­to como senadora en representa­ción de la comunidad autónoma. ¡Qué lejos quedan ya aquellos años en los que todos los senadores que designaba el Parlamento andaluz se plantaban en Madrid con la unanimidad de toda la Cámara!

Pero un visitante inesperado desvió la atención de sus señorías (y de una buena parte de las redes sociales durante toda la jornada). Una rata se paseó debajo del escaño de la diputada de Vox Ángela Mulas, quien con un grito y una carrera fuera del hemiciclo advirtió al resto de compañeros.

Y ahí se observaron las verdaderas diferencia­s entre sus señorías, que no son las ideológica­s sino las que separan a los andaluces que se han criado en el campo y los que lo han hecho en la ciudad. Mientras algunos corrían despavorid­os en dirección contraria a la rata o se subían con más o menos discreción encima de su sillón, otros iban a por ella con la intención de cogerla (como Enrique Moreno, de Ciudadanos, el más arrojado) e incluso de matarla, (Pablo Venzal, del PP) ante los gritos de la presidenta, Marta Bosquet, negándose a que hubiese sangre en la alfombra del salón de plenos.

La rata corría por donde podía hasta que el vicepresid­ente andaluz, Juan Marín, logró expulsarla del hemiciclo. Ya en el patio, los operarios de mantenimie­nto

Susana Díaz salió elegida senadora por la comunidad autónoma con 88 votos a favor y 19 abstencion­es y sin decir ni una palabra

la esperaban... y no se supo más, salvo que muchas personas de las que ayer estaban en el Parlamento iban por los pasillos mirando a todas partes. «No es la especie más peligrosa del Parlamento», decía Bendodo en el programa Mesa de Análisis de Canal Sur.

Por cierto que Susana Díaz logró su aval al Senado con 88 votos a favor y 19 abstencion­es en una votación secreta y en urna, y con un aplauso de cortesía. Los diputados de Vox y los no adscritos de Adelante Andalucía fueron, al parecer, los que optaron por la abstención.

Sin decir palabra, la expresiden­ta salió de la Cámara con el rostro serio y discretame­nte. Lo más llamativo de su ¿despedida? fue su presencia en la cafetería del Parlamento (en una de las mesas junto a la barra) donde comió con sus afines (Verónica Pérez, Javier Fernández, José Fiscal, Rodrigo Sánchez Haro y Carmelo Gómez). Susana Díaz no acudió ayer a la reunión de grupo y se marchó del Parlamento andaluz pero hay un dato revelador. Todavía sigue siendo diputada andaluza. El acta es personal y no tiene por qué renunciar a ella...salvo que lo haya pactado con Espadas.

Por cierto que el nuevo líder del PSOE también aprovechó para aparecer por la Cámara andaluza aunque sin coincidir con su antecesora. La excusa: una reunión con un grupo de jóvenes (de Juventudes Socialista­s, de la Once, scouts, salesianos y del Consejo Andaluz de la Juventud) para plantear un grupo de trabajo en el Parlamento andaluz en el que escuchar sus propuestas. Espadas es un líder extraparla­mentario y sabe de más que la presencia en la Cámara se le hace imprescind­ible. Por cierto que, como alcalde de Sevilla, a él le compete la desratizac­ión de la ciudad.

 ?? MANUEL GÓMEZ ?? Susana Díaz, junto a Verónica Perez, en la que fue su jornada de despedida del Parlamento andaluz//
MANUEL GÓMEZ Susana Díaz, junto a Verónica Perez, en la que fue su jornada de despedida del Parlamento andaluz//
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain