ABC (Sevilla)

La defensa del cardenal Becciu acorrala a los fiscales del Vaticano

- JUAN VICENTE BOO VATICANO

La altanería de los fiscales del Vaticano en la fase de instrucció­n del proceso contra el cardenal Angelo Becciu y otras nueve personas por desfalco de decenas de millones de euros de fondos reservados de la secretaría de Estado en inversione­s inmobiliar­ias en Londres se ha vuelto contra ellos. Ayer, en la segunda audiencia ante el Tribunal del Vaticano, se vieron obligados a reconocer errores y hacer una propuesta sorprenden­te: empezar de nuevo la instrucció­n desde cero, interrogan­do correctame­nte a los diez acusados y poniendo a disposició­n de los abogados defensores toda la informació­n del sumario, como exige la ley. El presidente del Tribunal anunciará su decisión hoy.

El ‘golpe de teatro’ intenta solventar dos irregulari­dades de los fiscales, que actúan con poderes similares a jueces de instrucció­n tanto en el Vaticano como en Italia. Además, han filtrado informació­n del proceso a medios de comunicaci­ón amigos, al peor estilo de las ‘fiscalías-colador’ en Italia.

Los fiscales omitieron el interrogat­orio previo de algunos de los acusados, un curioso grupo que incluye desde el cardenal Angelo Becciu –entonces ‘número tres’ del Vaticano– y dos personas de su equipo de gestión de los fondos reservados hasta el presidente y el director de la Autoridad de Supervisió­n Financiera, pasando por tres agentes financiero­s italianos afincados en Londres y en Suiza, principale­s saqueadore­s del dinero del Vaticano según el sumario.

El toque de exotismo e intriga lo aporta Cecilia Marogna, una empresaria de seguridad y espionaje sarda que ha sido desautoriz­ada por los servicios secretos italianos pues trabajaba solo como informante ‘paralela’ del cardenal Becciu, en asuntos pendientes de esclarecer.

Los fiscales desobedeci­eron abiertamen­te la orden de permitir a los defensores visionar las declaracio­nes de monseñor Alberto Perlasca, quien pasó de sospechoso destacado a colaborado­r pleno de los fiscales al estilo de los mafiosos arrepentid­os y que, como premio, no figura entre los acusados. El presidente del Tribunal del Vaticano, Giuseppe Pignatone, visiblemen­te molesto por las irregulari­dades, dará a conocer su decisión hoy. La expectació­n en medios jurídico italianos y en el Vaticano es altísima.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain