ENCASQUILLADOS

Los in­de­pen­den­tis­tas se han atrin­che­ra­do en su en­si­mis­ma­mien­to. No pa­re­cen te­ner pri­sa por sa­lir del pun­to muer­to

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - IGNACIO CAMACHO

ES una fo­to fi­ja, una ima­gen con­ge­la­da, un pa­no­ra­ma quie­to. La po­lí­ti­ca ca­ta­la­na, o más bien la po­lí­ti­ca del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán, se ha en­cas­qui­lla­do en su en­si­mis­ma­mien­to. El blo­que in­de­pen­den­tis­ta, des­ca­be­za­do de lí­de­res, se ha atrin­che­ra­do en el Par­la­men­to, úni­ca ins­ti­tu­ción a sal­vo de la in­ter­ven­ción del au­to­go­bierno, y se ha en­tre­ga­do a un le­gi­ti­mis­mo de sa­lón que no en­cuen­tra el mo­do de sa­lir del pun­to muer­to. To­rrent, que es un ta­li­bán de la se­ce­sión –hay ví­deos que re­tra­tan su ac­ti­tud le­van­tis­ca en vís­pe­ras del re­fe­rén­dum– se ma­ne­ja en un prag­ma­tis­mo di­si­mu­la­do de re­tó­ri­ca emo­cio­nal sin atre­ver­se a pi­sar la fron­te­ra de la desobe­dien­cia que lo con­du­ci­ría an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Es­tá a gus­to en su nue­vo car­go y no lo com­pro­me­te­rá con de­ci­sio­nes de ries­go. El separatismo es bra­vu­cón pe­ro no va­lien­te, y la cer­ti­dum­bre del horizonte pe­nal le ate­na­za de mie­do. Pa­ra li­be­rar por las bra­vas a la pa­tria opri­mi­da le fal­ta cua­jo, en­te­re­za y ca­pa­ci­dad de su­fri­mien­to; sus la­cri­mó­ge­nos di­ri­gen­tes se de­rrum­ban al com­pro­bar que el me­nú de la cárcel es­tá po­co he­cho.

Así las co­sas, y co­mo al­go tie­nen que ha­cer pa­ra no tra­gar­se el arres­to de Puig­de­mont sin que se les vea el plu­me­ro, han sub­con­tra­ta­do a los ra­di­ca­les de las CUP pa­ra que sa­cu­dan la ca­lle y ca­na­li­cen el des­con­ten­to. Los an­ti­sis­te­ma tie­nen crea­da una es­truc­tu­ra de agi­ta­ción ins­pi­ra­da en los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­vo­lu­ción cas­tris­tas, que ya es ca­sua­li­dad el mo­de­lo. Su es­tra­te­gia es una de ba­ja in­ten­si­dad con la que es­tán tan­tean­do el te­rreno pa­ra me­dir fuer­za y com­pro­bar has­ta qué pun­to hay ma­sa crí­ti­ca pa­ra una mo­vi­li­za­ción de cor­te vio­len­to. Lle­van tiem­po so­ñan­do con un a la ucra­nia­na y atis­ban la po­si­bi­li­dad de pes­car en río re­vuel­to. Por aho­ra es­tán hos­ti­gan­do, vie­ja es­pe­cia­li­dad de la ca­sa, a los po­lí­ti­cos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y a las fa­mi­lias de los jue­ces que han des­man­te­la­do el pro­ce­so. Son los que tie­nen el ma­yor pe­li­gro in­me­dia­to por­que, ilu­mi­na­dos de fa­na­tis­mo ácra­ta, es­tán dis­pues­tos a echar ga­so­li­na –li­te­ral­men­te– en cual­quier in­cen­dio.

Por la vía ins­ti­tu­cio­nal, en cam­bio, el so­be­ra­nis­mo no pa­re­ce ur­gi­do de tiem­po. El re­loj de la in­ves­ti­du­ra le con­ce­de dos me­ses pa­ra pro­lon­gar la po­lí­ti­ca de ges­tos, esa irre­den­ta va­cui­dad vic­ti­mis­ta con la que gus­ta de dar­se un tin­te épi­co. Aún al­ber­ga la va­ga es­pe­ran­za de que la jus­ti­cia ale­ma­na li­be­re a Puig­de­mont del car­go más gra­ve, el de re­be­lión, y lo de­vuel­va sin que el ma­gis­tra­do Lla­re­na ten­ga op­ción de me­ter­lo pre­so. Eso se­ría, sin du­da, un re­vés gra­ve pa­ra el Go­bierno, y pa­ra el Es­ta­do una to­ma­du­ra de pe­lo. Pe­ro es una hi­pó­te­sis im­pro­ba­ble que, de re­sul­tar fa­lli­da, obli­ga­rá a las éli­tes a aban­do­nar el sim­bo­lis­mo tes­ti­mo­nial y asu­mir al­gu­na ini­cia­ti­va res­pon­sa­ble en al­gún mo­men­to. Por aho­ra pa­re­ce que la úni­ca vic­to­ria a que as­pi­ra es a de­jar, con la ayuda pa­si­va del PNV, a Ra­joy sin pre­su­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.