CUAN­DO RE­ZAR RE­SUL­TA EMO­CIO­NAN­TE

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - OPINIÓN - MA­NUEL CA­SA­DO VE­LAR­DE MA­NUEL CA­SA­DO VE­LAR­DE ES CATEDRÁTICO DE LA UNI­VER­SI­DAD DE NA­VA­RRA (ICS)

La Se­ma­na San­ta es el pun­to cul­mi­nan­te de las ce­le­bra­cio­nes cris­tia­nas. La Igle­sia, des­de el Miér­co­les de Ce­ni­za, a lo lar­go de la Cua­res­ma, ha ve­ni­do pre­pa­rán­do­se pa­ra el Tri­duo Pas­cual en el que ca­da año con­me­mo­ra los mis­te­rios cen­tra­les de la fe. Mis­te­rios cu­ya con­tem­pla­ción ex­ce­de tan­to la pu­ra ra­cio­na­li­dad que quie­nes han go­za­do de ta­len­to ar­tís­ti­co han crea­do obras ci­me­ras de cul­tu­ra hu­ma­na. To­das las be­llas ar­tes –es­cul­tu­ra, pin­tu­ra, mú­si­ca, li­te­ra­tu­ra– han com­pe­ti­do en dar el do de pe­cho pa­ra plas­mar, en lu­cha con lo inefa­ble, lo que se ce­le­bra en es­tos días: la Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to.

Pe­ro que­ría fi­jar­me so­lo en có­mo la li­te­ra­tu­ra, con­cre­ta­men­te la poe­sía –la pa­la­bra en su ple­ni­tud–, ha sa­bi­do en­car­nar la in­ten­si­dad de las vi­ven­cias cris­tia­nas an­te lo que con­me­mo­ra­mos.

Si quien es­tá lla­ma­da a con­tem­plar y asom­brar­se es la per­so­na en su in­te­gri­dad, «con to­do el co­ra­zón, con to­da la men­te, con to­das las fuer­zas» (Mar­cos 12, 30), tam­bién con sus sen­ti­dos y emo­cio­nes, nin­gún cau­ce me­jor que la pa­la­bra poé­ti­ca, «el más al­to res­plan­dor del len­gua­je» (Ivon­ne Bor­de­lois), con su po­der de con­mo­ver e im­pre­sio­nar de un mo­do ca­si fí­si­co (Jorge Luis Bor­ges).

En cuan­to des­plie­gue de to­das las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el len­gua­je hu­mano, la poe­sía es ap­ta en su­mo gra­do pa­ra es­ca­lar las más al­tas ci­mas de las ex­pe­rien­cias hu­ma­nas. Ahí es­tán pa­ra mos­trar­lo los «ocho­mi­les» de la poe­sía en len­gua es­pa­ño­la de to­dos los tiem­pos, en am­bas ori­llas del Atlán­ti­co, em­pe­zan­do por san Juan de la Cruz, «el más poe­ta de los san­tos to­dos…/ y el más santo de to­dos los poe­tas…! (Ma­nuel Ma­cha­do).

Los poe­mas, a di­fe­ren­cia del len­gua­je –a ve­ces tan abs­trac­to– de al­gu­nas ora­cio­nes, pue­den pro­por­cio­nar el com­ple­men­to de «en­car­na­ción» pro­pio de la poe­sía, que tan­to ne­ce­si­ta­mos. En par­ti­cu­lar, Lo­pe de Ve­ga ha de­ja­do un te­so­ro de so­ne­tos que ma­nan to­do un cho­rro de vi­da. Co­pio el co­mien­zo de tres de ellos: «Pas­tor que con tus sil­bos amo­ro­sos/ me des­per­tas­te del pro­fun­do sue­ño; Tú que hi­cis­te ca­ya­do de ese le­ño/ en que tien­des los bra­zos po­de­ro­sos…»; «No caes, Se­ñor, que ba­jas a bus­car­me;/ tan­ta la cul­pa fue, tan­ta su hon­du­ra, que hu­bis­te de be­sar la tie­rra im­pu­ra/ por lo­grar de la tie­rra le­van­tar­me»; o, en fin, «Cuan­do en mis ma­nos, Rey eterno, os mi­ro,/ y la cán­di­da víc­ti­ma le­van­to,/ de mi atre­vi­da in­dig­ni­dad me es­pan­to/ y la pie­dad de vues­tro pe­cho ad­mi­ro».

Aná­lo­ga in­ten­si­dad emo­cio­nal des­pier­ta el anó­ni­mo so­ne­to «No me mue­ve, mi Dios, pa­ra que­rer­te/ el cie­lo que me tie­nes pro­me­ti­do;/ ni me mue­ve el in­fierno tan te­mi­do/ pa­ra de­jar por eso de ofen­der­te»; o el de Rafael Sánchez Ma­zas: «De­lan­te de la Cruz, los ojos míos/ qué­den­se­me, Se­ñor, así mi­ran­do/ y, sin ellos que­rer­lo, es­tén llo­ran­do/ por­que pe­ca­ron mu­cho y es­tán fríos»; y tan­tos otros poe­mas que ca­bría adu­cir, co­mo el «Cris­to de la Bue­na Muer­te», de Jo­sé María Pe­mán, la ora­ción fi­nal de El Cris­to de Ve­láz­quez, de Mi­guel de Una­muno («Tú que ca­llas, ¡oh Cris­to!, pa­ra oír­nos»), o poe­sías de la No­bel chi­le­na Ga­brie­la Mis­tral, de Vicente Hui­do­bro o de Er­nes­ti­na de Cham­pour­cin.

No es po­si­ble leer­los sin orar. Re­ci­tar es, aho­ra sí, por su eti­mo­lo­gía, re­zar, des­po­jar­nos del mar­cha­mo de mo­no­lo­guis­tas con que la cos­tum­bre pue­de lle­gar tal vez a oxi­dar nues­tros re­zos. De­cir es­tos ver­sos equi­va­le a do­tar de es­pe­sor hu­mano nues­tra sú­pli­ca. Es no­tar que la san­gre cir­cu­la más de pri­sa. Orar con los poe­tas per­mi­te sen­tir en pro­pia car­ne có­mo, en la me­jor poe­sía de to­das las épo­cas, pue­den dar­se ci­ta, a un tiem­po, Verdad, Bon­dad y Be­lle­za; y có­mo la poe­sía –na­tu­ral­men­te, re­pi­to, la gran­de, la ex­ce­len­te– es una de las ar­tes que me­nos ama­ri­llean, según ha es­cri­to el re­cien­te pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias, el poe­ta po­la­co Adam Za­ga­jews­ki.

ABC

Cris­to de Ve­láz­quez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.