Sa­ber en­ve­je­cer sin trau­mas

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - OPINIÓN -

Vi­vo en una re­si­den­cia de an­cia­nos, don­de to­dos te­ne­mos los acha­ques pro­pios de la edad. Hay quien los acep­ta y quien se re­be­la. Pe­ro no creo que sea cues­tión de sa­lud sino de ac­ti­tud an­te los mis­mos pro­ble­mas. Los pe­si­mis­tas se que­jan, po­nen ca­ra de en­fa­do, se re­traen y es­tán amar­ga­dos. Los op­ti­mis­tas le dan la vuel­ta a las co­sas y en lu­gar de que­jar­se por no po­der sa­lir di­cen: «Qué suer­te de es­tar en una re­si­den­cia don­de me cui­dan y no ten­go que preo­cu­par­me de na­da». «Qué suer­te po­der­me mo­ver, con bas­tón, an­da­dor o si­lla de rue­das».

En lu­gar de pro­tes­tar de la co­mi­da: «Qué suer­te no te­ner que ir a com­prar y gui­sar y en­con­trar­me la co­mi­da ser­vi­da». La ale­gría de la ca­sa es una se­ño­ra que va en si­lla de rue­das, ve muy po­co, pe­ro en lu­gar de que­jar­se es­tá siem­pre con­ten­ta y se preo­cu­pa de los de­más ayu­dán­do­les y con­ta­gian­do­les su ale­gría.

En las mis­mas cir­cuns­tan­cias po­de­mos ser fe­li­ces o unos amar­ga­dos. Se­pa­mos en­ve­je­cer po­si­ti­va­men­te. Y los que te­ne­mos fe po­de­mos pre­pa­rar­nos pa­ra la otra vi­da y unir nues­tros su­fri­mien­tos con los de Cris­to. PI­LAR RO­CA PORTO BAR­CE­LO­NA Pue­den di­ri­gir sus cartas y pre­gun­tas al Di­rec­tor por co­rreo: C/Juan Ignacio Lu­ca de Te­na 7. 28027 Ma­drid, por fax: 91 320 33 56 o por co­rreo elec­tró­ni­co: cartas@abc.es ABC se re­ser­va el de­re­cho de ex­trac­tar o re­du­cir los tex­tos de las cartas cu­yas di­men­sio­nes so­bre­pa­sen el es­pa­cio des­ti­na­do a ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.