El Go­bierno ale­mán se in­cli­na por no ve­tar la ex­tra­di­ción

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - EFE BER­LÍN

El Go­bierno ale­mán no tie­ne in­ten­ción de ve­tar una even­tual de­ci­sión de la Jus­ti­cia de ex­tra­di­tar a España al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Cataluña Car­les Puig­de­mont, co­mo quie­ren los abo­ga­dos de la de­fen­sa, según in­for­ma­cio­nes del se­ma­na­rio «Der Spie­gel».

El Eje­cu­ti­vo de An­ge­la Mer­kel, apun­ta la re­vis­ta ci­tan­do fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les, con­si­de­ra que dar ese pa­so –el ve­to– se­ría una «afrenta ju­rí­di­co­po­lí­ti­ca ha­cia los es­ta­dos fe­de­ra­dos», a los que se han trans­fe­ri­do las com­pe­ten­cias de au­to­ri­zar las ex­tra­di­cio­nes.

En con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca el mis­mo do­min­go, tras la de­ten­ción de Puig­de­mont, la ti­tu­lar de Jus­ti­cia, la so­cial­de­mó­cra­ta Ka­ta­ri­na Bar­ley, el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Hei­ko Maas, el res­pon­sa­ble de la Can­ci­lle­ría, Hel­ge Braun, y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de In­te­rior, Hans-Georg-En­gel­ke, es­tu­vie­ron de acuer­do en que no de­be ha­ber «nin­gu­na in­tro­mi­sión po­lí­ti­ca» en el ca­so. El abo­ga­do ale­mán con­tra­ta­do por Puig­de­mont, Wolf­gang Schom­burg, pi­dió pú­bli­ca­men­te al Go­bierno que ha­ga uso de la po­si­bi­li­dad que le ofre­ce la ley de no au­to­ri­zar una even­tual ex­tra­di­ción del po­lí­ti­co ca­ta­lán.

«Al­ta trai­ción»

En la or­den eu­ro­pea e internacional de de­ten­ción y en­tre­ga emi­ti­da por el juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na se re­sal­ta que Puig­de­mont ig­no­ró los avi­sos de la even­tual es­ca­la­da de vio­len­cia en Cataluña si el 1-O se ce­le­bra­ba el re­fe­rén­dum, con­si­de­ra­do ile­gal por la Jus­ti­cia es­pa­ño­la.

Según ex­per­tos ju­ris­tas con­sul­ta-

dos por Efe, la exis­ten­cia o no de vio­len­cia se­rá cla­ve pa­ra una even­tual ex­tra­di­ción a España de Puig­de­mont por el de­li­to de re­be­lión. Aña­den que ese de­li­to tie­ne si­mi­li­tu­des con el de «al­ta trai­ción» re­co­gi­do en el Có­di­go Pe­nal ale­mán. Es­te fi­ja que aquel que «con vio­len­cia o ame­na­za de vio­len­cia» aten­te con­tra la exis­ten­cia de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral o in­ten­te cam­biar el or­den cons­ti­tu­cio­nal se­rá con­de­na­do a pri­sión, en ca­sos gra­ves con pe­nas de en­tre diez años y ca­de­na per­pe­tua.

En de­cla­ra­cio­nes a «Der Spie­gel», el ex­pre­si­den­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo Tho­mas Fis­cher con­si­de­ró que «no es evi­den­te que el se­ñor Puig­de­mont tu­vie­ra la in­ten­ción de des­es­ta­bi­li­zar España por me­dio de la vio­len­cia».

EFE

An­ge­la Mer­kel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.