Ra­gú pa­ra el pre­so Puig­de­mont

El ex­pre­si­den­te ca­ta­lán se in­te­gra con nor­ma­li­dad en la pri­sión ale­ma­na a la es­pe­ra de re­sol­ver su fu­tu­ro ju­di­cial

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - ESPAÑA La cárcel de Neumünster - D. C. BAR­CE­LO­NA

El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, ten­drá un me­nú es­pe­cial de Se­ma­na San­ta en la pri­sión de Neu­müns­ter, en el nor­te de Ale­ma­nia, en la que per­ma­ne­ce re­clui­do tras su de­ten­ción el pa­sa­do do­min­go. En­tre otras co­mi­das, Puig­de­mont to­ma­rá ra­gú de ter­ne­ra y arroz con le­che, en un me­nú que las au­to­ri­da­des ale­ma­nas in­sis­ten en que es­tá for­ma­do por «co­mi­da nor­mal».

Fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia de Kiel in­for­ma­ron a la agen­cia DPA, que el ex­pre­si­den­te co­mió ayer fi­le­te de so­lla, un pes­ca­do tí­pi­co del mar Bál­ti­co, con mos­ta­za de Di­jon y pa­ta­tas. Pa­ra hoy es­tá pre­vis­to que los re­clu­sos ten­gan de pos­tre arroz con le­che con azú­car y ca­ne­la. Ma­ña­na dis­fru­ta­rá de un fi­le­te de car­ne pi­ca­da a la pi­mien­ta con ju­días y pa­ta­tas, y pa­ra el lu­nes de Pas­cua, el pla­to es­tre­lla se­rá un ra­gú de car­ne de ter­ne­ra con ver­du­ras y pas­ta.

El lí­der in­de­pen­den­tis­ta fue in­ter­cep­ta­do el do­min­go en el nor­te de Ale­ma­nia, po­cos ki­ló­me­tros des­pués de in­gre­sar des­de Di­na­mar­ca al es­ta­do ger­mano de Schles­wig-Hols­tein. La po­li­cía ale­ma­na dio así res­pues­ta a la or­den de cap­tu­ra eu­ro­pea ac­ti­va­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol dos días an­tes.

Des­de en­ton­ces se en­cuen­tra re­clui­do de ma­ne­ra pre­ven­ti­va en la pri­sión de Neu­müns­ter, en el nor­te del país, don­de, según la au­to­ri­da­des pe­ni­ten­cia­rias, se ha in­te­gra­do con nor­ma­li­dad. «El se­ñor Puig­de­mont no re­ci­be nin­gún trato es­pe­cial. Es­tá en un edi­fi­cio de la pri­sión com­ple­ta­men­te nor­mal», de­cla­ró la di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción pe­ni­ten­cia­ria, Yvonne Ra­detz­ki.

Tras la de­ten­ción del ex­pre­si­den­te, aho­ra la pe­lo­ta es­tá so­bre el te­ja­do de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Schles­wig-Hols­tein, que de­be­rá de­ci­dir si abrir el pro­ce­so de ex­tra­di­ción an­te el Tri­bu­nal Su­pe­rior Re­gio­nal de ese es­ta­do fe­de­ra­do. La so­li­ci­tud de la Fis­ca­lía no se es­pe­ra has­ta des­pués de Se­ma­na San­ta, es de­cir, co­mo pron­to el mar­tes, ya que el lu­nes es fes­ti­vo en Ale­ma­nia.

Has­ta en­ton­ces Puig­de­mont per­ma­ne­ce­rá en Neu­müns­ter. «Al prin­ci­pio mi­ra­mos un po­co, na­tu­ral­men­te, si po­día­mos per­mi­tir que el se­ñor Puig­de­mont par­ti­ci­pa­ra di­rec­ta­men­te en el día a día de la cárcel. Pe­ro no de­ma­sia­do, por­que Puig­de­mont lla­ma la aten­ción», in­di­có Ra­detz­ki. Sin em­bar­go, las preo­cu­pa­cio­nes de có­mo po­drían reac­cio­nar los otros re­clu­sos an­te un invitado tan fa­mo­so pron­to se des­va­ne­cie­ron. «Se preo­cu­pan por él, lo cui­dan, ven si tie­ne su­fi­cien­te ca­fé e in­clu­so tam­bién di­cen: ‘Hom­bre, pe­ro si no es pa­ra na­da co­mo no­so­tros, él no de­be­ría es­tar aquí en realidad’». Su arres­to desató una gran ex­pec­ta­ción en los al­re­de­do­res de la cárcel, a don­de se des­pla­za­ron es­pe­cial­men­te nu­me­ro­sos equi­pos de te­le­vi­sio­nes es­pa­ño­las, que se ins­ta­la­ron a las puer­tas del cen­tro pa­ra in­for­mar so­bre el ca­so.

«Re­ser­va­do»

El po­lí­ti­co ca­ta­lán fue lle­va­do a una cel­da nor­mal en el edi­fi­cio de pri­sión pre­ven­ti­va. El ha­bi­tácu­lo mi­de me­nos de diez me­tros cua­dra­dos y cuen­ta con los ob­je­tos «ha­bi­tua­les», según Ra­detz­ki: una ca­ma, un la­va­bo, un ar­ma­rio, una es­tan­te­ría y una te­le­vi­sión.

«El se­ñor Puig­de­mont es muy agra­da­ble en el trato, re­la­ti­va­men­te re­ser­va­do y se in­te­gra bien aquí», de­cla­ró la fun­cio­na­ria ale­ma­na que di­ri­ge la pri­sión des­de ha­ce cua­tro años. «Se po­dría su­po­ner que, co­mo es un po­lí­ti­co y cuen­ta con un cier­to gra­do de no­to­rie­dad, que es­to se no­te tam­bién aquí. Pe­ro no es pa­ra na­da así». «To­do lo con­tra­rio, se mues­tra muy mo­des­to y no ha te­ni­do de­seos es­pe­cia­les», agre­gó. El ré­gi­men de vi­si­tas es el ha­bi­tual. Puig­de­mont so­lo cuen­ta con dos ho­ras de vi­si­ta al mes, a ex­cep­ción de sus abo­ga­dos, que pue­den vi­si­tar­lo to­das las ve­ces que quie­ran. «De otro mo­do se­ría in­jus­to. Que­re­mos tra­tar a to­dos los re­clu­sos aquí de la mis­ma ma­ne­ra», di­jo sin que­rer avan­zar cuán­do irán la mu­jer de Puig­de­mont y sus dos hi­jas a vi­si­tar­lo a la cárcel.

Co­mo cual­quier otro re­clu­so, Puig­de­mont pue­de lla­mar por te­lé­fono, pe­ro no re­ci­bir lla­ma­das. No pue­de usar In­ter­net, pe­ro es­tá per­mi­ti­do el uso de Sky­pe tras la me­dia­ción del per­so­nal de la cárcel.

El día a día de Neu­müns­ter ape­nas cam­bia en Se­ma­na San­ta, a ex­cep­ción de una mi­sa que se ce­le­bra­rá en la igle­sia de la pri­sión y a la que se pue­den re­gis­trar los re­clu­sos, al­go que, de acuer­do con Ra­detz­ki, no ha he­cho Puig­de­mont. «No pue­do de­cir­lo con ple­na se­gu­ri­dad, pe­ro no creo».

Vi­da en pri­sión La di­rec­to­ra de la pri­sión de Neu­müns­ter ase­gu­ra que el res­to de pre­sos cui­dan de él

EFE

Por­tal de en­tra­da de la pri­sión de Neu­müns­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.