Per­di­dos en el Paralelo 38

Se­cues­tra­dos tras la gue­rra por mo­ti­vos po­lí­ti­cos, se cree que en Co­rea del Nor­te que­dan me­dio mi­llar de sur­co­rea­nos

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - INTERNACIONAL - PA­BLO M. DÍEZ EN­VIA­DO ES­PE­CIAL A SEÚL

Cuan­do Choi Won-mo sa­lió a fae­nar aquel 5 de ju­nio de 1967, de­bió de pre­sen­tir al­go por­que le pi­dió al je­fe de má­qui­nas que cui­da­ra de su fa­mi­lia si le pa­sa­ba al­go. Así se lo di­jo a su es­po­sa y sus hi­jos el pro­pio je­fe de má­qui­nas cua­tro me­ses des­pués, al re­gre­sar a puer­to con cin­co de los ocho tri­pu­lan­tes del pes­que­ro que ca­pi­ta­nea­ba Choi. Cuan­do sus pa­rien­tes ya se ha­bían re­sig­na­do a su muer­te en un nau­fra­gio, des­cu­brie­ron una verdad más do­lo­ro­sa.

«Nos con­tó que ha­bían si­do abor­da­dos por cua­tro em­bar­ca­cio­nes nor­co­rea­nas, que los se­cues­tra­ron y lle­va­ron a tie­rra pa­ra in­te­rro­gar­los. Tam­bién nos di­jo que mi pa­dre, que ha­bía na­ci­do en el Nor­te cer­ca de la fron­te­ra con Chi­na, no iba a vol­ver por­que lo con­si­de­ra­ban un trai­dor, ya que ha­bía lu­cha­do en un gru­po de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les del Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te la gue­rra», re­la­ta su hi­jo, Choi Sung-yong, quien te­nía en­ton­ces 15 años y en abril cum­pli­rá 66. En es­te me­dio si­glo, no ha re­ci­bi­do nin­gu­na in­for­ma­ción ofi­cial so­bre el des­tino que co­rrió su pa­dre. Sim­ple­men­te se des­va­ne­ció.

No fue el úni­co. Ade­más de los ca­si 85.000 pri­sio­ne­ros lle­va­dos al Nor­te du­ran­te la gue­rra, en­tre 1950 y 1953, el Go­bierno sur­co­reano cal­cu­la que 3.800 de sus ciu­da­da­nos fue­ron se­cues­tra­dos por el ré­gi­men es­ta­li­nis­ta de Pyong­yang tras la con­tien­da. La ma­yo­ría eran pes­ca­do­res y pu­die­ron vol­ver al Sur en unos me­ses, pe­ro se cree que me­dio mi­llar si­guen re­te­ni­dos por­que eran úti­les pa­ra el ré­gi­men o fue­ron eje­cu­ta­dos en ven­gan­zas po­lí­ti­cas.

Aja­dos por el tiem­po, los re­tra­tos en blan­co y ne­gro de mu­chos de ellos lle­nan la ofi­ci­na en Seúl de Choi Sung­yong, quien pre­si­de la Unión de Fa­mi­lias de Se­cues­tra­dos y di­ri­ge una cruzada per­so­nal por lo­ca­li­zar y ha­cer re­gre­sar a los rap­ta­dos por Co­rea del Nor­te. A prin­ci­pios de los 90, y con el di­ne­ro de sus ne­go­cios fa­mi­lia­res, Choi via­jó has­ta la fron­te­ra en­tre Chi­na y Co­rea del Nor­te y em­pe­zó a pa- gar a los con­tra­ban­dis­tas que la cru­za­ban pa­ra que bus­ca­ran in­for­ma­ción so­bre su pa­dre. «Aun­que me en­ga­ña­ron mu­chas ve­ces y has­ta me tra­je­ron unos hue­sos que no eran su­yos, me pro­por­cio­na­ron los nom­bres de otros se­cues­tra­dos y pri­sio­ne­ros de gue­rra», re­cuer­da Choi, quien se pu­so en con­tac­to con ellos pa­ra res­ca­tar­los. So­bor­nan­do a los mi­li­ta­res, sus in­fil­tra­dos les lle­va­ron cartas de sus pa­rien­tes en el Sur y les ayu­da­ron a fu­gar­se.

Des­de abril del año 2000, su red de «bro­kers» (co­mo los lla­man en el Sur) ha sa­ca­do a ocho de los nue­ve se­cues­tra­dos que han es­ca­pa­do de Co­rea del Nor­te. Una arries­ga­da mi­sión que le ha pues­to en el ob­je­ti­vo del ré­gi­men. «Al con­tra­rio que con los ja­po­ne­ses rap­ta­dos a fi­na­les de los 70 y prin­ci­pios de los 80, que el pro­pio Kim Jong-il re­co­no­ció en 2002, el ré­gi­men de Pyong­yang nie­ga es­tos se­cues­tros», ex­pli­ca Choi, quien pu­bli­ci­ta a bom­bo y pla­ti­llo ca­da li­be­ra­ción.

Pri­sio­ne­ros Ca­si 85.000 sur­co­rea­nos fue­ron lle­va­dos al Nor­te du­ran­te la gue­rra. Unos 3.800, des­pués

Un di­le­ma

Aun­que los re­tor­na­dos le es­tán eter­na­men­te agra­de­ci­dos, un par de ellos cri­ti­can sus mé­to­dos y has­ta de­nun­cian que Choi los se­cues­tró pa­ra traer­los al Sur. «A ve­ces te­ne­mos que en­ga­ñar­los y de­cir­les que sus pa­rien­tes quie­ren re­unir­se con ellos en la fron­te­ra con Chi­na, ya que se les pre­sen­ta un di­le­ma por­que han for­ma­do una nueva fa­mi­lia en el Nor­te y tie­nen mie­do de huir. Si no los per­sua­di­mos así, no es­ca­pa­rían», se jus­ti­fi­ca Choi. De he­cho, va­rios pri­sio­ne­ros de gue­rra que lo­ca­li­zó se ne­ga­ron a fu­gar­se y uno de ellos vol­vió a Co­rea del Nor­te tras en­con­trar­se en Chi­na con su hi­ja.

Agru­pan­do a 1.200 fa­mi­lias de se­cues­tra­dos, su aso­cia­ción re­ci­be sub­ven­cio­nes es­ta­ta­les des­de que fue re­gu­la­ri­za­da en 2012, pe­ro te­me que el nue­vo Go­bierno del pre­si­den­te Moon Jae-in «ol­vi­de» su cau­sa por la «dis­ten­sión olím­pi­ca» que han traí­do los Jue­gos de In­vierno de Pyeong­Chang. «Aun­que soy un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra las bue­nas re­la­cio­nes con el Nor­te, se­gui­ré ha­cien­do lo mis­mo», ase­gu­ra Choi, ata­via­do con una cha­que­ta mi­li­tar co­mo la que ves­tía en la gue­rra su pa­dre, que ya ha­brá muer­to por­que hoy ten­dría 108 años. «Un de­ser­tor me di­jo que mi pa­dre se ne­gó a fir­mar su con­fe­sión, lo que sig­ni­fi­ca que ha­bría si­do eje­cu­ta­do», es­pe­cu­la Choi, quien ni por esas re­nun­cia­rá a su mi­sión: «Pa­ra hon­rar su me­mo­ria, no pa­ra­ré has­ta sa­ber qué le pa­só».

P. M. DÍEZ

Choi Sung-yong en­se­ña el re­tra­to de su pa­dre, rap­ta­do por el ré­gi­men es­ta­li­nis­ta de Pyong­yang en 1967

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.