Francisco sien­te «ver­güen­za por los ecle­siás­ti­cos que pier­den la dig­ni­dad»

Do­ce chi­cas y tres chi­cos es­cri­bie­ron el Via­cru­cis de Francisco en el Co­li­seo

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - SOCIEDAD - JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL EN EL VATICANO

Con una ora­ción más en­tra­ña­ble que nun­ca, el Papa Francisco con­fe­só ano­che an­te Je­su­cris­to du­ran­te el Via­cru­cis noc­turno en el Co­li­seo «la ver­güen­za de que tan­tas per­so­nas, in­clui­dos al­gu­nos de tus mi­nis­tros, se ha­yan de­ja­do en­ga­ñar por la am­bi­ción y la va­na­glo­ria, per­dien­do su dig­ni­dad y su pri­mer amor».

Des­pués de ha­ber me­di­ta­do las 14 es­ta­cio­nes si­guien­do los su­ges­ti­vos tex­tos es­cri­tos por 12 chi­cas y tres chi­cos de un instituto pú­bli­co de Ro­ma, el Santo Pa­dre ele­vó una ora­ción hu­mil­de, lle­na de «ver­güen­za, de arre­pen­ti­mien­to y de es­pe­ran­za».

An­te el dra­má­ti­co te­lón de fon­do de la Pa­sión de Je­sús, Francisco re­co­no­ció la «ver­güen­za de que nues­tra ge­ne­ra­ción es­tá de­jan­do a los jó­ve­nes un mun­do frac­tu­ra­do por las di­vi­sio­nes y las gue­rras, un mun­do de­vo­ra­do por el egoís­mo, don­de se mar­gi­na a los jó­ve­nes, los pe­que­ños, los en­fer­mos y los an­cia­nos». En de­fi­ni­ti­va, «la ver­güen­za de ha­ber per­di­do la ver­güen­za».

Al mis­mo tiem­po que ma­ni­fes­ta­ba su do­lor en el si­len­cio cor­tan­te de la no­che, el Papa re­cor­da­ba «el arre­pen­ti­mien­to de Pedro» y pe­día pa­ra to­dos «la gra­cia del santo arre­pen­ti­mien­to».

Pe­ro el rum­bo de su ple­ga­ria se orien­ta­ba a la es­pe­ran­za, «pues tu men­sa­je con­ti­núa ins­pi­ran­do a tan­tas per­so­nas y pue­blos», en­se­ñan­do que «so­lo el per­dón pue­de aba­tir el ren­cor y la ven­gan­za, so­lo el abra­zo fra­terno pue­de di­luir la hos­ti­li­dad y el mie­do al otro».

El Santo Pa­dre in­clu­yó en­tre los mo­ti­vos de es­pe­ran­za «que tan­tos mi­sio­ne­ros y mi­sio­ne­ras con­ti­núen desafian- do la abo­tar­ga­da con­cien­cia de la hu­ma­ni­dad arries­gan­do su vi­da pa­ra ser­vir a Je­sús en los po­bres, los des­car­ta­dos, los in­mi­gran­tes, los in­vi­si­bles, los explotados, los ham­brien­tos y los en­car­ce­la­dos». Y, so­bre to­do, ma­ni­fes­tó es­pe­ran­za pues «tu Igle­sia, san­ta y he­cha de pe­ca­do­res, con­ti­núa sien­do hoy, a pe­sar de to­dos los in­ten­tos de des­acre­di­tar­la, una luz que ilu­mi­na, ani­ma, ali­via y da tes­ti­mo­nio de tu amor ili­mi­ta­do por la hu­ma­ni­dad».

El Papa con­clu­yó pi­dien­do a Je­su­cris­to en la Cruz que ayu­de a to­dos «a li­be­rar­nos de la arro­gan­cia del mal la­drón, de los mio­pes y de los co­rrup­tos», y que «nos con­ce­da, en cam­bio, iden­ti­fi­car­nos con el buen la­drón, con los ojos lle­nos de ver­güen­za, arre­pen­ti­mien­to y es­pe­ran­za».

Era un fi­nal con­mo­ve­dor des­pués de la me­di­ta­ción mas in­ten­sa de to­da la Se­ma­na San­ta, no so­lo por te­ner lu­gar de no­che an­te el Co­li­seo, es­ce­na­rio del mar­ti­rio de mu­chos pri­me­ros cris­tia­nos, co­mo por la in­ten­si­dad de las re­fle­xio­nes es­cri­tas por los alum­nos de un instituto pú­bli­co de Ro­ma, coor­di­na­dos por un pro­fe­sor ex­cep­cio­nal. Es An­drea Mon­da, un abo­ga­do de 51 años que de­jó ha­ce tiem­po su tra­ba­jo en un ban­co pa­ra de­di­car­se a en­se­ñar re­li­gión en la es­cue­la.

«Ojos fi­jos en los mó­vi­les»

Al­gu­nos te­mían que, des­pués del lis­tón es­pi­ri­tual le­van­ta­do el año pa­sa­do por las me­di­ta­cio­nes de la bi­blis­ta fran­ce­sa An­ne-Ma­rie Pe­lle­tier, miem­bro de la Co­mi­sión Teo­ló­gi­ca Internacional del Vaticano, las do­ce chi­cas y tres chi­cos que­da­rían muy por de­ba­jo. Pe­ro es­te es el año de los jó­ve­nes, cu­yas as­pi­ra­cio­nes, pro­ble­mas y ne­ce­si­da­des se­rán ob­je­to de de­ba­te en el Sí­no­do mun­dial de Obis­pos del pró­xi­mo mes de oc­tu­bre.

En la se­gun­da es­ta­ción del Via­cru­cis, Ma­ria Ta­glia­fe­rri y Marg­he­ri­ta Di Mar­co lle­va­ban la so­bria cruz ne­gra mien­tras se leía la me­di­ta­ción que ha­bían es­cri­to: «Te veo, Je­sús, co­ro­na­do de es­pi­nas, mien­tras to­mas tu cruz… So­lo tie­nes al­gu­nos años mas que yo; hoy se di­ría que eres jo­ven…». En la ter­ce­ra es­ta­ción, Ca­te­ri­na Be­nin­ca­sa to­ma­ba el re­le­vo lle­van­do la cruz mien­tras se leía su tex­to: «Te veo, Je­sús, su­frien­do mien­tras re­co­rres el ca­mino ha­cia el Cal­va­rio… Te veo caer, con las ma­nos y las ro­di­llas en el sue­lo. Pe­ro na­die te so­co­rre…».

Era un Via­cru­cis «vi­sual», co­mo la cul­tu­ra en la que vi­ven los es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria, y que Gre­ta San­dri co­men­ta­ba en su tex­to pa­ra la un­dé­ci­ma es­ta­ción. Je­sús es cla­va­do en la cruz, pe­ro «mi­ro al­re­de­dor y veo ojos fi­jos en las pan­ta­llas del te­lé­fono, en­tre­ga­dos a las re­des so­cia­les pa­ra con­de­nar ca­da error de los de­más sin po­si­bi­li­dad de per­dón», per­so­nas do­mi­na­das por la ira que «se gri­tan con odio por los mo­ti­vos mas in­sig­ni­fi­can­tes».

Va­le­rio De Fe­li­ce ha­bía con­de­na­do en la pri­me­ra es­ta­ción la co­bar­día del go­ber­na­dor Pi­la­to, que sen­ten­cia a Je­sús a muer­te «en­ga­ña­do por los agi­ta­do­res, por el mal que se pro­pa­ga con voz men­ti­ro­sa y en­sor­de­ce­do­ra». Ha­bía tam­bién mo­men­tos de ter­nu­ra, co­mo el pa­sa­je que co­men­ta­ba Ce­ci­lia Nar­di­ni, en la sex­ta es­ta­ción: «Una mu­jer se abre ca­mino en­tre la mul­ti­tud pa­ra ver de cer­ca tu ros­tro, que qui­zá tan­tas ve­ces ha­bía ha­bla­do a su al­ma y que ella ha-

bía ama­do. Vues­tros ojos se cru­zan por un ins­tan­te, el ros­tro de uno en el ros­tro de otro».

So­fía Rus­so en­tra­ba en la es­ce­na de la oc­ta­va es­ta­ción: «Aho­ra ha­blas con las mu­je­res de Je­ru­sa­lén, que te ven y llo­ran. Tam­bién yo soy una de esas mu­je­res… Hoy es­ta­mos acos­tum­bra­dos a un mun­do de pa­la­bras am­bi­guas, una fi­na hi­po­cre­sía… En cam­bio tú, Je­sús, ha­blas a las mu­je­res co­mo un pa­dre, tam­bién cuan­do las re­pren­des: tus pa­la­bras son pa­la­bras de verdad, con el úni­co pro­pó­si­to de co­rre­gir, no de juz­gar». Aun­que las de­ce­nas de mi­lla­res de par­ti­ci­pan­tes en el Via­cru­cis no lo sa­bían, en­tre las per­so­nas que lle­va­ban la cruz to­man­do el re­le­vo de una es­ta­ción a otra ha­bía au­tén­ti­cos hé­roes y ca­si már­ti­res. Co­mo una fa­mi­lia de Si­ria (Riad y Rou­ba con sus tres hi­jos), tes­ti­gos del dra­ma de la des­truc­ción pla­ni­fi­ca­da de su país y la cruel­dad in­fli­gi­da a los cris­tia­nos.

Tres es­ta­cio­nes des­pués, en la dé­ci­ma, la cruz pa­sa­ba a las ma­nos de la her­ma­na Ge­ne­vie­ve Al Ha­day, una re­li­gio­sa ira­quí for­za­da a huir de la lla­nu­ra de Ní­ni­ve, co­mo otros cien­to vein­te mil cris­tia­nos, por la irrup­ción ase­si­na del Es­ta­do Is­lá­mi­co el 6 y 7 de agos­to de 2014. A su vez, dos fran­cis­ca­nos de la Cus­to­dia de Tie­rra San­ta lle­va­ron la cruz en la de­ci­mo­ter­ce­ra es­ta­ción. Son los ex­per­tos en aguan­tar tiem­pos du­ros des­de el si­glo XIII, si­guien­do el ejem­plo de man­se­dum­bre y va­len­tía de Francisco de Asís.

«Las crí­ti­cas pue­den ayu­dar»

Co­mo ha­ce ca­da año, tam­bién es­te Jueves Santo el Papa fue a al­mor­zar con diez sa­cer­do­tes de su dió­ce­sis de Ro­ma en el apar­ta­men­to de Án­ge­lo Bec­ciu, «nú­me­ro tres» del Vaticano. Uno de ellos, le pre­gun­tó si las crí­ti­cas le ha­cían su­frir. Según re­la­ta Pie­tro Si­gu­ra­ni, pá­rro­co de San Eus­ta­quio, «nos di­jo con mu­cha se­re­ni­dad que las crí­ti­cas pro­vie­nen del pues­to que ocu­pa, y que se­ría ex­tra­ño que no las hu­bie­se. Pe­ro que, si uno con­fía en el Se­ñor, in­clu­so las crí­ti­cas pue­den ser una ayuda en cier­tos mo­men­tos».

El Papa ce­le­bra es­te Sá­ba­do Santo a las 20.30 ho­ras la vi­gi­lia de la Re­su­rrec­ción en la Ba­sí­li­ca de San Pedro.

El Papa Francisco car­ga con un Cris­to cru­ci­fi­ca­do, ayer, en la Ba­sí­li­ca de San Pedro

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.