Be­lle­za que­ma­da en Ban­gla­dés

Tres jó­ve­nes ro­cia­das con áci­do des­fi­lan co­mo mo­de­los pa­ra con­cien­ciar so­bre un mal­tra­to muy ex­ten­di­do en es­te país

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - SOCIEDAD - PA­BLO M. DÍEZ Igual de du­ro es el dra­ma de Nus­rat Jahan Ni­zum, que tie­ne 25 años y fue ca­sa­da

Aun­que no han cum­pli­do to­da­vía los 30 años, ya tie­nen el co­ra­je de quien ha si­do va­pu­lea­do por la vi­da… y no pien­sa de­jar­se pi­sar nun­ca más. Nas­rim Ak­ter Shi­mu, Nus­rat Jahan Ni­zum y Mo­ni­ra Ak­ter tu­vie­ron la ma­la suer­te de na­cer mu­je­res en Ban­gla­dés, don­de mu­chas ni­ñas son ca­sa­das an­tes de la pu­ber­tad y so­me­ti­das a ma­los tra­tos. Uno de los más fre­cuen­tes es ro­ciar con áci­do a las mu­je­res por ren­ci­llas fa­mi­lia­res o ven­gan­zas per­so­na­les, de­ján­do­las des­fi­gu­ra­das pa­ra el res­to de sus días.

Gol­pea­das por la vi­da, pa­ra las tres jó­ve­nes se ha abier­to una opor­tu­ni­dad has­ta aho­ra im­pen­sa­ble: ser mo­de­los.

Nas­rim Ak­ter Shi­mu Pa­li­zas y go­tas de áci­do co­mo cas­ti­go

En 2005, con so­lo 14 años, Nas­rim Ak­ter Shi­mu fue ca­sa­da por sus fa­mi­lia­res con un chi­co de 24. Aun­que la sue­gra era ami­ga de su ma­dre, pron­to em­pe­zó a pe­dir­le di­ne­ro mien­tras el ma­ri­do le da­ba pa­li­zas pa­ra ex­tor­sio­nar a su fa­mi­lia. «Al prin­ci­pio me sor­pren­dí, pe­ro lue­go acep­té que mu­chas mu­je­res de­ben so­por­tar­lo to­do pa­ra no rom­per el ma­tri­mo­nio», re­la­ta la jo­ven. Con el tiem­po, Nas­rim pen­só in­clu­so en sui­ci­dar­se por las pa­li­zas, que pa­sa­ron a cas­ti­gos con go­tas de áci­do que el ma­ri­do le echa­ba so­bre el cuer­po. «La ter­ce­ra vez, en 2008, me dur­mió y lo ro­ció por la bar­bi­lla y el hom­bro», cuen­ta en­se­ñan­do sus ci­ca­tri­ces.

Aun­que el ma­ri­do ne­ga­ba el «ac­ci­den­te», co­mo in­cons­cien­te­men­te lla­man en Ban­gla­dés a es­tos ata­ques, la Po­li­cía for­zó un acuer­do ex­tra­ju­di­cial. «Nos di­vor­cia­mos y la fa­mi­lia de mi ma­ri­do me dio 150.000 ta­kas (1.450 eu­ros) pa­ra el tra­ta­mien­to, ya que me ope­ra­ron gratis en el hos­pi­tal de la Fun­da­ción de Su­per­vi­vien­tes del Áci­do», di­ce re­fi­rién­do­se a es­ta or­ga­ni­za­ción crea­da por el doc­tor John Mo­rri­son en 1999. Des­de en­ton­ces, sus es­ta­dís­ti­cas re­gis­tran más de 3.750 víc­ti­mas por es­tos ata­ques.

Sin piel en la bar­bi­lla y con los la­bios que­ma­dos, Nas­rim se pa­só en ca­sa dos años has­ta la ope­ra­ción. «Tras la in­ter­ven­ción, mi vi­da cam­bió. Vol­ví al co­le­gio y es­toy en la uni­ver­si­dad, ya que me gus­ta­ría tra­ba­jar en te­le­vi­sión», ase­gu­ra ilu­sio­na­da. Ade­más, tie­ne «un no­vio que es bueno», pe­ro su gran pe­na es que no pue­de ver a su hi­jo, que se lo que­dó su ma­ri­do.

Nus­rat Jahan Ni­zum Hue­sos ro­tos y cor­tes en la piel

con so­lo on­ce con un chi­co de 19. «Mi fa­mi­lia me des­per­tó una ma­ña­na y me hi­zo fir­mar un pa­pel. Cuan­do fui al co­le­gio al día si­guien­te, mis com­pa­ñe­ros me pre­gun­ta­ron qué ha­cía allí si ya te­nía ma­ri­do. ¡To­dos lo sa­bían me­nos yo!», ex­cla­ma in­cré­du­la.

Aun­que el acuer­do nup­cial ex­cluía la vi­da con­yu­gal has­ta que fue­ra ma­yor, su ma­ri­do apro­ve­chó la fies­ta mu­sul­ma­na del cor­de­ro (Eid al Ad­ha) pa­ra lle­vár­se­la con sus pa­dres, pro­me­tien­do traer­la de vuel­ta por la no­che. «Me re­tu­vie­ron seis me­ses y mi es­po­so, que es­ta­ba en­gan­cha­do al al­cohol, las dro­gas y el jue­go, me pe­ga­ba cuan­do mi pa­dre no le da­ba di­ne­ro y abu­sa­ba de mí aun­que no te­nía la re­gla to­da­vía».

En­tre las pa­li­zas que le de­ja­ban los hue­sos ro­tos y cor­tes en la piel, el ma­ri­do pro­me­tía que iba a cam­biar. Pe­ro, cuan­do la pa­re­ja se mar­chó a Daca pa­ra tra­ba­jar en una fá­bri­ca de ro­pa, él le qui­tó su pri­mer suel­do y se lo gas­tó en be­bi­da y mu­je­res. «Lo des­cu­brí con otra chi­ca en la ha­bi­ta­ción don­de vi­vía­mos y, cuan­do em­pe­za­mos a dis­cu­tir, me ató y me que­mó la es­pal­da con áci­do. Des­pués, pren­dió fue­go al cuarto. ¡Me­nos mal que el dueño de la ca­sa me sal­vó!», re­vi­ve la jo­ven.

La Po­li­cía no in­ves­ti­gó el ca­so y has­ta le pi­dió di­ne­ro a la fa­mi­lia de Nus­rat cuan­do pu­sie­ron la de­nun­cia, ya que el chi­co era hi­jo de un agen­te. Al me­nos que ella se­pa, el úni­co cas­ti­go que re­ci­bió fue una pa­li­za del Ejér­ci­to. Hui­do des­de en­ton­ces, es­tá con­de­na­do por un cri­men y ella ha po­di­do reha­cer su vi­da. «La cul­pa es de la sociedad, la fa­mi­lia y la re­li­gión, que han crea­do ta­búes que no se pue­den rom­per. Pe­ro el is­lam no di­ce que se de­ba ha­cer es­to», ra­zo­na la jo­ven.

Mo­ni­ra Ak­ter Des­fi­gu­ra­da a los nue­ve años

Por ven­gan­za, Mo­ni­ra Ak­ter que­dó des­fi­gu­ra­da en 1998 con nue­ve años. «Un ve­cino al que mi pa­dre ha­bía de­nun­cia­do por ro­bar­le un tri­ci­clo me echó áci­do en la ca­ra», re­cuer­da la jo­ven, que per­dió un ojo y su­frió que­ma­du­ras en el oí­do y hom­bro iz­quier­dos. Tras va­rias ope­ra­cio­nes en Daca, fue tras­la­da­da con otras cin­co víc­ti­mas del áci­do al hos­pi­tal de Valencia, don­de era la ni­ña mi­ma­da. «Las en­fer­me­ras me re­ga­la­ban cho­co­la­te y me lla­ma­ban “la pe­que­ña”», di­ce en es­pa­ñol acor­dán­do­se de los nue­ve me­ses que pa­só allí. «Los me­jo­res de mi vi­da».

Mo­ni­ra, que po­día ha­ber me­jo­ra­do su as­pec­to con más ope­ra­cio­nes, ha desis­ti­do pa­ra evi­tar­se el do­lor y por­que ha des­cu­bier­to que «la be­lle­za no es­tá fue­ra, en el ros­tro, sino den­tro, en el co­ra­zón». Aun­que em­pe­zó a es­tu­diar De­re­cho «pa­ra ha­cer jus­ti­cia y ayu­dar a los de­más», tu­vo que de­jar­lo pa­ra sa­car ade­lan­te a su fa­mi­lia y tra­ba­ja co­mo di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, pe­ro re­co­no­ce que mu­chas em­pre­sas re­cha­zan su cu­rrí­cu­lum cuan­do ven su fo­to.

Tras de­bu­tar en un ca­tá­lo­go de la jo­ye­ría Ayosh idea­do por sus due­ñas, Tan­zi­ma Shah­taj Chaity y Fa­mia Shah­za­bin, y el fo­tó­gra­fo Naj­mul Nahid, es­tas tres jó­ve­nes han des­fi­la­do en pa­sa­re­las pa­ra con­cien­ciar so­bre las víc­ti­mas del áci­do. Su éxi­to ha im­pul­sa­do la ca­rre­ra de Nas­rim, que ha apa­re­ci­do en una película, y de Nus­rat, quien pre­sen­ta un pro­gra­ma ra­dio­fó­ni­co.

De izq. a der., Mo­ni­ra Ak­ter, Nas­rin Ak­ter Shi­mu y Nus­rat Jahan Ni­zum, tres víc­ti­mas del áci­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.