NI A LA CONS­TI­TU­CIÓN, NI AL REY NI A TO­DOS LOS CA­TA­LA­NES

To­rra se so­me­te a su je­fe, el fu­ga­do Puig­de­mont, y pro­me­te se­guir desafian­do al Es­ta­do co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - PORTADA - ÀLEX GUBERN/DANIEL TER­CE­RO BAR­CE­LO­NA del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. To­rra vi­si­ta­rá a los ex­con­se­je­ros en las pri­sio­nes de Ma­drid el lu­nes, des­pués de apla­zar su pri­mer ac­to pre­vis­to pa­ra hoy.

Co­mo si se tra­ta­se de un ac­to clan­des­tino, Quim To­rra to­mó po­se­sión ayer del car­go de pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña en una ce­re­mo­nia a me­dia luz, sin invitados más allá de la fa­mi­lia y sin pre­sen­cia de re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno. En una suer­te de anun­cio de lo que es­tá por ve­nir, la de­gra­da­ción de la ima­gen de la Ge­ne­ra­li­tat y la con­fu­sión en­torno a la to­ma de po­se­sión del «pre­si­dent» an­ti­ci­pa en reali­dad lo que es un pro­ble­ma mu­cho más de fon­do pa­ra el in­de­pen­den­tis­mo, la es­tra­te­gia di­ver­gen­te a cor­to pla­zo que plan­tean Junts per Ca­ta­lun­ya (JpC), y en me­nor me­di­da el PDECat, fren­te a ERC an­te la in­cier­ta le­gis­la­tu­ra que se pon­drá en mar­cha con la reac­ti­va­ción de la nor­ma­li­dad de la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria.

Las dis­cre­pan­cias, que co­men­za­ron a ha­cer­se evi­den­tes a las po­cas ho­ras de que el Par­la­men­to catalán pro­cla­ma­se uni­la­te­ral­men­te la in­de­pen­den­cia el 27 de oc­tu­bre –Car­les Puig­de­mont se fu­gó a Bru­se­las, Oriol Jun­que­ras se que­dó en Es­pa­ña–, se re­cru­de­cen aho­ra con la for­ma­ción del nue­vo Go­vern que pre­si­di­rá To­rra ba­jo la tu­te­la del ex­pre­si­den­te fu­ga­do en Ale­ma­nia. Mien­tras es­te úl­ti­mo es par­ti­da­rio de pro­se­guir con el cho­que, por ejem­plo, por la vía de res­ti­tuir a los con­se­je­ros que el 155 apar­tó del car­go –los en­car­ce­la­dos Jor­di Tu­rull y Jo­sep Rull, y el «re­fu­gia­do» en Bru­se­las Lluís Puig–, en ERC abo­gan por pro­po­ner nom­bres via­bles y con ca­pa­ci­dad efec­ti­va pa­ra go­ber­nar. En­tre los nom­bres que ERC si­túa en el Go­vern y Joan Tar­dà con­fir­mó fi­gu­ran Es­ter Ca­pe­lla y Te­re­sa Jor­dà, ac­tual­men­te dipu­tadas en el Con­gre­so.

Fren­te a es­ta es­tra­te­gia, To­rra, es de­cir Puig­de­mont, pro­po­ne res­ti­tuir a Tu­rull, Rull y Puig, al­go que los tres es­tán dis­pues­tos a asu­mir, se­gún con­fir­ma­ron a ABC fuen­tes del PDECat, don­de los tres mi­li­tan. La pre­sen­cia de miem­bros del PDECat en el Go­vern, al­go que Puig­de­mont ha­bría in­ten­ta­do la­mi­nar, pa­re­ce ase­gu­ra­da y ayer mis­mo miem­bros de la di­rec­ción se reunie­ron con el ex­pre­si­den­te en Ber­lín y ha­ce unos días hi­zo lo propio Da­vid Bon­vehí, coor­di­na­dor or­ga­ni­za­ti­vo del par­ti­do, pa­ra aca­bar de ne­go­ciar los nom­bres y la es­truc­tu­ra del pró­xi­mo go­bierno catalán.

En los pró­xi­mos días se co­no­ce­rá la con­fi­gu­ra­ción del Go­vern, que pon­drá pun­to y fi­nal a la apli­ca­ción de las me­di­das

Un ac­to de tres mi­nu­tos

Ayer, a las 11.31 ho­ras, To­rra, acom­pa­ña­do de Ro­ger To­rrent, pre­si­den­te del Par­la­men­to catalán, y Víctor Cu­llell, se­cre­ta­rio del Go­vern, en­tra­ron en el Sa­lón Vir­gen de Mon­tse­rrat del Palacio de la Ge­ne­ra­li­tat. A las 11.34, To­rra ya ha­bía to­ma­do po­se­sión de su car­go, con­vir­tien­do el ac­to en el más bre­ve de una to­ma de po­se­sión de la his­to­ria re­cien­te de Ca­ta­lu­ña. To­rra re­nun­ció a que se le pu­sie­ra el me­da­llón –for­ma­lis­mo ins­tau­ra­do por Adol­fo Suá­rez y Jo­sep Ta­rra­de­llas–, mos­tran­do así su plei­te­sía a Puig­de­mont. Un sim­bo­lis­mo que las cá­ma­ras de TV3 –las úni­cas en el ac­to– re­for­za­ron al ha­cer un plano cor­to co­mo pun­to y fi­nal de la re­trans­mi­sión. Tras ca­si sie­te me­ses des­de la apli­ca­ción del 155 y cin­co de las elec­cio­nes de di­ciem­bre, el in­de­pen­den­tis­mo re­vol­vió en tres mi­nu­tos la an­sie­dad por «re­cu­pe­rar» las ins­ti­tu­cio­nes de au­to­go­bierno.

La fór­mu­la que uti­li­zó To­rra fue la

Tu­rull, Rull y Puig, quie­ren asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno, a di­fe­ren­cia de los ex­con­se­je­ros de ERC

mis­ma que le le­gó Puig­de­mont en 2016: «Pro­me­to cum­plir leal­men­te las obli­ga­cio­nes del car­go de pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat con fi­de­li­dad a la vo­lun­tad del pue­blo de Ca­ta­lu­ña, re­pre­sen­ta­do por el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña». No hu­bo men­ción al Rey, ni a la Cons­ti­tu­ción, ni al Es­ta­tu­to. Fue Ar­tur Mas el que en 2012 in­tro­du­jo la co­le­ti­lla de las «fi­de­li­da­des», que Puig­de­mont aca­bó por man­te­ner y re­ti­ró las men­cio­nes al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co.

Sin la épi­ca y la pom­po­si­dad de las to­mas de po­se­sión de años atrás, la ciu­da­da­nía no se dio por alu­di­da. Mien­tras To­rra agra­de­cía a los fun­cio­na­rios del Palacio «ha­ber re­sis­ti­do es­tos me­ses» y es­tos le re­ga­la­ban una pan­car­ta con un gran la­zo ama­ri­llo –igual que el ex­hi­bi­do en la fa­cha­da del Ayun­ta­mien­to–, en la plaza de San Jaime se con­cen­tra­ban no más de vein­te in­de­pen­den­tis­tas. A las 12.27 ho­ras, el ca­rri­llón del Palacio de la Ge­ne­ra­li­tat en­to­nó «El Cant de la Sen­ye­ra» y, se­gui­da­men­te, «Els Se­ga­dors», him­nos que se pu­die­ron es­cu­char des­de el ex­te­rior. To­rra ya tie­ne la lla­ve del Palacio.

El se­cre­ta­rio del Go­vern da lectura del de­cre­to an­te To­rra y To­rrent, flan­quea­dos por dos mos­sos de ga­la

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.