EL PROPIETARIO

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - LA DOS -

Pro­ba­ble­men­te sea uno de los po­cos pe­rio­dis­tas en Es­pa­ña al que no le pa­re­ce mal que Pablo Igle­sias y su com­pa­ñe­ra, Ire­ne Mon­te­ro, se com­pren un cha­lé de 600.000 eu­ros. Al con­tra­rio, lo veo muy bien. So­bre to­do, si lo pue­den pa­gar. Co­mo no cri­ti­co que se pro­mo­cio­ne al pa­dre de Ri­ta Maes­tre, buen pro­fe­sio­nal, en la Ha­cien­da mu­ni­ci­pal de Ma­drid, o que el so­brino de la al­cal­de­sa Car­me­na, Luis Cue­to, sea su je­fe de ga­bi­ne­te. In­clu­so aplau­do que cual­quier con­ce­jal que ne­ce­si­te un co­che ofi­cial lo uti­li­ce. Lo que ya no me gus­ta de to­dos ellos, es que vean la vi­ga en el ojo ajeno. Que ha­yan agi­ta­do la en­vi­dia. Qué me­nos que as­pi­rar a una bue­na vi­vien­da y tra­tar de afron­tar una hi­po­te­ca cuan­do to­da­vía se tie­ne lar­ga vi­da la­bo­ral por de­lan­te. Pe­ro es­ta iz­quier­da an­ti­sis­te­ma cre­yó ha­ber des­cu­bier­to pro­ble­mas y so­lu­cio­nes que los de an­tes no veían ni olían, y lo que es me­jor: que se po­día dar una pa­ta­da al ta­ble­ro pa­ra ocu­par ellos la si­lla, la vi­da y el estilo de los po­lí­ti­cos de siem­pre, pe­ro con ellos sen­ta­dos en la pol­tro­na. Es hu­mano y com­pren­si­ble, no siem­pre jus­ti­fi­ca­ble. Por eso en­tien­do a Pablo Igle­sias y su le­gí­ti­ma an­sia de ser propietario.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.