UNA NUE­VA ERA DE COOPERACIÓN

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - LA TERCERA - POR DA­VID LIDINGTON DA­VID LIDINGTON, MI­NIS­TRO DEL GA­BI­NE­TE

«El fu­tu­ro nos plan­tea mu­chos re­tos, pe­ro con bue­na vo­lun­tad, crea­ti­vi­dad y con­cen­tra­ción por par­te de to­dos –así co­mo po­nien­do a nues­tra gen­te y la pros­pe­ri­dad que com­par­ti­mos en el cen­tro de to­do– es­toy se­gu­ro de que es­tos re­tos pue­den su­pe­rar­se y se su­pe­rarán. El Reino Uni­do y Es­pa­ña son ami­gos y alia­dos con una lar­ga his­to­ria jun­tos. Re­for­zar esos la­zos y es­tre­char esos víncu­los aún más es aho­ra la as­pi­ra­ción que com­par­ti­mos pa­ra el fu­tu­ro»

DES­DE que el Reino Uni­do vo­tó a fa­vor de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, ha de­ja­do cla­ro que eso no sig­ni­fi­ca que va­ya­mos a sa­lir de Eu­ro­pa. Co­mo alia­dos his­tó­ri­cos que dis­fru­ta­mos de es­tre­chos la­zos cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos y de se­gu­ri­dad, com­par­ti­mos con nues­tros ve­ci­nos del con­ti­nen­te no so­lo ex­pe­rien­cias que vi­vi­mos jun­tos en el pa­sa­do y los re­tos si­mi­la­res que se nos plan­tean en el pre­sen­te, sino tam­bién una am­plia ga­ma de opor­tu­ni­da­des de ca­ra al fu­tu­ro.

Pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo es­tas nue­vas opor­tu­ni­da­des y mi­ni­mi­zar los ries­gos, te­ne­mos que for­jar un con­sen­so que nos per­mi­ta trabajar jun­tos en una nue­va era de cooperación y pros­pe­ri­dad com­par­ti­da en­tre el Reino Uni­do y nues­tros so­cios eu­ro­peos, Es­pa­ña en­tre ellos. Por eso es­toy hoy en Ma­drid, pa­ra des­ta­car la pro­fun­da re­la­ción bi­la­te­ral que exis­te en­tre el Reino Uni­do y Es­pa­ña, ce­le­brar e im­pul­sar los la­zos en­tre nues­tros pue­blos, y de­jar cla­ro nues­tro de­seo de re­for­zar aún más es­ta re­la­ción tras sa­lir de la UE.

Com­pren­do que mu­chos es­pa­ño­les no desean que nos va­ya­mos de una or­ga­ni­za­ción que sa­be­mos que va­lo­ran mu­chí­si­mo. Yo de­fen­dí con ahín­co la per­ma­nen­cia en la UE, pe­ro asu­mo que el pue­blo bri­tá­ni­co to­mó una de­ci­sión de­mo­crá­ti­ca­men­te y ese vo­to de­be res­pe­tar­se: no ha­brá un se­gun­do re­fe­rén­dum so­bre nues­tra per­te­nen­cia a la UE. Aho­ra la prio­ri­dad es que am­bas par­tes nos cen­tre­mos en lle­gar a un acuer­do so­bre la re­la­ción fu­tu­ra que abar­que los víncu­los y la­zos co­mu­nes que he­mos ido cons­tru­yen­do a lo lar­go de to­das es­tas dé­ca­das.

He­mos he­cho avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en las ne­go­cia­cio­nes, ya que am­bas par­tes es­ta­mos de­ci­di­das a prio­ri­zar las ne­ce­si­da­des de nues­tros pue­blos. A fi­na­les del año pa­sa­do, lle­ga­mos a un acuer­do so­bre ele­men­tos cla­ve de nues­tra re­ti­ra­da, co­mo por ejem­plo ga­ran­ti­zar que los 300.000 ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos que vi­ven en Es­pa­ña y los ca­si 200.000 es­pa­ño­les que vi­ven en el Reino Uni­do con­ser­ven el de­re­cho a vi­vir y trabajar en nues­tros res­pec­ti­vos paí­ses tal y co­mo ha­cen aho­ra. Y en mar­zo lle­ga­mos a un acuer­do so­bre el pe­rio­do de im­ple­men­ta­ción, dan­do así la cer­ti­dum­bre y cla­ri­dad que me­re­cen fa­mi­lias y em­pre­sas.

El ca­mino que te­ne­mos por de­lan­te, sin em­bar­go, no es sen­ci­llo: nos apro­xi­ma­mos a un mo­men­to cru­cial en la ne­go­cia­ción. Pe­ro con­fia­mos en que en­con­tra­re­mos la for­ma de avan­zar jun­tos allá don­de sur­jan re­tos, adop­tan­do un es­pí­ri­tu de com­pro­mi­so y en­fo­que, pa­ra el be­ne­fi­cio y la pros­pe­ri­dad com­par­ti­da tan­to del Reino Uni­do co­mo de la UE.

Por ejem­plo, te­ne­mos cla­ro que cual­quier acuer­do con la UE de­be res­pe­tar los acuer­dos del pro­ce­so de paz de Ir­lan­da del Nor­te. Co­mo mi­nis­tro res­pon­sa­ble de sal­va­guar­dar la in­te­gri­dad cons­ti­tu­cio­nal del Reino Uni­do, he vis­to de pri­me­ra mano lo im­por­tan­cia de ga­ran­ti­zar que no ha­ya una fron­te­ra fí­si­ca en­tre Ir­lan­da del Nor­te e Ir­lan­da, así co­mo de man­te­ner en su to­ta­li­dad el Acuer­do del Viernes San­to que apun­ta­la la paz y la es­ta­bi­li­dad en la re­gión. Tam­bién he­mos de­ja­do cla­ro que ne­go­cia­re­mos co­mo una fa­mi­lia, es de­cir, no ha­brá ba­rre­ras aran­ce­la­rias en­tre Ir­lan­da del Nor­te y el res­to del Reino Uni­do.

Afron­ta­mos otra com­ple­ja se­rie de im­pli­ca­cio­nes res­pec­to a la sa­li­da de Gi­bral­tar de la UE jun­to con el Reino Uni­do. Los be­ne­fi­cios de la in­ter­co­ne­xión en­tre el Campo de Gi­bral­tar y el Pe­ñón que­dan de ma­ni­fies­to to­dos los días, cuan­do mi­les de es­pa­ño­les, bri­tá­ni­cos y ciu­da­da­nos de otros paí­ses de la UE ha­cen su tra­yec­to dia­rio. La can­ti­dad de per­so­nas cu­yo sus­ten­to de­pen­de de es­to acen­túa la im­por­tan­cia de con­ser­var di­chos víncu­los du­ran­te mu­cho tiem­po.

De ahí que es­te­mos en con­tac­to re­gu­lar con el Go­bierno de Gi­bral­tar y con nues­tros so­cios eu­ro­peos, en­tre ellos Es­pa­ña, con el ob­je­ti­vo de pro­por­cio­nar la cer­ti­dum­bre que ne­ce­si­tan la gen­te y las em­pre­sas de am­bos la­dos. Da­das las di­fe­ren­cias cla­ras e his­tó­ri­cas que te­ne­mos con Es­pa­ña res­pec­to a la so­be­ra­nía, nues­tra ta­rea no siem­pre se­rá sen­ci­lla. Pe­ro aun­que la pos­tu­ra del Reino Uni­do es, y se­gui­rá sien­do, fir­me, con­fia­mos en que con un es­pí­ri­tu cons­truc­ti­vo y cen­trán­do­nos en unos in­tere­ses que son com­par­ti­dos y muy rea­les po­dre­mos lle­gar a una so­lu­ción mu­tua­men­te acep­ta­ble que be­ne­fi­cie a to­dos los que vi­ven y tra­ba­jan en la re­gión.

Tam­bién que­re­mos ser am­bi­cio­sos res­pec­to a la re­la­ción fu­tu­ra con la UE. Con una aso­cia­ción eco­nó­mi­ca lo más am­plia y pro­fun­da po­si­ble que sal­va­guar­de los pues­tos de tra­ba­jo y pro­mue­va la pros­pe­ri­dad de los ciu­da­da­nos de am­bas par­tes. La sa­li­da del mer­ca­do úni­co aca­rrea­rá cam­bios pa­ra las em­pre­sas del Reino Uni­do, Es­pa­ña y más allá, pe­ro con­fío en que sea po­si­ble man­te­ner una re­la­ción co­mer­cial lo más só­li­da po­si­ble con nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos. Y es­to no so­lo be­ne­fi­cia­rá al Reino Uni­do: nues­tra pa­sión por los co­ches fa­bri­ca­dos en Ara­gón, los ali­men­tos fres­cos de An­da­lu­cía y el de­li­cio­so Al­ba­ri­ño de Ga­li­cia con­tri­bui­rá a se­guir ge­ne­ran­do em­pleo tam­bién en Es­pa­ña.

Al mis­mo tiem­po, acon­te­ci­mien­tos re­cien­tes po­nen de re­lie­ve lo ne­ce­sa­ria que es una re­la­ción fir­me en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Las ame­na­zas que nos afec­tan a to­dos, co­mo el te­rro­ris­mo, el cri­men or­ga­ni­za­do y la pro­li­fe­ra­ción de ar­mas nu­clea­res, no se pa­ran en las fron­te­ras. Por ello, la cooperación y el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción a tra­vés de Eu­ro­pol o la or­den eu­ro­pea de de­ten­ción y en­tre­ga son fun­da­men­ta­les pa­ra nues­tras ini­cia­ti­vas con­jun­tas con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do y el te­rro­ris­mo trans­fron­te­ri­zos. El men­sa­je uni­fi­ca­do de la se­ma­na pa­sa­da so­bre la re­le­van­cia del acuer­do con Irán emi­ti­do por el Reino Uni­do y de­más so­cios eu­ro­peos, in­clu­yen­do Es­pa­ña, ilus­tra los va­lo­res que com­par­ti­mos y po­ne de ma­ni­fies­to por qué es ne­ce­sa­rio sal­va­guar­dar la cooperación prác­ti­ca que he­mos desa­rro­lla­do des­de ha­ce dé­ca­das pa­ra man­te­ner a sal­vo a nues­tros ciu­da­da­nos.

El fu­tu­ro nos plan­tea mu­chos re­tos, pe­ro con bue­na vo­lun­tad, crea­ti­vi­dad y con­cen­tra­ción por par­te de to­dos –así co­mo po­nien­do a nues­tra gen­te y la pros­pe­ri­dad que com­par­ti­mos en el cen­tro de to­do– es­toy se­gu­ro de que es­tos res­tos pue­den su­pe­rar­se y se su­pe­rarán. El Reino Uni­do y Es­pa­ña son ami­gos y alia­dos con una lar­ga his­to­ria jun­tos. Re­for­zar esos la­zos y es­tre­char esos víncu­los aún más es aho­ra la as­pi­ra­ción que com­par­ti­mos pa­ra el fu­tu­ro.

NIE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.