PO­LÍ­TI­CA, PROPIEDAD PRIVADA Y LI­BER­TAD

En de­mo­cra­cia, el error no con­sis­te en te­ner li­ber­tad de ele­gir. El error es prohi­bir a los de­más de­re­chos que uno no se prohí­be a sí mis­mo, y pon­ti­fi­car so­bre ello

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - EDITORIALES -

PABLO Igle­sias y su pa­re­ja y por­ta­voz par­la­men­ta­ria, Ire­ne Mon­te­ro, es­tán en su per­fec­to de­re­cho de ad­qui­rir un cha­lé en la sie­rra de Ma­drid por 615.000 eu­ros con una hi­po­te­ca de 540.000 eu­ros pa­ga­de­ra a trein­ta años. Es una de las mu­chas ven­ta­jas de vi­vir en una so­cie­dad mo­der­na ba­sa­da en la eco­no­mía de li­bre mer­ca­do, y en una de­mo­cra­cia con la propiedad privada ga­ran­ti­za­da co­mo de­re­cho inalie­na­ble. Igle­sias ha ex­pre­sa­do su irri­ta­ción por­que se han he­cho pú­bli­cos mu­chos detalles de la ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria que, se­gún en­tien­de, per­te­ne­cen a su ám­bi­to pri­va­do e ín­ti­mo de de­ci­sión, y no de­ben con­fun­dir­se con la es­fe­ra pú­bli­ca de su li­de­raz­go po­lí­ti­co. Y tie­ne ra­zón. Sin em­bar­go, Igle­sias y Mon­te­ro no son pre­ci­sa­men­te las per­so­nas in­di­ca­das pa­ra la­men­tar la uti­li­za­ción de es­te ti­po de in­for­ma­ción co­mo ar­gu­men­to de crí­ti­ca po­lí­ti­ca, de con­de­na pú­bli­ca, o de cas­ti­go ejem­pla­ri­zan­te pa­ra des­gas­tar o hu­mi­llar al ri­val ideo­ló­gi­co. Re­sul­ta ilus­tra­ti­vo. Po­de­mos aca­ba de dar­se de bru­ces con sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes y pre­jui­cios res­pec­to a la in­men­sa ma­yo­ría de la cla­se me­dia de es­te país. Du­ran­te es­tos años, Igle­sias ha fri­vo­li­za­do tan­to con la «ri­que­za», ha ideo­lo­gi­za­do de for­ma tan bur­da la propiedad privada, los aho­rros y las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de mu­chas per­so­na­li­da­des de re­le­van­cia pú­bli­ca, y ha ge­ne­ra­do tan­tas som­bras de du­da y co­rrup­ción so­bre cual­quier miem­bro de la «cas­ta» po­lí­ti­ca, que cuan­do él in­cu­rre en la mis­ma con­duc­ta que de­nun­cia no ha­ce sino re­tra­tar­se en su pro­fun­da in­cohe­ren­cia. Es una evi­den­cia de su de­bi­li­dad de cri­te­rio y de la hi­po­cre­sía que su­po­ne di­vi­dir a los ciu­da­da­nos en­tre bue­nos y ma­los de un mo­do sim­plis­ta.

El dis­cur­so de Po­de­mos es­tá ba­sa­do en fal­se­da­des ar­gu­men­ta­les y en una su­pe­rio­ri­dad mo­ral de la iz­quier­da fren­te al «po­de­ro­so». Igle­sias se ha de­di­ca­do a es­car­men­tar pú­bli­ca­men­te a sus opo­nen­tes vul­ne­ran­do cual­quier in­di­cio de pre­sun­ción de inocen­cia, y ha­ce ra­dio­gra­fías es­tig­ma­ti­zan­tes de to­do el que no com­par­te la cau­sa de su co­mu­nis­mo re­cal­ci­tran­te. Aho­ra, Igle­sias se ha da­do cuen­ta de que tra­ba­jan­do hon­ra­da­men­te des­de un es­ca­ño un es­pa­ñol tie­ne de­re­cho y li­ber­tad de ac­ce­der a una vi­vien­da con una su­per­fi­cie de 268 me­tros cua­dra­dos en una par­ce­la de 2.352, con pis­ci­na y zo­nas ajar­di­na­das. Po­de­mos no pue­de dar lec­cio­nes de éti­ca po­lí­ti­ca cuan­do Eche­ni­que no pa­gó las cuo­tas de la Se­gu­ri­dad So­cial de su asis­ten­te per­so­nal; cuan­do Erre­jón co­bró de mo­do irre­gu­lar una «be­ca-black» en la Uni­ver­si­dad de más de 1.700 eu­ros men­sua­les; cuan­do Es­pi­nar se lu­cró con las plus­va­lías de la ven­ta de una vi­vien­da de protección ofi­cial; o cuan­do el ne­po­tis­mo se ha adue­ña­do de los Ayun­ta­mien­tos de Co­lau y Car­me­na. En de­mo­cra­cia, el error no con­sis­te en te­ner li­ber­tad de ele­gir. El error es prohi­bir a los de­más de­re­chos que uno no se prohí­be a sí mis­mo, y pon­ti­fi­car so­bre ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.