Vuel­ve la pro­por­cio­na­li­dad

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ENFOQUE - HUG­HES

Ra­joy se de­cla­ra «vi­gi­lan­te» de Ca­ta­lu­ña y lla­ma a con­sul­tas a los par­ti­dos pa­ra for­mar lo que se ha lla­ma­do, con no po­co op­ti­mis­mo, «la uni­dad de los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas». Cuan­do los par­ti­dos pac­tan al­go no se ve; si se les ve es otra co­sa.

La in­ter­pre­ta­ción y mo­dos cons­ti­tu­cio­na­les de Ra­joy lo con­vier­ten en una es­pe­cie de can­cer­be­ro, ser mi­to­ló­gi­co de tres ca­be­zas (tres po­de­res) mar­can­do al hom­bre a Quim To­rra.

To­rra no aca­tó la Cons­ti­tu­ción y si pro­me­tió al­go fue desobe­dien­cia. En reali­dad, la so­lem­ni­zó. Mu­chos ana­lis­tas ca­ta­la­nes, con el ha­bi­tual tono de ini­cia­dos en un ar­cano, apun­tan a que lo su­yo es una far­sa con la que ren­dir­se al au­to­no­mis­mo mien­tras en­tre­tie­ne a su pú­bli­co. Qui­zás. ¿Por qué no? To­do el mun­do en­ga­ña a to­do el mun­do en es­te asun­to. Pe­ro la reali­dad, in­clu­so lo vis­to en el ya ad­mi­ti­do «plano sim­bó­li­co», es que ex­cla­mó Ca­ta­lun­ya Lliu­re y re­sul­tó ele­gi­do por la de­le­ga­ción de vo­to puig­de­mo­nia­na que no re­cu­rrió el go­bierno; el mis­mo que por bo­ca de Ca­ta­lá du­da de la sa­lud men­tal del juez na­va­rro y a la vez «res­pe­ta las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les» bel­gas sin re­chis­tar. No hay una lí­nea rec­ta, cla­ra. ¿Y si hu­bie­ra pac­to con el PNV y so­lo pac­tis­mo con el res­to? Por­que Ra­joy ha­bló ayer de una «res­pues­ta pac­ta­da y pro­por­cio­nal», lo que su­po­ne el re­torno de la pa­la­bra que más usó du­ran­te el Pro­cés.

La pro­por­cio­na­li­dad: me­di­da del ma­ria­nis­mo en el es­ti­rar­se de las co­sas y si­tua­cio­nes pa­ra una ma­yor du­ra­ción en el poder. Ra­joy ha ins­ta­la­do la vi­da ins­ti­tu­cio­nal en una es­pe­cie de pru­den­te y le­ga­lis­ta dis­cre­cio­na­li­dad que él lla­ma «nor­ma­li­dad». Pe­ro ha­gan un ejer­ci­cio: re­tro­ce­dan cin­co años y pre­gún­ten­se si ima­gi­na­ban que el país pu­die­ra es­tar en es­ta si­tua­ción. Hay un de­te­rio­ro ge­ne­ral in­ne­ga­ble.

En cuan­to a Ri­ve­ra, no so­lo es­tá ha­cien­do elec­to­ra­lis­mo con el 155, es­tá fa­vo­re­cien­do un en­ten­di­mien­to bur­do de la Cons­ti­tu­ción. ¿Pue­de el Eje­cu­ti­vo in­ter­ve­nir a su an­to­jo, lo que quie­ra y el tiem­po que quie­ra un par­la­men­to y una au­to­no­mía ga­ran­ti­za­da en el art. 2?

Ciu­da­da­nos as­pi­ra siem­pre al su­pre­mo po­pu­rrí, y al 155 le pi­de que re­pa­re má­gi­ca­men­te los da­ños y efec­tos pro­vo­ca­dos por dé­ca­das de es­ti­ra­mien­to, vi­gen­cia y cha­la­neo de una Cons­ti­tu­ción de la que se di­ce cam­peón.

JAIME GARCÍA

Al­bert Ri­ve­ra y Ma­riano Ra­joy, du­ran­te su en­cuen­tro ayer en La Mon­cloa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.