EL APARTHEID CATALÁN

Es­pe­re­mos que es­te au­tén­ti­co re­ga­lo caí­do del cielo no sea des­apro­ve­cha­do por nues­tros po­lí­ti­cos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - JOSÉ MARÍA CARRASCAL

ES opi­nión ge­ne­ral que a Quim Ta­rra le ha de­sig­na­do pre­si­dent de Ca­ta­lu­ña Car­les Puig­de­mont. Lo he es­cri­to yo, co­mo tan­tos otros co­men­ta­ris­tas, y él mis­mo lo re­co­no­ció en su dis­cur­so de acep­ta­ción. Pe­ro con­for­me pa­san los días, cre­ce la im­pre­sión de que quien le ha ele­gi­do real­men­te es Ma­riano Ra­joy. Al me­nos es quien más pro­ve­cho es­tá sa­can­do de ello. El gran pro­ble­ma de Ra­joy des­de que lle­gó a La Mon­cloa es que el res­to de los par­ti­dos le ne­ga­ron el pan y la sal. Du­ran­te el pri­mer man­da­to, gra­cias a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, to­da­vía pu­do go­ber­nar, me­nos mal, por­que, en otro ca­so, no hu­bie­ra po­di­do to­mar las me­di­das que evi­ta­ron nues­tra ban­ca­rro­ta. Pe­ro el se­gun­do ha si­do un au­tén­ti­co vía cru­cis pa­ra él, con to­do el mun­do in­ten­ta­do des­ca­bal­gar­le, que los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes apro­ve­cha­ron pa­ra bus­car la in­de­pen­den­cia, e in­clu­so lle­ga­ron a pro­cla­mar­la ile­gal­men­te. Y mi­ren us­te­des por don­de, hoy te­ne­mos a Pe­dro Sán­chez res­pal­dan­do su po­lí­ti­ca ha­cia Ca­ta­lu­ña, una qui­me­ra ha­ce só­lo unos días, y acor­dan­do me­di­das pa­ra el ca­so de que el pró­xi­mo go­bierno catalán si­ga la sen­da del an­te­rior. Me­di­das que em­pe­za­rían con vol­ver a in­vo­car el 155, pe­ro am­plia­do con la in­ter­ven­ción de TV3, má­xi­mo al­ta­voz del se­ce­sio­nis­mo, o ac­tuar con­tra el Con­sell de la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na y la Asam­blea de Car­gos Elec­tos, or­ga­nis­mos no pre­vis­tos en las atri­bu­cio­nes del go­vern y del par­la­ment. To­do ello gra­cias a Quim Ta­rra, que ha mos­tra­do la ver­da­de­ra ca­ra del na­cio­na­lis­mo catalán. ¿Se les uni­rá Ri­ve­ra, que in­sis­te en man­te­ner el 155? ¡Qué re­me­dio le que­da si no quie­re que su subida en las en­cues­tas no se des­in­fle tan rá­pi­do co­mo cre­ció! In­clu­so Po­de­mos, que ve­nía co­que­tean­do con ese se­ce­sio­nis­mo, se ha dis­tan­cia­do de él, por bo­ca de Eche­ni­que, co­mo si tu­vie­ra una en­fer­me­dad gra­ve y con­ta­gio­sa. To­do ello gra­cias a Quim Ta­rra, que ha mos­tra­do la ver­da­de­ra ca­ra del na­cio­na­lis­mo catalán, y tes­ti­fi­can sus tuits de una ma­ne­ra tan gro­se­ra co­mo irre­fu­ta­ble: un na­cio­na­lis­mo ra­di­cal, una pé­si­ma re­dac­ción, una xe­no­fo­bia in­di­si­mu­la­da y un su­pre­ma­cis­mo con fon­do ra­cis­ta inad­mi­si­bles en la Eu­ro­pa de nues­tros días. Ba­jo su man­do, Ca­ta­lu­ña ca­mi­na ha­cia el apartheid no só­lo cul­tu­ral, sino real. El me­jor ejem­plo lo tu­vi­mos al de­cir que obe­de­ce­ría «la vo­lun­tad del pue­blo catalán re­pre­sen­ta­do por el par­la­ment de Ca­ta­lu­ña», sin ci­tar la Cons­ti­tu­ción al ju­rar el car­go. Co­mo les de­cía, ni que le hu­bie­ra ele­gi­do Ra­joy.

Na­tu­ral­men­te, la ma­qui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca ca­ta­la­na va a po­ner­se a trabajar a to­do va­por pa­ra con­tar­nos que tal in­ter­pre­ta­ción es fal­sa y se tra­ta­ba de sim­ples co­men­ta­rios po­lí­ti­cos. Pe­ro lo di­cho, di­cho es­tá, ade­más, por es­cri­to, y no una vez, sino mon­to­nes de ve­ces, lo que in­di­ca una ofus­ca­ción de men­te que le em­pa­rien­ta con per­so­na­jes som­bríos de la his­to­ria re­cien­te. Al­go que afec­ta, de re­cha­zo, al propio Puig­de­mont y a la cau­sa ca­ta­la­nis­ta. Es­pe­re­mos que es­te au­tén­ti­co re­ga­lo caí­do del cielo no sea des­apro­ve­cha­do por nues­tros po­lí­ti­cos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, cu­ya ten­den­cia des­truc­ti­va vie­ne su­peran­do a la cons­truc­ti­va. ¿O es que la tác­ti­ca de re­sis­tir has­ta que el enemi­go me­ta la pa­ta has­ta el cor­ve­jón ha fun­cio­na­do fi­nal­men­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.