HARTOS DE HUMILLACIONES

El se­pa­ra­tis­mo so­lo vol­ve­rá al au­to­no­mis­mo cuan­do se ha­ya que­da­do sin na­da

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - HERMANN TERTSCH

DI­CE el Go­bierno en re­fe­ren­cia a la to­ma de po­se­sión del ra­cis­ta Joa­quim To­rra co­mo nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña que «el ac­to de­gra­da la dig­ni­dad de la Ge­ne­ra­li­tat». No es así. El ac­to ce­le­bra­do ayer por la ma­ña­na en el edi­fi­cio de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña de­gra­da al Go­bierno. Un po­co más. Por­que otra vez ha per­mi­ti­do que una ban­da de au­to­pro­cla­ma­dos gol­pis­tas y de­lin­cuen­tes, que lo son co­mo enemi­gos de la Cons­ti­tu­ción ya en abier­ta re­be­lión con­tra la Mo­nar­quía y el Es­ta­do, ha­yan im­pues­to su vo­lun­tad, su agen­da y su pro­to­co­lo pa­ra in­sul­tar a Es­pa­ña. Y lo úni­co que ha he­cho una vez más es ce­der y otor­gar. Y po­ner a to­das las ca­catúas me­diá­ti­cas te­le­vi­si­vas y ra­dio­fó­ni­cas a in­ten­tar con­ven­cer a la opi­nión pú­bli­ca de que no pa­sa na­da.

Tran­qui­los es­pa­ño­les, que no pa­sa na­da. Os es­tán in­sul­tan­do a vo­so­tros, a vues­tra na­ción, a vues­tros caí­dos, a vues­tra ban­de­ra, a vues­tros an­te­pa­sa­dos, his­to­ria, pa­tria y nom­bre. Y os es­tán ame­na­zan­do. A vues­tra li­ber­tad, a la uni­dad na­cio­nal, a vues­tra se­gu­ri­dad, a vues­tro pa­tri­mo­nio en Ca­ta­lu­ña, a vues­tra len­gua y vues­tra dig­ni­dad. Pe­ro eso no de­be im­por­tar. Lo úni­co re­le­van­te es que el ra­cis­ta To­rra for­me su go­bierno y así que­de le­van­ta­da la apli­ca­ción el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción en Ca­ta­lu­ña. No por­que con­ven­ga. ¡Quiá! To­do lo con­tra­rio. De­vuel­ve to­dos los po­de­res al enemi­go pa­ra ha­cer­nos da­ño. Al enemi­go, sí. Por­que al­guien que pre­ten­de des­truir tu pa­tria no es un ad­ver­sa­rio po­lí­ti­co. Es tu enemi­go y so­lo ca­be de­rro­tar­lo o ren­dir­se. El se­pa­ra­tis­mo ha ido de­ma­sia­do le­jos y so­lo vol­ve­rá al au­to­no­mis­mo cuan­do se ha­ya que­da­do sin na­da. Pues el Go­bierno que ju­ró de­fen­der la uni­dad y la cons­ti­tu­ción y ga­ran­ti­zar nues­tra se­gu­ri­dad no tie­ne otra ob­se­sión que de­vol­ver­le los po­de­res y las ar­mas al enemi­go. Que ya han anun­cia­do que los uti­li­za­rán pa­ra un nue­vo asal­to pa­ra des­truir Es­pa­ña. Es­ta ac­ti­tud, que desafía a to­da ló­gi­ca y po­ne aun en ma­yor pe­li­gro la se­gu­ri­dad na­cio­nal, se ha­ce por­que lo exi­ge el PNV, con su 1,2% en las pa­sa­das ge­ne­ra­les. Pa­ra que es­te par­ti­do que tam­bién ma­du­ra ya su pro­pia ope­ra­ción an­ti­es­pa­ño­la y se­di­cio­sa en Na­va­rra y el País Vas­co, per­mi­ta que Es­pa­ña con sus 47 mi­llo­nes si­ga go­ber­na­da por un PP des­ga­rra­do y agó­ni­co. Que no tie­ne otro ob­je­ti­vo, idea, rum­bo, in­te­rés ni prio­ri­dad que man­te­ner a Ma­riano Ra­joy otros dos años en el poder.

La ce­re­mo­nia de ape­nas tres mi­nu­tos bas­tó pa­ra otra gran hu­mi­lla­ción a Es­pa­ña. Un ac­to que, da­da la vi­gen­cia del 155, or­ga­ni­za­ba el go­bierno de la na­ción que de­bió de­ci­dir có­mo se­ría y quién iría. No. De­ja­ción to­tal de fun­cio­nes. De­sis­ti­mien­to ab­so­lu­to. To­rra di­jo que los mi­nis­tros no eran bien­ve­ni­dos y el Go­bierno del Reino de Es­pa­ña obe­de­ció al ra­cis­ta. Y to­dos a reír­se. Se ríen los bel­gas, los ale­ma­nes, se ríen los es­co­ce­ses, se ríe Ur­ku­llu y Bar­kos, Bil­du y ETA. Se ríe To­rra, un la­ca­yo de Puig­de­mont, la­ca­yo a su vez de Ar­tur Mas, aquel la­ca­yo que Jor­di Pu­jol pu­so a ha­cer tra­ba­jos su­cios en sus años de ro­bo y glo­ria. Ese es el ni­vel de los ca­be­ci­llas del enemi­go de Es­pa­ña en la re­be­lión en Ca­ta­lu­ña. Pues el Go­bierno es­pa­ñol lo­gra dig­ni­fi­car­los una y otra vez. Es­te Go­bierno le ha co­gi­do mie­do a los es­pa­ño­les. Tie­ne ra­zo­nes. Sal­vo mi­la­gro, lo van a arro­llar, ten­ga o no pre­su­pues­tos. Pa­ga­rá ha­ber gran­jea­do tan­tos des­pre­cios y humillaciones a los es­pa­ño­les. La bue­na no­ti­cia es que, sea cual sea el re­le­vo o al­ter­na­ti­va, hartos de humillaciones, ca­da vez más es­pa­ño­les sa­ben que al enemi­go hay que de­rro­tar­lo. Que los se­pa­ra­tis­tas so­lo vol­ve­rán a ser fe­li­ces y apre­ciar lo que tie­nen cuan­do ha­yan per­di­do to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.