LA ES­TRA­TE­GIA DE LA BIFURCACIÓN

Sos­la­yar la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to es una de­cla­ra­ción im­plí­ci­ta de desobe­dien­cia. La de la in­ves­ti­du­ra fue ex­pre­sa

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

NI aca­ta­mien­to de la Cons­ti­tu­ción… ni del Es­ta­tu­to. La cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las com­pe­ten­cias de go­bierno de Kim Jong To­rra, co­mo le lla­ma Herrera, es­tá sub­su­mi­da en el marco es­ta­tu­ta­rio catalán, que al me­nos co­mo pre­si­den­te es­tá obli­ga­do a ha­cer su­yo. Al re­cha­zar­lo, o sos­la­yar­lo, el Se­ñor de las Bes­tias avan­za una ac­ti­tud de desobe­dien­cia que ya anun­ció en su pri­mer dis­cur­so. La au­to­no­mía es­tá ofi­cial­men­te su­pe­ra­da pa­ra el se­pa­ra­tis­mo y su nú­cleo du­ro. El pre­ce­den­te de Puig­de­mont, que usó la mis­ma fór­mu­la, no re­sul­ta pre­ci­sa­men­te tran­qui­li­za­dor co­mo de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes; más bien de­mues­tra la con­ve­nien­cia de no res­tar im­por­tan­cia al asun­to. Por­que, sea o no le­gal el pro­ce­di­mien­to de la to­ma de po­se­sión –y si no lo es, o pue­de no ser­lo, el Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción de in­ter­po­ner re­cur­so–, su­gie­re una vo­lun­tad diá­fa­na de man­te­ner el en­vi­te sin do­blar el pul­so.

Eso es lo que nos es­pe­ra. Pro­vo­ca­cio­nes, bra­va­tas, humillaciones pla­ni­fi­ca­das se­gún un me­di­do ri­tual de la ofen­sa. Los so­be­ra­nis­tas han pues­to in­clu­so nom­bre a la es­tra­te­gia: bifurcación, es de­cir, agra­vios sim­bó­li­cos al­ti­so­nan­tes y de­ci­sio­nes efec­ti­vas dis­cre­tas, con cui­da­do de no pi­sar las fron­te­ras nor­ma­ti­vas que con­du­cen a Es­tre­me­ra. Bur­lar el es­pí­ri­tu de la ley y moverse en­tre sus res­qui­cios ate­nién­do­se a su le­tra pe­que­ña. La nue­va fa­se del desafío se ba­sa en trans­gre­sio­nes de ba­ja in­ten­si­dad que man­ten­gan la in­su­bor­di­na­ción co­mo apa­rien­cia; un lim­bo po­lí­ti­co de agi­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal y de inob­ser­van­cia ma­rru­lle­ra. Re­tos y chu­le­rías for­ma­les al gus­to de su clien­te­la pa­ra di­bu­jar la sen­sa­ción de re­sis­ten­cia y con­so­li­dar la idea de le­gi­ti­mi­dad in­de­pen­dien­te has­ta que lle­gue el mo­men­to de vol­ver a echar el ca­rro por las pie­dras.

Si el Go­bierno y los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas caen en esa tram­pa se me­te­rán en un (otro) lío. Aguar­dar a una vul­ne­ra­ción ex­pre­sa de la ley pa­ra to­mar me­di­das equi­va­le a ce­der otra vez la ini­cia­ti­va a los se­ce­sio­nis­tas e ir de su ron­zal por un la­be­rin­to. A es­te res­pec­to re­sul­ta ne­ce­sa­rio re­cor­dar que el ar­tícu­lo 155 no es pu­ni­ti­vo sino po­lí­ti­co, y que la vo­lun­tad po­lí­ti­ca no la es­ta­ble­cen los tri­bu­na­les sino los po­de­res le­gis­la­ti­vo y eje­cu­ti­vo. La de­cla­ra­ción ex­pre­sa de To­rra de re­tor­nar a la le­ga­li­dad pa­ra­le­la de sep­tiem­bre, y la im­plí­ci­ta de ig­no­rar la Car­ta Mag­na y el Es­ta­tut, cons­ti­tu­yen mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que sea re­que­ri­do al or­den del in­te­rés ge­ne­ral, con­for­me a lo dis­pues­to en di­cho ar­tícu­lo, y a cla­ri­fi­car sin som­bra de du­da ni de am­bi­güe­dad sus ob­je­ti­vos. Si el na­cio­na­lis­mo quie­re bi­fur­car sus ca­mi­nos de­be sa­ber des­de el pri­mer mo­men­to que am­bos le con­du­cen al pre­ci­pi­cio. Su pro­pó­si­to des­es­ta­bi­li­za­dor es tan ma­ni­fies­to que si el Es­ta­do dis­po­ne de un ins­tru­men­to pa­ra re­ver­tir­lo lo ha de po­ner so­bre la me­sa ya mis­mo. La ex­pe­rien­cia de oc­tu­bre de­be­ría en­se­ñar que las ame­na­zas y las ad­ver­ten­cias ca­re­cen de sen­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.