ÁNIMO PABLO: YA SO­LO TE FAL­TA EL AUDI

Cual­quier día te pue­den oKu­par el cha­lé los mis­mos a los que has de­fen­di­do con ahín­co. Qué ho­rror. Pe­ro tú no pien­ses en eso. Ten ánimo y si­gue pros­pe­ran­do

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - CARLOS HERRERA

UN im­por­tan­te al­to car­go de los go­bier­nos de Rodríguez Za­pa­te­ro, nor­mal­men­te mal­tra­ta­do por Po­de­mos, me ase­gu­ra­ba –con un cier­to re­gus­to de pla­cer– que el asun­to del cha­lé de los Ama­dos Lí­de­res cons­ti­tui­rá el fi­nal po­lí­ti­co de, al me­nos, Pablo Igle­sias. O de Pablo Igle­sias tal y co­mo lo co­no­ce­mos. Pue­de ser una exa­ge­ra­ción pe­ro con­tie­ne al­go de ver­dad pre­vi­si­ble: cual­quier ex­ce­so de ver­bo­rrea nor­mal­men­te de­ma­gó­gi­ca del lí­der de «la gen­te» po­drá ser in­me­dia­ta­men­te neu­tra­li­za­do me­dian­te la sim­ple alu­sión a su man­sión de 600.000 eu­ros. Lo cual es tam­bién de­ma­gó­gi­co, pe­ro quien a hierro ma­ta, a hierro mue­re. Los Igle­sias Mon­te­ro no han he­cho más que aco­ger­se a una ley no es­cri­ta pe­ro sí con­tem­pla­da en las so­cie­da­des li­be­ra­les: la Ley de la Pros­pe­ri­dad, esa por la cual «la gen­te» tie­ne de­re­cho a pros­pe­rar, a me­jo­rar, a cre­cer y a le­gar sus ga­nan­cias; jus­to lo que han com­ba­ti­do es­tos dos can­ta­ma­ña­nas con su dis­cur­so ba­ra­to y an­ti­guo a lo lar­go de to­dos es­tos años. Com­prar­se una ca­sa con cua­ren­ta años es, más o me­nos, con­tem­pla­ble en gen­te que tra­ba­ja, aho­rra y me­jo­ra; dis­fru­tar de sus bie­nes, aque­llos que han si­do ob­te­ni­dos mer­ced al es­fuer­zo de ca­da uno, es un in­ape­la­ble de­re­cho so­bre el que no me­re­ce la pe­na teo­ri­zar. Pe­ro no es un de­re­cho ex­clu­si­vo de la ex­tre­ma iz­quier­da: lo es tam­bién, in­clu­so, de po­lí­ti­cos co­mo Luis de Guin­dos, que se gas­tó el mis­mo di­ne­ro en un áti­co y fue se­ve­ra­men­te cen­su­ra­do por es­te par de sim­ples. Hoy, al ha­cer­se ma­yo­res y que­rer ser le­gí­ti­ma­men­te co­mo Guin­dos, se han da­do cuen­ta de lo que de ve­ras sig­ni­fi­ca «ca­bal­gar con­tra­rie­da­des»: son las pro­pias ba­ses de Po­de­mos las que es­tán dis­pa­ran­do con sa­ña so­bre es­ta ver­sión mi­llen­nial de los Ceau­ces­cu, que no han me­jo­ra­do de­ma­sia­do la vi­da de sus vo­tan­tes pe­ro sí han con­se­gui­do que sus vo­tan­tes me­jo­ren la su­ya.

Igle­sias era un ti­po que cri­ti­ca­ba a la gen­te por su apa­rien­cia: «per­li­tas» lla­ma­ba a una alum­na y a una pe­rio­dis­ta que­ría cen­su­rar­la por lle­var unas pie­les. Los po­lí­ti­cos con cha­lé no es­ta­ban en con­tac­to con «el pue­blo» y a él lo que le gus­ta­ba era vi­vir en Va­lle­cas y no ser un pi­jo cual­quie­ra, cuan­do en reali­dad, es­ta­ba tra­zan­do el mis­mo ca­mino que un gu­rú de cual­quier sec­ta. To­da aque­lla ver­bo­rrea po­pu­la­che­ra es la mis­ma que le va a per­se­guir de aho­ra en ade­lan­te, y to­do por ha­cer al­go le­gí­ti­mo que ha­cen mu­chas pa­re­jas a lo lar­go de su vi­da. Pe­ro que eche bien las cuen­tas: ade­más del im­por­te de las le­tras, esa ca­sa ne­ce­si­ta jar­di­ne­ro/a y ser­vi­cio do­més­ti­co (con­tra­ta­do de for­ma le­gal, no co­mo Eche­ni­que). Sus ge­me­los pre­ci­sa­rán de un cui­da­dor/a, la pis­ci­na un lim­pia­dor/a y la cal­de­ra un ser­vi­cio de re­po­ne­do­res, que en Ga­la­pa­gar ha­ce frío en in­vierno. Más con­tra­dic­cio­nes: vi­vi­rán en una zo­na de apa­bu­llan­te ma­yo­ría de cen­tro de­re­cha, a me­dia ho­ra del Va­lle de Los Caí­dos y a una dis­tan­cia de Ma­drid que les obli­ga­rá a ma­dru­gar pa­ra cum­plir con un ho­ra­rio de tra­ba­jo exi­gen­te. Por ello les se­rá im­pres­cin­di­ble un con­duc­tor/a. Tie­ne, no obs­tan­te, ven­ta­jas: en un es­ce­na­rio de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co el va­lor de los in­mue­bles cre­ce; si el tu­yo cre­ce al­go más, ob­tie­nes be­ne­fi­cio de tu propiedad, el cual pue­des ha­cer efec­ti­vo me­dian­te la ven­ta de la mis­ma. Esa ca­sa pue­de es­tar en un mi­llón de eu­ros de aquí a un tiem­po, lo cual es buen ne­go­cio si no tie­nes más re­me­dio que vol­ver a Va­lle­cas por las pre­sio­nes de tus pro­pias ba­ses, ali­men­ta­das con tus mis­mos dis­cur­sos de ren­cor so­cial y ven­gan­za de cla­se.

To­tal, que cual­quier día «la gen­te» po­drá de­cir: ¡Ex­pró­pie­se!. O te pue­den oKu­par el cha­lé los mis­mos a los que has de­fen­di­do con ahín­co. Qué ho­rror. Pe­ro tú no pien­ses en eso. Ten ánimo y si­gue pros­pe­ran­do: ya so­lo te fal­ta el Audi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.