UNA RE­FOR­MA «PATCHWORK» PA­RA LA UNI­VER­SI­DAD

«Hay ur­gen­cia en mo­der­ni­zar las uni­ver­si­da­des y en do­tar­las de ins­tru­men­tos de go­ber­nan­za di­ri­gi­dos a eje­cu­tar con efi­cien­cia sus fun­cio­nes. Ello no se al­can­za con la re­for­ma de Ciu­da­da­nos. No des­cu­bran Flan­des a los fla­men­cos»

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - OPINIÓN - POR MARÍA JESÚS MORO MARÍA JESÚS MORO ES DIPU­TADA POR SA­LA­MAN­CA Y POR­TA­VOZ DE JUS­TI­CIA DEL GRU­PO PO­PU­LAR EN EL CON­GRE­SO

DES­PUÉS de es­cu­char las pro­pues­tas del se­ñor Ri­ve­ra so­bre la Uni­ver­si­dad, en­tien­do que si sir Phi­lip Sid­ney tu­vie­se que es­cri­bir nue­va­men­te Apo­lo­gía de la Poe­sía (1595), su hé­roe, el hu­mano que es­tá por en­ci­ma del res­to de sus con­gé­ne­res, no se­ría ya el poe­ta, sino el pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos. Pre­su­men de li­be­ra­les y ac­túan co­mo in­ter­ven­cio­nis­tas. No tie­nen em­pa­cho en pro­vo­car des­con­fian­za so­bre ins­ti­tu­cio­nes has­ta el des­cré­di­to. Pri­me­ro fue con la in­de­pen­den­cia ju­di­cial, aho­ra con la Uni­ver­si­dad.

Las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las no son per­fec­tas. En ocho­cien­tos años han vis­to de to­do, pe­ro han apor­ta­do mu­cho al pro­gre­so. Tam­po­co lo son las uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras. La fa­mo­sa Lon­don School of Eco­no­mics, en 2011, vio co­mo su di­rec­tor tu­vo que re­nun­ciar en­tre ale­ga­cio­nes de fa­vo­res aca­dé­mi­cos al hi­jo del dic­ta­dor li­bio Mua­mar el Ga­da­fi. To­dos los uni­ver­si­ta­rios que­re­mos que me­jo­ren. La sa­lud de la Uni­ver­si­dad es ter­mó­me­tro de sa­lud so­cial y del li­de­raz­go en nues­tro fu­tu­ro.

Me­jo­rar si, no di­se­ñar un es­ta­do po­li­cial pa­ra la Uni­ver­si­dad, en lu­gar de res­pe­tar la cons­ti­tu­cio­nal au­to­no­mía vin­cu­la­da a prin­ci­pios de res­pon­sa­bi­li­dad y ren­di­ción de cuen­tas. Ciu­da­da­nos se jac­ta de ello y, co­mo uni­ver­si­ta­ria, me re­be­lo. ¿Trans­pa­ren­cia, ri­gor, eva­lua­ción? Sí. La sos­pe­cha ge­ne­ra­li­za­da, ape­lan­do a la re­ge­ne­ra­ción, me pa­re­ce un in­sul­to a tan­tos pro­fe­sio­na­les que ab­ne­ga­da­men­te tra­ba­jan en la uni­ver­si­dad, y no siem­pre en las me­jo­res con­di­cio­nes. Co­mo en to­dos los gru­pos hu­ma­nos hay «ove­jas ne­gras», pe­ro eso no de­fi­ne al co­lec­ti­vo. Si no hay ins­tru­men­tos su­fi­cien­tes, o fa­llan, es­cu­che­mos a las Uni­ver­si­da­des, se­pa­mos que han he­cho y en qué de­be­mos ac­tuar pa­ra que los sis­te­mas de ca­li­dad sean efi­ca­ces.

A mí me for­ma­ron en una Uni­ver­si­dad don­de el pres­ti­gio del doc­tor res­pon­sa­ble era el me­jor mar­cha­mo. Hoy te­ne­mos una com­ple­ja nor­ma­ti­va de acre­di­ta­ción y eva­lua­ción y las uni­ver­si­da­des tie­nen pro­gra­mas de ca­li­dad. Aun­que no to­do el mun­do lo sa­be, nues­tras uni­ver­si­da­des cuen­tan con apli­ca­cio­nes pa­ra de­tec­tar el pla­gio, con comisiones de se­gui­mien­to pa­ra tra­ba­jos de gra­do y más­ter y con es­tric­tos pro­ce­di­mien­tos pa­ra te­sis doc­to­ra­les. No ne­ce­si­ta­mos más bu­ro­cra­cia, ni és­ta es la pa­na­cea pa­ra ga­ran­ti­zar la ca­li­dad.

Dar por bueno que los uni­ver­si­ta­rios es­pa­ño­les pla­gian; que no se to­man en se­rio los do­cen­tes su fun­ción eva­lua­do­ra; que nin­gún pro­ce­so de se­lec­ción, acre­di­ta­ción y eva­lua­ción fun­cio­na, es irres­pon­sa­bi­li­dad y des­co­no­ci­mien­to de la reali­dad. Tam­po­co hay se­cre­tis­mo en la tra­mi­ta­ción de una te­sis doc­to­ral. ¿No se­ría más útil una re­fle­xión pro­fun­da so­bre la bon­dad de ge­ne­ra­li­zar los tra­ba­jos fin de gra­do? ¿No ayu­da­ría más de­li­mi­tar, de una vez por to­das, la uti­li­za­ción de la de­no­mi­na­ción de «más­ter» y re­ser­var­la con ex­clu­si­vi­dad a estudios ofi­cia­les de ese ni­vel?

Obli­gar a pu­bli­car «to­do» no es con­trol de trans­pa­ren­cia, es des­co­no­cer los de­re­chos de au­tor e im­pe­dir que ese cri­te­rio sir­va pa­ra en­jui­ciar el va­lor cien­tí­fi­co. Tam­po­co es no­ve­do­so: El RD 99/2011, de 28 de enero, en su art. 14.5 y 6, no exen­to de crí­ti­cas so­bre propiedad in­te­lec­tual, es­ta­ble­ce el ar­chi­vo, en re­po­si­to­rio ins­ti­tu­cio­nal y en el Mi­nis­te­rio, pa­ra te­sis doc­to­ra­les ¿Dón­de es­tá la pri­mi­cia? ¿En ge­ne­ra­li­zar o en­du­re­cer una me­di­da exis­ten­te, con pro­ble­mas, pa­ra ge­ne­rar más con­flic­tos?

¿Con­ta­mos con el me­jor sis­te­ma de se­lec­ción del pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio? No. Pe­ro el pro­ble­ma no re­si­de en el ti­po de pu­bli­ci­dad de las con­vo­ca­to­rias: Hoy se pu­bli­can en webs uni­ver­si­ta­rias, en bo­le­tín de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma y en el BOE. Tam­bién de­be­rían sa­ber que ya no pue­de for­mar par­te de la se­lec­ción quien no cuen­te con dos se­xe­nios.

Lo im­por­tan­te es: con­ti­nui­dad en do­ta­ción de pla­zas (con­tan­do con re­cur­sos), pla­ni­fi­ca­ción, di­se­ño equi­li­bra­do de plan­ti­llas; ase­gu­rar re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal sin de­tri­men­to de la for­ma­ción del pro­fe­sor; y que en los pro­ce­sos se­lec­ti­vos se res­pe­ten los prin­ci­pios de mé­ri­to y ca­pa­ci­dad. Los sor­teos nun­ca los han ga­ran­ti­za­do. Fi­nal­men­te, des­acre­di­tar a los Con­se­jos so­cia­les es una te­me­ri­dad. Atri­buir­les fun­cio­nes que no tie­nen, y que se­gu­ra­men­te no de­ben te­ner, es, de nue­vo, sín­to­ma de una re­for­ma «patchwork» pa­ra la Uni­ver­si­dad, a par­tir de mi­tos o pre­fe­ren­cias per­so­na­les de aquí y de allá. La Uni­ver­si­dad es­pa­ño­la ni se me­re­ce ni pue­de ab­sor­ber ex­pe­ri­men­tos.

Hay ur­gen­cia en mo­der­ni­zar las uni­ver­si­da­des y en do­tar­las de ins­tru­men­tos de go­ber­nan­za di­ri­gi­dos a eje­cu­tar con efi­cien­cia sus fun­cio­nes. Ello no se al­can­za con la re­for­ma de Ciu­da­da­nos. No des­cu­bran Flan­des a los fla­men­cos.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.