PAÍS ORI­GI­NAL

Es­pa­ña ha in­ven­ta­do al­go nue­vo: el Es­ta­do de go­ma

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

TRAS ha­ber le­ga­do al mun­do la tor­ti­lla de pa­ta­ta, la fre­go­na, el fut­bo­lín y el sub­ma­rino de Pe­ral, Es­pa­ña si­gue in­ven­tan­do. Ate­nas fun­dó la de­mo­cra­cia, los in­gle­ses la reac­ti­va­ron con la Car­ta Mag­na y los re­vo­lu­cio­na­rios fran­ce­ses y los cons­ti­tu­yen­tes ame­ri­ca­nos idea­ron las pro­cla­ma­cio­nes de de­re­chos. Pe­ro aho­ra Es­pa­ña ha ido más allá y ha crea­do un nue­vo en­te po­lí­ti­co: el Es­ta­do de go­ma, tam­bién sa­lu­da­do co­mo «el país de tó­ca­me Ro­que». El Es­ta­do de go­ma tie­ne un le­ma fun­da­cio­nal: «Cui­da­dín, no va­ya a ser que mo­les­te­mos al enemi­go», y ha lo­gra­do va­rios hi­tos:

–El pre­si­den­te de una re­gión, má­xi­mo re­pre­sen­tan­te del Es­ta­do en ella, con­vo­có en no­viem­bre de 2014 un re­fe­rén­dum ile­gal y an­ti­cons­ti­tu­cio­nal pa­ra rom­per el país. Uti­li­zó pa­ra ello fon­dos y es­truc­tu­ras del Go­bierno au­to­nó­mi­co. Se lla­ma­ba Ar­tur Mas. Han pa­sa­do cua­tro años y no es­tá en la cár­cel.

–El Go­bierno de una re­gión, cu­yo bono es­ta­ba ca­li­fi­ca­do co­mo ba­su­ra por la tor­pe­za de sus go­ber­nan­tes y que fue res­ca­ta­da por el Es­ta­do, uti­li­zó el di­ne­ro de to­dos no­so­tros pa­ra ar­mar una red de em­ba­ja­das con­tra Es­pa­ña. Tam­bién se sir­vie­ron de fon­dos pú­bli­cos pa­ra lan­zar un pro­gra­ma se­pa­ra­tis­ta de pro­pa­gan­da e in­ge­nie­ría so­cial, con aco­so a los dis­cre­pan­tes. El Go­bierno cen­tral –y los jue­ces– lo to­le­ra­ron has­ta fi­na­les de 2016.

–El Go­bierno de una re­gión anun­ció en la pri­ma­ve­ra de 2017 que en oto­ño apro­ba­ría unas le­yes pa­ra rom­per Es­pa­ña y de­cla­rar una re­pú­bli­ca. El PSOE pi­dió «diá­lo­go», Ra­joy en­ca­jó la no­ti­cia con ti­la y par­si­mo­nia y Ciu­da­da­nos re­co­men­dó evi­tar el 155.

–El Par­la­men­to de una re­gión de­cla­ró la re­pú­bli­ca en oc­tu­bre de 2017, sin que el Es­ta­do fue­se ca­paz de evi­tar­lo, al­go in­só­li­to en cual­quier país re­gla­do. El Es­ta­do so­lo ac­tuó a pos­te­rio­ri. Tam­po­co lo­gró fre­nar un re­fe­rén­dum an­ti­cons­ti­tu­cio­nal, en cu­ya or­ga­ni­za­ción co­la­bo­ró la Po­li­cía au­to­nó­mi­ca, que no ha si­do di­suel­ta pe­se a apo­yar la ini­cia­ti­va gol­pis­ta.

–Me­dia do­ce­na de man­da­ta­rios se­di­cio­sos se fu­ga­ron a otros paí­ses eu­ro­peos. Pe­ro Bél­gi­ca y Ale­ma­nia, cho­teán­do­se de los prin­ci­pios fun­da­cio­na­les de la UE, dan más cré­di­to a los gol­pis­tas que a la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la y no en­tre­gan a los de­lin­cuen­tes pró­fu­gos.

–El nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, con el que los ca­ta­la­nes tra­gan si­len­tes, re­sul­ta que es un fa­ná­ti­co xe­nó­fo­bo y su­pre­ma­cis­ta, que in­sul­ta a sus ve­ci­nos co­mo no se veía des­de la Eu­ro­pa par­da de los años trein­ta. Es­te po­lí­ti­co neo­fas­cis­ta ha pro­cla­ma­do sin am­ba­ges en su in­ves­ti­du­ra que su me­ta in­me­dia­ta es la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na, pe­ro el Es­ta­do de go­ma no ha lo­gra­do evi­tar que ocu­pe el poder.

–El pre­si­den­te se­pa­ra­tis­ta y ra­cis­ta ju­ró ayer el car­go, pe­ro lo hi­zo sal­tán­do­se su obli­ga­ción de aca­tar la Cons­ti­tu­ción y la Co­ro­na. ¿Y qué ha­ce el Es­ta­do de go­ma? Por aho­ra na­da. Y es que Ma­riano, Sán­chez y Ri­ve­ra no fre­cuen­tan a Ma­quia­ve­lo: «Si to­le­ras el des­or­den pa­ra evi­tar la gue­rra, pri­me­ro ten­drás des­or­den y des­pués, gue­rra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.